Este análisis jurídico se unirá al técnico que realiza ServiRed

Uría elabora un informe para saber si un cajero es una actividad comercial

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde.
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. EFE

Economía ya ha mantenido contactos con el Banco de España, Competencia y las entidades para conocer sus propuestas para regular las comisiones en cajeros. La decisión pasa por que el cliente pague una sola comisión, en la que el emisor de la tarjeta recibirá una parte de la tarifa aplicada en el cajero en concepto de coste. Los bancos han encargado a Uría y Menéndez un informe para saber si un terminal puede considerarse actividad comercial.

La regulación de las comisiones de los cajeros parece que ha tenido un lugar de privilegio frente a otras normativas. De momento, Economía anunció la semana pasada que regularía por orden ministerial estas comisiones, lo que supone acelerar su proceso frente a otro tipo de normativas, que requerirían más tiempo y trámites burocráticos.

El ministerio –encargado de redactar la nueva normativa– ya ha mantenido reuniones con el Banco de España y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para estudiar las propuestas de estos organismos. Economía también ha mantenido ya contactos, el lunes pasado, con el sector para oír sus proposiciones.

Los bancos de ServiRed han encargado un informe a esta sociedad para despejar las dudas sobre hasta cuánto es legítimo ceder al banco emisor de la tarjeta en concepto de coste y evitar así que la comisión única que se pretende implantar, la del cajero, no sea tachada de doble comisión encubierta.

Las diferencias entre lo que proponen CaixaBank y Bankia, por poner un ejemplo de dos bancos de ServiRed, están muy lejos de llegar a un entendimiento sin este estudio, explican varias fuentes. Así, mientras que CaixaBank pretende ofrecer al emisor de la tarjeta 0,2 euros por sacar efectivo a un no cliente en sus terminales de los dos euros que recibe, y evitar así la tasa de intercambio, Bankia quiere recibir 0,6 euros. La entidad catalana tiene 9.700 cajeros, frente a los 5.500 de la firma que preside José Ignacio Goirigolzarri.

Estas diferencias entre los bancos partidarios de cobrar en los cajeros y los que prefieren mantener el sistema vigente hasta ahora (solo cobrar al cliente por usar la tarjeta en otro cajero) han sido las que han derivado al final en que se deba legislar esta comisión y en que se encarguen diferentes estudios que determinen el coste de los bancos emisores cuando se opera en un terminal.

Pero, además del análisis de costes que realiza ServiRed, los bancos de este sistema de medios de pago también han encargado al despacho de Uría y Menéndez (el mismo que realizó un dictamen argumentando que la comisión en los cajeros es lícita) otro estudio jurídico. El objetivo es comprobar si el espacio de un cajero automático se puede considerar actividad comercial, y no financiera, como ahora. Es decir, como un servicio más, como si fuera una máquina expendedora de billetes y por lo tanto habría que compensar los costes al banco emisor de la tarjeta. Ambos informes, el de ServiRed y el de Uría, tienen el mismo objetivo, argumentar el cobro de una única comisión, pero con dos ramificaciones, la del dueño del cajero, que sería la tarifa que el cliente abonaría, y la del banco emisor de la tarjeta, en la que la entidad con el terminal pagaría un porcentaje por los costes en función de lo que determinen los estudios.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ya abogó el lunes por aplicar una única comisión en los cajeros por extraer dinero en efectivo a repartir entre los propietarios de las terminales y los emisores de las tarjetas, aunque ya advirtió de que una solución en este sentido “no es fácil”. “El problema es cómo hacer esa división [de una única comisión]”, dijo. Y añadió que tanto el propietario del cajero como el emisor de la tarjeta cobren por la operación de sacar dinero del cajero.La idea, además, es que la nueva comisión sea totalmente transparente.

Es posible que una vez que se despejen las dudas sobre lo que se cobra por sacar efectivo de un cajero, los tres medios de pago existentes en España –ServiRed, 4B y Euro 6000– tiendan a unificar sus plataformas, una vez que la tasa de intercambio pierde fuerza, lo que hace más inoperante la convivencia de estas tres plataformas.

Su fusión, no obstante, es un viejo proyecto que nunca ha cuajado, pese a que Europa siempre ha reclamado la conveniencia de tener solo un sistema de medios de pago en España, como sucede en el resto de los países del continente.

Normas
Entra en El País para participar