Alrededor de 2,5 millones de vehículos circulan sin seguro, según un estudio

Coche a la fuga: cómo reclamar ante un siniestro

No tener seguro ni la ITV pasada son las principales causas de que el conductor responsable de un accidente de tráfico huya.

Coche a la fuga: cómo reclamar ante un siniestro

Desgraciadamente ocurre más de lo que parece. Darse a la fuga tras provocar un accidente de coche es una conducta cada vez más recogida por los medios de comunicación. “Es como si hubiera desaparecido la urbanidad entre los conductores españoles”, dicen los más mayores. De hecho, ya es muy raro el gesto de dejar una servilleta de papel o una tarjeta en el parabrisas del coche con el teléfono del conductor que ha colisionado con un vehículo aparcado en la calle o en un parking.

Una de las razones de esta conducta obedece a que actualmente alrededor de 2,5 millones de vehículos pueden estar circulando sin seguro por las carreteras españolas, según recoge un estudio del comparador de seguros Acierto.es, a partir de los datos recogidos en el Fichero Informativo de Vehículos Asegurados (FIVA).

Según datos de la Dirección General de Tráfico, el año pasado había matriculados algo más de 31 millones de automóviles, mientras que el Consorcio de Compensación solo contaba con algo más de 28 millones de seguros. 

Sin ITV

La crisis y el deficitario mantenimiento de los coches, que impide ser declarado apto en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), han sido los caballos de batalla de los últimos años, en los que han aumentado estas prácticas. Según estiman en la DGT, alrededor del 6% de los automóviles españoles no han superado la ITV. Es decir, circulan de forma ilegal. 

72 horas es el plazo para obtener un parte de lesiones en urgencias médicas

Pero no todo está perdido si se es víctima de un conductor que se ha dado a la fuga tras un accidente de tráfico y solo se tiene contratado un seguro obligatorio o a terceros (porque el de todo riesgo sí cubre los daños propios). Según explican en el despacho de abogados Sanahuja Miranda, es aquí cuando cobra relevancia el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS). Una entidad pública a la que se puede reclamar por las lesiones sufridas por el conductor y los ocupantes y, en algunos casos, también por los daños materiales del coche.

Solo en 2014, el CCS hizo frente a más de 10.700 expedientes de siniestros en donde los vehículos responsables carecían de seguro, casi 1.400 expedientes de coches desconocidos y casi 400 en los que se trataba de coches robados.

Acudir a urgencias

Dice Daniel Hereu, abogado del gabinete Sanahuja Miranda, experto en indemnizaciones, que en el caso de verse involucrado en una colisión sin contrario es imprescindible intentar retener la matrícula, el modelo, la marca, el color, hacer una foto con el móvil o cualquier otro tipo de pista que pueda ayudar a localizar el coche a través de la FIVA y poder presentar la reclamación. En el caso de que no haya sido posible, conviene tomar los datos de los testigos, bien conductores, bien peatones, que puedan dar fe de lo ocurrido.

Tampoco debe pasarse por alto la asistencia a las urgencias de un centro médico u hospital para obtener un parte de lesiones en un plazo máximo de 72 horas. A partir de ese periodo, según explica Hereu, será difícil probar que son lesiones derivadas del accidente. Además, en muchos casos, los daños físicos se manifiestan después de pasados unos días del siniestro.

Nichos de fraude

“Lo importante es poder demostrar ante el Consorcio que existe un vehículo desconocido que ha causado los daños”, apunta Roberto Rodríguez, responsable del departamento de siniestros de Legálitas. Si no, será muy difícil acceder a la indemnización.

Este sistema, que a priori puede resultar injusto, es la única forma de paliar los nichos de fraude de los conductores españoles, afirma Rodríguez. Es por ello que las pólizas de seguro tampoco cubren los siniestros en los que hay implicados vehículos de familiares muy cercanos. Por eso, cuando las familias viajan al mismo destino es conveniente no hacerlo nunca juntos para no verse involucrados en golpes por detrás, etc.

Llamar a agentes de la autoridad

“La carga de la prueba la tiene el conductor afectado”, indica Carlos Rial, abogado experto en derecho de circulación y seguros de Eurosiniestro. Por eso es recomendable no mover el vehículo del lugar del accidente, asegurarse de que los restos de la colisión permanecen intactos y recurrir a la Policía local o a la Guardia Civil para que levanten un atestado in situ.

Este informe, que recogerá la existencia de cristales en el suelo, las abolladuras y cualquier tipo de indicios, es un aval muy relevante a la hora de reclamar los daños. Además, aunque el afectado no tenga un seguro a todo riesgo, siempre debe dar parte a su compañía para que tramite el siniestro ante el CCS de acuerdo a la cobertura de reclamación de daños, aconseja Rial.

La matrícula, el color  y fotos de móvil ayudarán a localizar el vehículo

Máxime cuando se han sufrido lesiones personales, porque, a priori, el consorcio se hace cargo de los daños personales del conductor y los ocupantes así como de los gastos de asistencia sanitaria, pero también de los desperfectos materiales del vehículo, en el caso de que las lesiones personales sean especialmente significativas, como es en caso de fallecimiento, cuando se ha generado una incapacidad permanente y las lesiones que requieran más de siete días de hospitalización. Aunque, eso sí, aplica una franquicia variable, no superior a los 500 euros, dependiendo del incidente.

Únicamente en el caso de que el vehículo que ha huido, pero sea localizado, carezca de seguro, o de que el coche sea robado, el Consorcio se hará cargo tanto de los daños por lesiones de los ocupantes como de los desperfectos materiales, sin ningún tipo de franquicia. Pero más tarde se lo reclamará a los autores.

Solo el año pasado, el Consorcio de Compensación gastó casi 40 millones de euros en indemnizaciones en la resolución de expedientes en los que se vieron involucrados coches sin seguro, desconocidos o robados.

El límite de las indemnizaciones del CCS es igual al fijado para cualquier seguro obligatorio o a terceros contratado en las compañías de seguros. Un máximo de 70 millones de euros para cubrir los daños personales y de 15 millones cuando también tiene que hacer frente a los daños materiales.

Ya no tengo que llevar el parte del seguro en el coche

Coche a la fuga: cómo reclamar ante un siniestro

Las compañías de seguros han lanzado una aplicación para dispositivos móviles (teléfono o tableta) que permite dar parte de los siniestros por internet. Esta app gratuita, llamada Declaración iDEA y desarrollada por la empresa Tirea, es una réplica del conocido como parte amistoso de accidentes.

A través de ella, los afectados pueden hacer llegar a la compañía, en el mismo momento del accidente, toda la información necesaria para que se tramite de forma más ágil el siniestro.

Es decir, las personas implicadas, el número de su póliza y la aseguradora, las características de los vehículos implicados, los desperfectos e incluso resumir cómo se ha producido el accidente.

Una vez llenado el cuestionario, el contrario recibirá un mensaje de texto para que verifique o rechace la declaración, algo que también se podrá hacer a través de la web declaraciónidea.es. El parte se podrá imprimir en PDF.

Las cifras

10.774 expedientes resolvió el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) el pasado año de vehículos responsables de un siniestro que no contaban con ningún tipo de seguro.

1.353 es el número de siniestros registrados en 2014 cuyo vehículo responsable fue ilocalizado, según datos del Consorcio de Compensación.

Normas