Editorial

Yellen cocina los tipos a fuego lento

La Reserva Federal de EE UU (Fed) ha decidido aplazar la subida de tipos. Esa es la interpretación correcta. Porque mantiene sus planes de retomar las alzas tras casi una década, tal vez el mes que viene. Pero los mercados están hoy demasiado nerviosos por la desaceleración del crecimiento en China y las dificultades, por contagio o no, de otros emergentes –con Brasil a la cabeza–, como para acometer una decisión de tal calado y obvia trascendencia global. Y más tras las tormentas de agosto. En un laboratorio, los saludables datos que ofrece la economía de EE UU sugerirían que es hora de poner fin a la era de tipos cero decretada por Ben Bernanke a finales de 2008. Pero su sucesora, Janet Yellen, es mejor cocinera que alquimista. Y, aunque hay quien sigue creyendo que todo lo bueno para la economía estadounidense lo es también para el resto del mundo, sabe que un desacoplamiento traería serios riesgos, y no solo en los mercados y economías emergentes, porque el BCE ha constatado la debilidad del crecimiento de Europa y el impacto de esto en el comercio mundial. Yellen, que ha impresionado a mucha gente por su inteligencia y su saber actuar bajo presión, también cautiva a sus amigos con habilidades culinarias. Ahora, bajo los focos del mundo y ante un paso que afecta a los mercados globales, demuestra las virtudes de cocinar a fuego lento. Así es la era Yellen.

Normas
Entra en El País para participar