En 2013, el bloque destinó 56.500 millones a la lucha contra la pobreza en 150 países del mundo

19 ciudadanos luchan por cambiar el mundo

La Unión Europea, el mayor donante de ayuda al desarrollo, reconoce la labor de los cooperantes españoles.

En la imagen, los 19 cooperantes reconocidos por la Unión Europea en Madrid.
En la imagen, los 19 cooperantes reconocidos por la Unión Europea en Madrid.

Fernando, Marta, Victorio, Nuria, Juan José, Manuela, José María, Sara, Germinal, Manuel, Juan Antonio, Mikel, Luis Miguel, Amalia, Pedro, Isabel, Eduardo, Ignacio e Irene. No son nombres escogidos al azar, son los de 19 ciudadanos, uno por cada comunidad autónoma más dos asociados a Ceuta y Melilla, que representan la labor de cientos de personas en España y en Europa: la de los cooperantes.

Ingenieros, expertos en turismo, abogados, médicos… Perfiles muy diferentes, con edades comprendidas entre los 23 y los 83 años. Gente que con su pasión, esfuerzo, ilusión, coraje, compromiso, perseverancia y valentía luchan diariamente desde España o el mismo terreno por mejorar el mundo e intentar aliviar a sus habitantes menos favorecidos.

Senegal, Níger, Guinea Ecuatorial, Cuba, República Dominicana, Haití, Argelia, Nepal, Bagdad, Kosovo, Sierra Leona, Irak, Bosnia–Herzegovina, Mozambique, Mauritania, Argentina, Kenia, Etiopía, Nigeria, Bolivia, Nicaragua, Guatemala son algunos de los destinos a los que la ayuda de estos ciudadanos ha llegado al cabo de los años. Sus labores son diversas, pero todas confluyen en el mismo punto: intentar paliar las necesidades sociales del mundo en el que vivimos.

El trabajo del cooperante es muy complejo, requiere de capacidades técnicas y sociales

Este año se celebra el Año Europeo del Desarrollo y la Comisión Europea ha querido rendir homenaje a estas personas, a la vez que intenta sensibilizar y dar a conocer la labor que realiza la Unión Europea y sus estados miembros con la creación de la campaña 19 ciudadanos ponen cara a la ayuda al desarrollo.

“En 2013, la UE suministró más de la mitad de la ayuda pública para el desarrollo. En total se destinaron 56.500 millones de euros a ayudar a 150 países de todo el mundo en su lucha contra la pobreza. Se trata de una cifra nada desdeñable, aunque todavía estemos muy lejos de destinar el famoso 0,7% del PIB”, señala Aránzazu Beristain, directora en funciones de la Representación de la Comisión Europa en España.

Ella fue la encargada de abrir unas jornadas en las que los 19 representantes junto con Marta Oedrajas, asesora de la Secretaría General de Cooperación Internacional para el Desarrollo, MAEC; Rubén Urosa, director del instituto de la juventud en España (Injuve); Manuel Sierra, secretario del grupo de trabajo de cooperación universitaria al desarrollo de la CRUE; Maite Serrano, directora de la secretaria técnica de la Coordinadora ONG para el Desarrollo en España (CONGDE), y Ólivier Soto, técnico de área internacional del Consejo de la Juventud en España (CJE), debatieron sobre la cooperación y sobre la implicación de la juventud en esta labor.

Todos coincidieron en que el trabajo del cooperante es muy complejo y requiere de una implicación extraordinaria, así como de una combinación de capacidades técnicas y sociales. Sobre el eterno debate entre profesionales o voluntarios, los representantes autonómicos coincidieron en que todo voluntario es un profesional y es necesario acabar con el lastre de esta discusión.

Normas