La edad media crece un 4,5%, hasta los 11,4 años

Los españoles conducen coches cada vez más viejos

La edad media del parque de automóviles ha pasado de los 7,6 años en 2002 a los 11,4 en 2014

El envejecimiento se ha producido pese a los diferentes PIVE

Un atasco durante la operación salida.
Un atasco durante la operación salida.

Verano, vacaciones y operaciones salida. Tiempo de cargar el coche de maletas, de bicicletas, bañadores, toallas. En los meses de verano, el parque automovilístico completo sale a las carreteras y es entonces cuando se distingue claramente un hecho: los vehículos en España son cada vez más viejos. La edad media de los coches que circulan por las carreteras del país, teniendo en cuenta turismos, todoterrenos, comerciales, camiones y autobuses, sigue creciendo inexorablemente. En 2002, la antigüedad media rondaba los 7,6 años. En 2013, el parque cumplió los 10,9 años. El año pasado, creció un 4,5% más, hasta los 11,4 años de media total, según los datos de la asociación española de fabricantes de coches Anfac, para los 26,2 millones de vehículos diferentes que transitaban por las carreteras españolas a cierre del ejercicio pasado.

El vehículo usado crece en demanda

El parque envejece y sube la demanda de vehículos usados, aunque con matices respecto a lo que ocurría hace un año. Las ventas de coches de segunda mano han aumentado un 11% en los seis primeros meses del año, con un total de 869.846 comercializaciones, según datos de la patronal de concesionarios Faconauto.

Pero el repunte de las matriculaciones de vehículos nuevos está provocando que siga cayendo su ratio frente al usado, que hasta junio se sitúa en solo 1 vehículo nuevo por cada 1,6 usados, cuando hace solo dos años estaba en 1 a 2,1 de segunda mano.

Y ya no son los vehículos de más de 10 años los protagonistas del mercado porque los planes PIVEfomentan su achatarramiento, sino los automóviles de hasta cinco años. Los seminuevos de 0 a 3 años incrementaron sus operaciones un 17,6% entre enero y junio. Los de 3 a 5 años de antigüedad se dispararon un 26,6% en operaciones. La gran demanda ha provocado un déficit de stock de 15.000 vehículos en el año.

Y la tendencia no es a la baja, en principio, pese a los esfuerzos de las instituciones públicas, con políticas de renovación del parque como los planes PIVE o PIMAAire y Transporte, y el empeño de las asociaciones sectoriales. “A pesar de los buenos resultados de los programas de incentivos a la compra impulsados por el Gobierno, que han permitido achatarrar y sacar de la circulación muchos vehículos, el envejecimiento del parque móvil ha continuado. En la década anterior, el mercado automovilístico mostraba volúmenes de ventas muy por encima de los de hoy en día, por lo que existe un importante déficit de renovación”, cuentan desde Anfac. Plasmado en cifras, gracias a los planes PIVE y PIMA las matriculaciones en España han aumentado en los últimos dos años un 4% en 2013, con 822.950 comercializaciones entre todos los segmentos, y un 20% en 2014, hasta las 987.281 unidades. En los siete primeros meses del año en curso, las ventas de vehículos acumulan ya unas 761.180 unidades vendidas.

Sin embargo, al mismo tiempo, los coches de más de 10 años han ido ganando peso en el monto total. En 2014, el porcentaje de turismos con más de una década ha alcanzado el 55% del conjunto del parque, frente al 50,9% que representaban en 2013, según lo recopilado en la Memoria Anual de Anfac 2014.

Además, las cifras de la consultora MSI para el Balance del Sector de la Automoción 2013 realizado por TNS marcan que, de todos los turismos mayores de 10 años, un 29% tiene entre 11 y 15 años y otro 24%, más de 15 años. La presencia de los automóviles más viejos en el conjunto se ha incrementado en casi cinco puntos porcentuales en solo un año, cuando eran el 50,9% del parque.

Dos años de subidas en el coste

El precio medio del coche de ocasión cumple dos años de crecimiento continuado, según los datos de Coches.net. En el mes de julio, el coste medio se incrementó un 6% respecto al mismo mes del año anterior, hasta alcanzar los 12.257 euros. El vehículo de segunda mano se encarece en todas las comunidades, excepto en Galicia, donde se experimenta un descenso del 1%.

Las mayores de subidas de precio se dan en Castilla-La Mancha, con un 12,1%; Cantabria, con un 10% más, y Aragón y Asturias, con un incremento del 9,2% en los precios.

Las comunidades en las que la compra de un vehículo de segunda mano resulta más asequible son Extremadura, en donde el precio medio es de 9.836 euros; Cantabria, donde se comercializan por 10.638 euros de media, y las islas Baleares, con 11.096 euros de precio medio. Por el contrario, la compra resulta más cara en Madrid, donde se colocan en 13.815 euros; País Vasco, con 13.388 euros de precio, y Asturias, con 12.838 euros.

Seis de cada diez camiones que circulan tienen más de 10 años, frente a los 5,6 de esa antigüedad que había el año pasado en España. Los autobuses de una década o más de antigüedad acaparan el 52% del parque, frente al 48,7% que representaban hace un año.

Esta es la tasa más alta de vehículos de tanta antigüedad circulando por las carreteras españolas desde 1997, según consta en el registro de Anfac. “Esta elevada tasa de vehículos viejos circulando por las carreteras supone un riesgo en materia de seguridad y un aumento de emisiones a la atmósfera”, señalan desde la asociación. Además, también según Anfac, “estos parámetros posicionan a España como el país con el parque automovilístico más anticuado de los principales mercados europeos, por encima de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido”.

