Empieza la Liga 2015/2016

La batalla de los millones contra el talento

El poder económico explicó el 60% de la clasificación final de la Liga pasada, 20 puntos menos que hace cinco años

Xavi Hernández, excapitán del F.C. Barcelona, levanta el título de Liga de la temporada 201415.
Xavi Hernández, excapitán del F.C. Barcelona, levanta el título de Liga de la temporada 2014/15.

Hoy comienza, con un Málaga-Sevilla, lo que se puede denominar la Liga de fútbol de los cambios. Cambia el canal que emitirá el partido en abierto (Teledeporte), habrá partidos el 31 de diciembre, varían los horarios y también el modelo de reparto de los ingresos audiovisuales, que fue decisivo en la clasificación final durante varias campañas.

Pero en los últimos tres años, también se ha producido un cambio relevante: la influencia de los ingresos sobre la tabla de clasificación final se ha reducido. La eficiencia va imponiéndose a la cantidad. Tras analizar los ingresos y los presupuestos de los clubes de Primera división en las últimas cinco temporadas, junto a los puntos logrados en cada una de ellas, la estadística dice que en la campaña 2010/2011 los ingresos explicaban el 80% de la clasificación final de la Liga (la correlación entre ambas variables era de 0,79, siendo uno la correlación máxima y cero la mínima).

Es decir, gran parte de la clasificación final era fácil de prever atendiendo a los recursos de cada club. Desde entonces, el porcentaje se ha ido reduciendo año a año, y en la pasada temporada ya era del 60%: hay más espacio para las sorpresas, al menos en las zonas intermedias de la tabla.

Entonces, ¿cuánto dinero cuesta cada punto en Primera? Según la estadística, y con los datos de la temporada 2014-2015, cada equipo obtendrá al final de cada temporada un mínimo de 40 puntos más el 10% de su presupuesto (medido en millones de euros). Así, con 60 millones de presupuesto deberán conseguirse 46 puntos.

Los datos no dicen nada que no sepa cualquier aficionado: los equipos de poco presupuesto están, pues, condenados a luchar por la categoría hasta la jornada final salvo un gran rendimiento deportivo. Y aquellos que saquen menos puntos de los que deberían, y tengan poco presupuesto, están condenados a descender a Segunda.

Pero el fútbol no es una ciencia exacta. Lo demuestra, por ejemplo, el Rayo Vallecano, que en la última campaña fue el club de la zona media-baja en cuanto a presupuesto que mejor rendimiento le sacó, con 49 puntos, cinco más de los que le hubiesen correspondido. O la zona alta de la tabla, en especial el Valencia, con 28 puntos más de los que se hubiese podido esperar por sus ingresos estimados, y que no contaban con la importante aportación del dinero procedente de la Liga de Campeones, al no haberla disputado. El presupuesto del Valencia fue aprobado, eso sí, antes de la llegada de su nuevo dueño, Peter Lim.

¿Quién ganará la Liga?

Analizando las luchas concretas en la Liga, la primera conclusión es clara. Barcelona o Real Madrid, los clubes más ricos de la Liga, deberían ganarla en el entorno de los 100 puntos, y con diferencia sobre los perseguidores, a los que cuadriplican en ingresos. De ahí que clubes como Atlético, Sevilla, Villarreal o el propio Valencia destaquen en la estadística por el rendimiento que dieron a sus recursos. Si hablamos exclusivamente de facturación, el Real Madrid debería haber ganado las últimas cinco ligas, pero solo lo hizo en una.

En esa temporada, la 2011/2012, sacó cuatro puntos más de los que debía por su músculo económico, alcanzando los 100. El Barcelona ha ganado tres de las últimas cinco, aunque la pasada con una puntuación inferior a la que podía esperarse: 94 puntos contra una estimación de 98. Un caso extraordinario fue la victoria del Atlético de Madrid en la 2013/2014, llegando a 90 puntos, 30 más de los que decían sus ingresos.

¿Quién luchará por la permanencia?

La igualdad presupuestaria en la zona baja también se traduce en igualdad de puntos. El año pasado, la última plaza de descenso se saldó con un triple empate a 35 puntos, del que salió perjudicado el Eibar por haber perdido los cruces particulares con Granada y Deportivo. El Eibar, que sigue en Primera tras el descenso administrativo del Elche, fue el que mejor rendimiento sacó a sus recursos de quienes finalizaron la temporada en la zona baja.

Equipos como Levante, Getafe, Deportivo o Granada se vieron superados por otros con menos recursos, como el Rayo o el propio Elche, por lo que este año deberían salvarse si rinden al nivel que se espera de ellos. El Betis, recién ascendido, deberá mejorar la actuación de su última temporada en primera:fue último con 25 puntos, 23 menos de los que debía. Las Palmas y Sporting, también ascendidos son, junto a Eibar, los principales candidatos a bajar.

10 partidos para cinco operadores

La batalla de los millones contra el talento

La nueva temporada de la Liga española se inicia después de un verano movido en cuanto a la explotación de sus derechos televisivos. El Gobierno aprobaba en abril el real decreto que regula su venta centralizada, es decir, que fuese la patronal de los clubes, la LFP, la que los comercializara a partir de la temporada 2016/2017, con un sistema de subastas de diferentes lotes de partidos.

La LFP quiso adelantar ese formato un año, pero la CNMC cuestionó dicho sistema, y finalmente llegó a un acuerdo con Movistar para vender los derechos por 600 millones de euros.

El operador, obligado por competencia, tiene que poner a la venta sus contenidos premium, incluido el fútbol, a sus rivales. Esto ha hecho que, además de Movistar, Vodafone, Orange y Telecable vayan a emitir toda la Liga en sus plataformas de televisión de pago. El partido en abierto también cambia, y pasa de Cuatro a Teledeporte, aunque nunca emitirá encuentros de los equipos que participan en torneos europeos.

Normas