El precio de compra rondará los 14 o 15 millones

Tres empresas luchan por hacerse con ‘los Kojak’

Fiesta ya tiene tres “finalistas” que se perfilan como compradores de su negocio principal de dulces: empresa española de snacks Risi, el fondo de inversión Indes Capital y la compañía colombiana de confitería Colombina.

Según fuentes del sector, el precio de la operación rondaría los 14 o 15 millones de euros, una cifra que se encuentra en la banda más alta -nueve veces su ebitda- de la prevista en su precio de partida -cinco veces su ebitda-. En los próximos días, se dará a conocer la compradora final de la actividad principal de Fiesta.

Risi parte como favorita -según las citadas fuentes-, teniendo en cuenta las premisas que marcó la administración concursal de Fiesta, que buscaba un socio industrial que pudiera mantener en el futuro el negocio, la plantilla y el plan de la compañía.

Risi -afincada en Daganzo de Arriba (Madrid)- podría además completar con esta operación su actividad de snacks y productos salados con los dulces de Fiesta.

Por su parte, Indes Capital, también de origen español está dedicada a la adquisición de empresas en situaciones especiales o de reestructuración y realiza sus operaciones a través del vehículo inversor Inverindes.

Colombina es una compañía que cotiza en la Bolsa de Bogotá y que, como Fiesta, dedica su actividad principal a los dulces, golosinas y bombones, y es un referente en el mercado internacional.

El resultado de esta compañía latinoamericana al cierre del primer semestre del 2015 fue positivo (+6%) y contrasta con los negativos indicadores generales de la industria.

Fiesta ha recogido en este proceso más de diez propuestas en firme de empresas y fondos de inversión interesados en comprarla.

En 2014, presentaba su proceso de liquidación tras solicitar el concurso de acreedores. Su proceso de venta se inició en el mes de enero con la presentación del plan de liquidación al juzgado de lo Mercantil número 4 de Madrid.

El citado proceso se dividió en dos partes: por un lado, se puso a la venta el negocio principal de caramelos (las marcas comerciales, productos y canales de venta, básicamente); por otro, el activo inmobiliario (las instalaciones que tiene en Alcalá de Henares, Madrid), cifrado en 6,7 millones, cuya venta aún no está cerrada.

La empresa facturó en 2014 un 4,7% menos que en 2013, un total de 18,808 millones de euros, pero mejoró su rentabilidad con un margen bruto de un 6% hasta los 12,2 millones y un beneficio antes de impuestos de 1,2 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar