Los repuntes recientes en los metales no bastan para invertir la tendencia bajista a largo plazo

China lastra el mercado minero: las cinco claves

Una mina de hierro.
Una mina de hierro.

Los repuntes puntuales que registraron los indicadores del mercado de las materias primas en los últimos días no bastan para invertir una tendencia bajista a largo plazo causada por la ralentización de China. La debilidad en la segunda economía mundial se ha traducido, hasta ahora, en una disminución de la demanda de recursos básicos, sobre todo metales, lo que ha dejado víctimas ilustres sobre el terreno. Cinco claves.

¿Qué dicen exactamente los indicadores?

China lastra el mercado minero: las cinco claves

Tras situarse en 105,49 puntos el 14 de mayo, su máximo en lo que va de año, el índice de futuros de materias primas de Bloomberg se situó en 88,92 puntos este viernes, lo que supone un descenso del 15,7%. Sin embargo, este indicador se ha recuperado ligeramente con respecto a su mínimo del mismo período: el 26 de agosto cayó hasta los 85,13 puntos.

El índice minero europeo no tiene mejor aspecto. Su desplome empezó tras el máximo del 13 de mayo, cuando subió hasta los 308,62 puntos y se encuentra ahora en niveles volátiles pero muy bajos. El viernes cerró en 213,57 puntos, un descenso del 30,8% con respecto al máximo.

En lo que a precios se refiere, se puede tomar como referencia el cobre, un metal que se intercambió el 5 de mayo por 6.480 dólares la tonelada, su nivel más alto en lo que va de año, bajó hasta el mínimo de 4.935 dólares el 26 de agosto (un descenso del 24%) y cerró el viernes en 5.370 dólares. Barclays prevé que el precio del cobre siga bajando y alcance los 5.150 dólares en el tercer trimestre. Para la recta final de año espera que el precio baje hasta los 4.850 dólares en el cuarto trimestre.

El aluminio y el zinc se dejan en un año más del 20% de su precio, y el níquel que cede casi un 50%.

¿A qué se debe el último rally de los metales?

China lastra el mercado minero: las cinco claves

Las tres devaluaciones del yuan, impuestas por el Banco de China el mes pasado, certificaron la delicada coyuntura del gigante asiático y desataron el pánico en las Bolsas. El último índice chino de gestores de compras del sector manufacturero (PMI, por sus siglas en inglés) tocó su mínimo en tres años en agosto, deslizándose hasta los 49,7 puntos frente a los 50 que registró en julio.

“A lo largo del año, los inversores chinos han estado presionando los precios de los metales a través de apuestas bajistas. La ausencia temporal de estos inversores puede haber dado respiro al mercado del cobre”, asegura Barclays en su último informe. Lo que significa que el rally de este metal en los últimos días es solo momentáneo, consecuencia de la estrategia de los inversores. “Si esta explicación es correcta, el repunte podría llegar a ser insostenible”, concluye la consultora.

¿Qué le pasa a la demanda fuera de China?

China lastra el mercado minero: las cinco claves

Fuera de China la demanda de cobre ha sido muy débil este año, con una contracción en Europa y Japón en el primer semestre de 2015. En su última rueda de prensa, el presidente del BCE, Mario Draghi, al rebajar las perspectivas de la zona euro y renovar el programa de QE, dejó claro que las perspectivas de crecimiento de la eurozona se reducen hasta el 1,4% para 2015, el 1,7% para 2016 y el 1,8% para el año 2017. Según los analistas de mercado, el QE afectará directamente al consumo de cobre mediante el fortalecimiento del las exportaciones.

ETF Securities espera que se mantenga “el optimismo generado por unas perspectivas económicas más alentadoras en EE UU, con un mercado laboral más ajustado”. Si este sentimiento prevaleciera “sobre los temores respecto a la economía mundial a causa de la desaceleración china”, las materias primas saldrían beneficiadas. ¿Será solo un espejismo?

¿Glencore saldrá de apuros?

China lastra el mercado minero: las cinco claves

El 3 de septiembre, el grupo AME anunció que La Sino-Congolaise des Mines se plantea retrasar la puesta en marcha de la mina Cuvetta Dima, debido a problemas en el suministro de energía en Congo y Zambia. Según las estimaciones ofrecidas por el grupo, la pérdida de producción puede llegar a 30.000 toneladas métricas de cobre refinado. Una cantidad considerable, aunque no suficiente, según Barclays, para tener un efecto positivo en el mercado global.

La operación de mayor envergadura en este sentido, sin embargo, la llevó a cabo Glencore. El gigante de los metales, que hace dos años se fusionó con Xstrata –compañía que a su vez había adquirido en 2001 Asturiana de Zinc–, se impuso también un recorte de la producción de cobre, al suspender los proyectos de minas que tiene en Katanga (Congo) y Mopani (Zambia) durante un año y medio. La operación supone eliminar del mercado unas 400.000 toneladas métricas de producto, aseveró la compañía. “Esta decisión implica asumir que la demanda de este metal por parte de China seguirá disminuyendo en el corto y medio plazo”, afirma el analista de Bloomberg Kenneth Hoffman. Esta maniobra, según el experto, permite a la compañía con sede en Suiza alejarse de sus competidores, que hasta ahora “no han logrado frenar la producción en respuesta a la desaceleración de la demanda china”. Según los analistas, el ejemplo que dio Glencore debería ser imitado por la competencia si quiere alentar el mercado y restablecer un nivel de precios más aceptable.

El lunes pasado, el anuncio que hizo Glencore de que iba a suspender el dividendo para este año y el próximo, ampliar capital y desprenderse de activos, con el objetivo de recortar su deuda en unos 9.000 millones de euros, provocó que el mercado reaccionara favorablemente: todas las mayores empresas que producen y comercializan materias primas cotizaron al alza. En el último año, las acciones de Glencore, que el 10 de septiembre de 2014 cotizaban a 341 peniques en la Bolsa de Londres, bajaron hasta los 119 peniques un año después, el 2 de septiembre pasado, lo que supone una caída del 65% en poco menos de 12 meses. El viernes cerró en 133,8 peniques.

¿La mejor estrategia frente al ‘tsunami’ chino es producir ‘low cost’?

China lastra el mercado minero: las cinco claves

La australiana Rio Tinto, que representa el valor con más peso dentro del índice minero europeo de Bloomberg, no recoge el guante de Glencore. Mientras China está lidiando con un exceso de capacidad de acero, los precios del hierro cayeron en julio a sus niveles más bajos en seis años, después de que Rio Tinto y la brasileña Vale inundaran el mercado con producción de bajo coste.

Rio Tinto ha perdido un 20,6% de su valor en la Bolsa de Londres en lo que va de año. Pese a ello, la compañía se muestra optimista sobre la demanda de acero chino y de cobre por parte del país asiático, que es el mayor consumidor mundial de este metal. El director de operaciones de cobre y carbón de Rio Tinto, Jean-Sébastien Jacques, aseguró que “la mejor estrategia en el corto plazo es producir al coste más bajo posible”.

Por su parte, BHP Billiton prevé abrir una nueva mina de carbón en Borneo en 2017. Tras el antecedente sentado por Glencore, algunos expertos del sector opinan que Anglo American también podría acometer una suspensión de dividendos, aunque ello “podría costarle mucho”, según Marc Elliott, analista de Investec.

Normas