Por valor de 245 millones de euros

ACS se adjudica dos contratos en Australia y Nueva Zelanda

Florentino Pérez, presidente de ACS.
Florentino Pérez, presidente de ACS.

ACS, a través de su filial australiana CIMIC, se ha adjudicado un contrato de mantenimiento de agua en Melbourne (Australia), así como el diseño y construcción de un corredor sur en la autopista SH1 en Auckland (Nueva Zelanda) por un importe global de 245 millones de euros.

En concreto, CIMIC, de la mano de fondos gestionados por Apollo, se ha adjudicado el mayor contrato de mantenimiento de infraestructuras de agua de Melbourne (Australia) por un importe aproximado de 131 millones de euros.

El contrato, adjudicado por la compañía suministradora de agua Yarra Valley Water (el distribuidor minorista más grande de Melbourne), se llevará a cabo a través de Ventia, la sociedad conjunta que tienen al 50 % CIMIC y fondos de Apollo.

Los trabajos comprenden el mantenimiento civil, mecánico y eléctrico de la red de agua y alcantarillado durante los próximos cinco años y medio. Está previsto que el contrato arranque en noviembre de 2015.

La capacidad de agua de Ventia abarca todo el ciclo integral del agua de las cuencas y ríos hasta su distribución. Es una de las compañías de servicios más grandes de Australia con unos ingresos de 2.000 millones de euros en 2014, una cartera superior a los 5.300 millones y más de 6.400 empleados directos.

Por otra parte, CIMIC se ha adjudicado el diseño y construcción de un corredor sur de la autopista SH1 en Auckland (Nueva Zelanda), que supondrá para la compañía unos ingresos de 114 millones de euros en los próximos tres años.

Licitado por la agencia neozelandesa de Transporte (NZTA), el contrato abarca la mejora de la seguridad y del flujo de tráfico o el acceso a la autopista gracias a los carriles adicionales que proporcionará este nuevo corredor en la autopista del sur entre las áreas de crecimiento de Auckland de Manukau y Papakura, y el intercambiador de Takanini.

Las principales características del proyecto incluyen la construcción de aproximadamente 11 kilómetros de carriles adicionales, la actualización de 16 puentes existentes y la construcción de 6 nuevos puentes. Programado para comenzar en octubre de este año, el proyecto será construido e inaugurado en etapas quedando completamente finalizado en 2018.

Según ha señalado el presidente de CIMIC y futuro consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, el proyecto se dirige a un eslabón crítico en la red de transporte de Nueva Zelanda y tiene como objetivo atender al incremento de la población y apoyar el crecimiento económico de la zona.

CIMIC tiene una fuerte presencia en Nueva Zelanda y ha trabajado con NZTA en varios proyectos importantes.

Normas