Liga inglesa y española superan ya los 1.000 millones

¿Quién mueve el mercado de fichajes en el fútbol?

La figura del agente FIFA ha dejado paso a la de los intermediarios. Y entre ellos, Jorge Mendes es el número uno.

El futbolista brasileño Danilo, en su presentación como jugador del Real Madrid
El futbolista brasileño Danilo, en su presentación como jugador del Real Madrid

El mercado de fichajes de futbolistas entra en sus semanas decisivas. A estas alturas del mercado, solo entre los clubes de las ligas inglesa y españolas se han gastado algo más de 1.000 millones de euros en fichajes. Una cifra astronómica que sería imposible de alcanzar sin los terceros (o primeros) en discordia del mercado, tras clubes y futbolistas:los intermediarios.

Jorge Mendes, dueño de la agencia Gestifute
Jorge Mendes, dueño de la agencia Gestifute

Desde el 1 de abril de 2015, el escenario de la representación de futbolistas ha cambiado. Ya no existe la figura del agente FIFA, que tenía que pasar un examen para obtener una licencia que le permitiera operar en el sector. El organismo rector del fútbol habla ya de intermediarios, que tienen que registrarse en cada federación nacional donde tengan clientes o cierren operaciones, a las que deben trasladar los datos de los traspasos y las comisiones recibidas. Cualquiera puede, más allá de estos requisitos, ejercer como tal. “La competencia ahora es brutal”, afirman desde un sector cada vez más competitivo:“antes era suficiente con negociar las cifras de los contratos. Ahora, en el primer nivel, se funciona como asesoría integral, y cada vez aparecen más empresas de este tipo”.

Pero los grandes traspasos suelen estar copados por las agencias controladoras del mercado. Según la web especializada Transfermarkt, Mondial Sport es la agencia cuyos futbolistas reúnen un mayor valor de mercado, con el uruguayo Cavani como gran estrella. Bahía y Promoesport son las españolas con mayor peso. Pero el número uno en influencia es el portugués Jorge Mendes.

Dueño de la agencia Gestifute, maneja una cartera de 81 jugadores, con un valor de mercado total de 640 millones de euros. Entre los seis traspasos más caros de la historia del fútbol se encuentran tres de sus representados:Cristiano Ronaldo (96 millones),James Rodríguez (80 millones), y Ángel Di María, (75 millones). Éste prepara su llegada al club francés del PSG por 65 millones, en una de las grandes operaciones del verano. Con ella, se convertiría en el jugador que más dinero habrá generado con sus traspasos, más de 180 millones. Siempre con Mendes al lado.

La comisión por traspaso va del 5% al 10%, aunque cada jugador pacta el porcentaje con sus representantes

La comisión por traspaso y contrato firmado para los intermediarios suele oscilar entre el 5% y el 10%, “aunque se pacta con cada cliente”, afirman fuentes del sector. En su última reforma de la regulación de los agentes, la FIFA recomienda una remuneración del 3% “para racionalizar las comisiones abonadas”.

Mendes, cuyo primer negocio fue un videoclub en Portugal, también asesora a clubes, por ejemplo, al dueño del Valencia, Peter Lim, y su red de socios hace que su nombre aparezca en operaciones de jugadores que no son suyos, como los de Danilo por el Real Madrid (30 millones) o Arda Turan al Barcelona (36 millones). La FIFA le investigó en 2011 por conflicto de interés, al estar también ligado a un fondo de compra-venta de jugadores. Mendes defendió que solo recomendaba. No hubo sanción.

Los que le conocen destacan su extrema profesionalidad. Sus jugadores solo se preocupan de jugar al fútbol. Todos quieren a Mendes.

La Liga defiende los fondos de inversión

Javier Tebas, presidente de La Liga
Javier Tebas, presidente de La Liga

La crisis financiera también ha tenido su impacto en el mercado del fútbol. Los bancos cerraron el grifo del crédito para los fichajes de futbolistas, y los clubes con menos recursos tuvieron que buscar nuevas vías de financiación. Aparecieron los fondos de inversión, que ayudaron a sufragar los traspasos con futbolistas de su propiedad, a cambio de conservar un importante porcentaje en futuros movimientos, además de una influencia decisiva a la hora de decidir el momento de vender.

La llamada Third Party Ownership (TPO), la participación de terceros en los derechos económicos de los jugadores, está prohibida por la FIFA desde diciembre para prevenir posibles conflictos de intereses, pero los clubes españoles, los que más los utilizan junto a los portugueses, defienden su legalidad a través de la patronal, la LFP. Requerida por el Consejo Superior de Deportes, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia elaboró un informe en el que concluía que esa prohibición “atenta contra la libertad de empresa en el marco de una economía de mercado”. Doyen Sports, uno de los fondos más activos, denunció a FIFA ante la justicia belga, que ha dado la razón a ésta última.

Normas