Prevé convertirse en la mayor bodega española allí

Marqués del Atrio prepara su expansión en China

Edificio de la bodega en Navarra.
Edificio de la bodega en Navarra.

El vino español gusta fuera y cada vez más. Lejos comienzan a quedar las épocas de graneles y las marcas nacionales son cada vez más reconocidas en el extranjero. Y las empresas chinas no son ajenas a ello. La mayor empresa de aquel país en el sector vinícola, Changyu Pioneer Wine, ha entrado en el accionariado de la bodega navarra Marqués del Atrio, con el objetivo de expandir su distribución en China.

Las partes no facilitan los datos concretos de cuál ha sido la inversión total de la empresa asiática en la navarra, pero si que avanzan sus planes. “Queremos ser la bodega española líder en China a final del año o el año que viene”, afirma Jorge Rivero, director comercial de Marqués del Atrio. La compañía ya vende en aquel país, “aunque de momento es un mercado pequeño”.

La bodega, dirigida por la cuarta y quinta generación de la familia Rivero, ya cuenta con unas ventas al exterior importantes. El 40% de sus 40 millones de facturación proceden del extranjero. Sus principales mercados son Alemania, donde tiene un 18% de cuota de mercado, y Reino Unido, con el 13%. El 80% de sus ventas son de Rioja, aunque tiene presencia en Rías Baixas, Navarra o Utiel-Requena

Por su lado, la empresa china es la principal vinícola de su país. Cotiza en Bolsa y tiene una capitalización que supera los 3.000 millones. Daniel Gálvez, de GBS, la entidad financiera que ha asesorado la operación, explica que la compañía buscaba tener presencia en España, el principal productor mundial de vino, para ampliar su cartera. Tiene ya presencia en Francia, Italia, Canadá o Nueva Zelanda, cuyos vinos distribuye por el país.

De la distribución al fútbol, el interés por España

El interés de China por España ha quedado patente en los últimos años. Cada vez más, las grandes fortunas ven en este país un destino para sus inversiones, y no solo un lugar al que ir a hacer turismo o compras. Destaca sobre todos ellos una figura: Wang Jianlin.

La mayor fortuna de China se empezó a conocer hace un tiempo cuando se hizo con el Edificio España en Madrid, en abandono desde hace años. Posteriormente se le asoció con distintos proyectos como la conocida como operación Campamento, aunque ha sido uno deportivo el que más ha dado de qué hablar. Se hizo con un 20% del Atlético de Madrid.

Pero no ha sido el único inversor chino interesado en España. En alimentación, por ejemplo, destacó el paso de Shuanghui por el accionariado de Campofrío, donde llegó a tener un 37% del grupo cárnico, hasta la que la mexicana Sigma se hizo con el 100% de la compañía. Dentro de este sector, Fosun adquirió el 20% de Osborne.

También las empresas ligadas al turismo han atraído a los inversores chinos. La cadena hotelera NH tiene como accionista de referencia a HNA. Recientemente el grupo y el inversor han logrado el visto bueno de la Comisión Europea para crear una sociedad conjunta para la expansión por china. Por su lado, el aeropuerto de Ciudad Real fue adquirido por Tzaneen International.

El afán inversor de China ha llegado hasta el sector de la distribución. Hace dos meses se conocía el interés de la compañía asiática Bright Foods de hacerse con el Grupo Miquel, uno de los principales mayoristas en España con una facturación anual que supera los 1.000 millones de euros. La multinacional china ha ido haciendo adquisiciones en Europa, principalmente en Francia, Reino Unido e Italia.

De esta forma, Marqués del Atrio se expandirá por China. Se trata de un mercado complicado, donde los vinos españoles todavía tienen escasa presencia. Según un estudio del ICE del año pasado, España ha tenido una mala imagen en China debido al abuso de exportaciones de graneles, una tendencia que está cambiando de forma rápida.

Torres, la precursora

fue la catalana Bodegas Torres la precursora del desembarco de las españolas en China. Tras ellas han llegado otras, pero lastradas por los impuestos y barreras de entrada en el país asiático. En 2014, España era el cuarto país exportador de vino a dicho Estado, por detrás de Francia, Australia y Chile.

El interés de China en el vino español se ha traducido en distintas operaciones de inversión por parte de empresarios asiáticos en bodegas de aquí. La más sonada fue la compra del 20% de Osborne por parte del fondo Fosun.

Ahora, Marqués del Atrio busca convertirse en un actor importante en China. Para ello, Jorge Rivero no duda en plantearse ampliar su bodega para poder incrementar su producción en función de la demanda que reciba de China, o incluso en realizar compras. Actualmente produce cada año 21 millones de botellas de marcas como Marqués del Atrio o Faustino Rivero Ulecia.

Fuentes de la operación aseguran que la bodega seguirá dirigida por los actuales gestores, aunque representantes de la multinacional china se sentarán en el consejo de administración. Gracias a esta inversión, el grupo se plantea nuevas inversiones en regiones vinícolas españolas en las que no tuviese por ahora presencia.

Por el momento, la bodega prevé cubrir la demanda china con su producción actual. Exportará allí sus dos principales marcas, aunque las presentará englobadas en una común: Atrio. A partir de ahí, la bodega solo se plantea expandirse por el mercado asiático.

Normas