Turbulencias en el gigante asiático

China se convierte en el riesgo número uno para los inversores

Vista del símbolo del yuan junto a una oficina de intercambio divisas en Hong Kong, China.
Vista del símbolo del yuan junto a una oficina de intercambio divisas en Hong Kong, China. EFE

Tras la devaluación sorpresa del yuan acordada la semana pasada por el Banco Popular de China, los temores sobre Grecia han sido sustituidos por los temores a la recesión china. La Bolsa de valores china lleva dos meses de caídas. A principios de verano se desplomó un 50% en cuatro semanas, y a pesar del rebote del 16% desde sus mínimos de comienzos de julio, la intervención de las autoridades del gigante asiático no ha sido suficiente para sostener al mercado. Además de China, los países emergentes se ven perjudicados por esta complicada situación, debido también a la próxima subida de tipos en EE UU y el descenso de los precios de las materias primas. Los mayores damnificados son los asiáticos ya que son los competidores directos de China en las exportaciones.

China está ahora clasificada como el “riesgo número uno” en un 52% de panel de los inversores. La encuesta de Gestores de Fondos de BofA Merrill Lynch informa sobre las asignaciones más bajas de las acciones de mercados emergentes desde abril de 2001 y para el sector de la energía, desde febrero de 2002. “Los inversores están enviando un claro mensaje de su posicionamiento para un menor crecimiento en China y los mercados emergentes”, ha declarado Michael Harnett, jefe de estrategia de inversiones de BofA Merrill Lynch Global Research.

Por su parte, el jefe de estrategia de renta variable europea, James Barty, ha asegurado que “las bolsas europeas se mantienen a favor, pero los inversores están evitando cualquier cosa expuesta a China o a las materias primas”.

El declive del yuan ha tenido graves consecuencias, entre ellas la caída de las materias primas. El Índice de materias primas de Bloomberg está en su nivel más bajo desde febrero de 2002. Una menor demanda de materias primas por parte del gigante asiático añade más presión, puesto que para las empresas chinas será más caro comprar metales y otros activos denominados en dólares. Por otra parte, si China no tiene un crecimiento económico notable, no hará una mayor demanda. El barril de crudo Brent cae hoy a mínimos desde 2009, cotizando a 46,5 dólares, una bajada del 1%.

China es determinante para el mercado de materias primas porque representa la mitad de la demanda global de níquel, cerca de un 50% de la de aluminio, un 45% de la de cobre y un 30% de las de platino y oro. Sin duda, el cobre es muy dependiente de la economía china, ya que casi la mitad de su demanda mundial procede del gigante asiático. En lo que va de año ha descendido más de un 16,7% hasta mínimos de 2009. Las caídas en las materias primas alcanzan también a la plata, que cae un 13%, desde mayo, el platino (-15,5%) o el paladio (-22%), entre otros.

Dentro de las empresas que más se han visto afectadas por la recesión china, destacan tres grupos, que son recursos básicos, automoción y consumo. Las tres compañías de recursos básicos más afectadas son Glencore PLC (-22%), Outokumpu (-16,5%) y Boliden AB (-13,8%). En cuanto a automoción, las más perjudicadas han sido Daimler AG (-12%), Valeo SA (-11%), y Continental AG (-10,90%). Por último, dentro de consumo, destacarían Swatch Group (-11,4%), LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton (-10,4%) y Burberry Group (-9,5%).

Las acciones de Glencore, uno de los mayores grupos de recursos naturales en el mundo, cayeron hasta un 9,4% en después reportar una caída del 56% en sus ganancias del primer semestre. El CEO de la compañía, Ivan Glasenberg declaró que cada vez es más difícil predecir el consumo de metales en China. "Los mercados son débiles", dijo Glasenberg. "China en el primer semestre del año fue mucho más débil de lo que nadie había esperado."El hecho de que los precios del cobre y el petróleo hayan caído a mínimos en seis años, está reduciendo las ganancias de las compañías de materias primas de todo el mundo. En años anteriores, el negocio comercial de Glencore, amortiguó el impacto de los precios de las materias primas.

Además, se estima que hay una sobreproducción de 2 millones de barriles de petróleo al día, lo que hacer saltar las alarmas si llegara la posible recesión, ya que China podría rebajar su demanda notablemente. Irak, que es uno de los mayores exportadores de petróleo, asegura que es importante un impulso en la producción para satisfacer las necesidades de la población del país, a la vez que Angola ha afirmado que exportará en octubre el mayor número de crudo de los últimos cuatro años.

RENTA VARIABLE

Martin Skanberg, gestor de fondos de renta variable europea de Schroders, comenta cómo afectará la devaluación del yuan a la renta variable europea. "El efecto inicial en la renta variable de la zona del euro es bastante limitado, pero determinados sectores y empresas se encuentran más expuestos” afirma el gestor.

Una de las consecuencias que prevé Skanberg es el repunte de las presiones deflacionistas. Las presiones deflacionistas importadas en la zona del euro y las economías colindantes como la del Reino Unido podrían llevar al Banco Central Europeo a ampliar su política de relajación cuantitativa. Además, también alerta que de producirse nuevas devaluaciones, los precios de las exportaciones se verían perjudicados, pero el abaratamiento de las importaciones podría compensar este hecho y respaldar el consumo interno en la zona del euro

Por último, Skanberg apuesta por los sectores del lujo y los automóviles, entre los más afectados. Los beneficios de estos sectores se verán afectados y también cabe la posibilidad de que surjan desventajas competitivas en materia, debido al resurgimiento de la competencia.

Normas
Entra en El País para participar