La expectativa es que este envejecimiento no se detenga. Las cifras de la consultora especializada Audatex estiman que, en 2017, España tendrá más de 16 millones de vehículos de más de 10 años circulando por las carreteras. Mientras que en 2007, el porcentaje de turismos de más de 10 años en el total del parque era del 33%, en 2014 ya ha subido al 55%, y se espera que en 2020 esta tasa de participación en el mercado total de los coches de más de 10 años habrá crecido hasta representar el 66% del total.

Extremadura y Madrid, en los extremos

El dato, desglosado por comunidades autónomas, da lugar a resultados dispares pero “preocupantes” en cualquier caso para Anfac. El parque circulante de mayor antigüedad es el de Extremadura, donde se alcanzan los 13 años de antigüedad, casi dos puntos por encima de la media de la región. El territorio tiene en su haber 651.291 vehículos, un 0,7% más que el año anterior, con 1,1 millones de habitantes en toda la comunidad.

En el otro extremo se encuentra el parque madrileño, el más renovado sin ser precisamente joven. Los coches en Madrid se mantienen en marcha unos 9,9 años. La comunidad autónoma ha ampliado su cartera de vehículos en un 0,2% en el año pasado, hasta los 3,97 millones de coches. Cuenta con 6,4 millones de residentes en la Comunidad de Madrid, de los que 3,2 millones viven en la capital.

10.000 millones de euros en PIVE

Junto con la mayor recaudación fiscal y los ingresos que el Estado ha logrado gracias a los sucesivos planes PIVE, la renovación del parque ha generado un valor sobre el conjunto de la economía de unos 10.142 millones de euros, por los efectos multiplicadores del automóvil sobre el resto de los sectores económicos, según Anfac. La sustitución de 890.000 turismos acogidos a estas iniciativas ha permitido la reducción del consumo de combustible en un 45%, es decir, se han consumido 487 millones de litros de combustible menos en un año. Y se han emitido a la atmósfera un 52% menos de toneladas de CO2, con una reducción de 1,36 millones de toneladas menos en un año.

En cuanto a los planes PIMA Aire, se han acogido hasta finales de 2014 unos 35.600 vehículos, lo que supone una reducción de los consumos de un 16%, con 9,7 millones de litros menos de combustible utilizado en el año. La sustitución de los camiones ha reducido las emisiones de NOx en un 70% y las de CO2 en un 16% en un año.

La siguiente en juventud de su parque móvil es Cataluña, si bien sus vehículos son un año más viejos de media. En la región, los coches tienen una media de uso de 10,9 años. Cataluña tiene 7,5 millones de residentes, de los que 1,06 millones viven en Barcelona.

Algo más cerca les sigue la Comunidad Valenciana, que tiene un monto total de automóviles de 2,7 millones, con una edad media de 11,1 años. Tras ella se colocan los coches del País Vasco, con una antigüedad de 11,2 años entre sus 1,12 millones de vehículos.

Detrás, Navarra, Cantabria y Baleares se posicionan en la media nacional, con 11,4 años de edad entre sus coches circulantes. En la horquilla de los 11 años se sitúan también Aragón, Asturias, Andalucía y La Rioja. Los vehículos de Murcia, Galicia, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Canarias, Ceuta y Melilla están en un rango de antigüedad medio de entre 12 y 13 años pero solo los extremeños alcanzan los 13 años de edad media.

Más nuevos, menos víctimas mortales

Desde el sector de la automoción consideran “una prioridad rejuvenecer el parque móvil” para el beneficio del conjunto de la sociedad, “ya que un coche nuevo puede salvar vidas”. Desde Anfac, recuerdan la cifra de siniestralidad como llamada de atención sobre este problema. La antigüedad media de los vehículos que han intervenido en un siniestro con víctimas mortales el año pasado fue de 14 años. Según un estudio de Race y Bosch, la posibilidad de fallecer en un accidente de tráfico se triplica en los coches de más de 10 años.

En este sentido, la patronal se apoya en “argumentos reales en materia de seguridad vial, medioambiente, eficiencia energética, ahorro económico y confort, que pueden ser decisivos para sustituir un automóvil antiguo, así como incentivos por parte del Gobierno como el plan PIVE”.

Desde la aprobación del primer plan PIVE, en octubre de 2012, hasta el PIVE 7, la inversión total en incentivos para la compra de un vehículo nuevo ha ascendido a 1.780 millones de euros, de los que 890 millones los ha aportado la Administración y otros 890 millones, las marcas de coches a través de los concesionarios. En la actualidad, está en vigor el plan PIVE 8, con una dotación de 225 millones de euros que permitirá la bonificación a la adquisición de un coche nuevo hasta finales de año.

Hasta el último plan, cada usuario recibía una bonificación de 2.000 euros (1.000 aportados por el Estado y 1.000, por las automovilísticas) cuando entregaba un vehículo de más de 10 años a la hora de comprar su nuevo coche. La octava edición ha reducido esta dotación a 750 euros por parte de la Administración y otros 750 euros aportados por las automovilísticas. Además, ahora se pide que el comprador del vehículo nuevo haya sido propietario del vehículo viejo a entregar al menos durante un año antes de la adquisición del otro vehículo.

Los sucesivos planes PIVE han permitido a la Administración recaudar hasta 2.542 millones de euros en concepto de IVA e impuesto de matriculación. Además, han generado 991 millones en ingresos relativos a la comercialización, financiación, seguros o transporte, apuntan desde Anfac.

Normas
Entra en El País para participar