La compañía podría limitar los lanzamientos a áreas concretas
A Europa sólo llegará, de momento, el Samsung Galaxy S6 Edge y no el Note 5

A Europa sólo llegará, de momento, el Samsung Galaxy S6 Edge y no el Note 5

Cómo se suele decir, "hasta el rabo todo es toro", y en los últimos compases de la rueda de prensa de Samsung en la que ha presentado sus nuevos terminales ha hecho una puntualización que ha encendido la mecha de las informaciones sobre el lanzamiento de los terminales. Tras conocer sus características, lo siguiente que todo el mundo quiere saber cuando y a qué precio se podrán comprar los terminales. Si bien los segundo no ha sido puntualizado, lo primero ha tenido unos matices, cuanto menos, indicativos de sus intenciones.

Los representantes de Samsung han afirmado que el "Galaxy Note 5 será lanzando en EE.UU. y Asia en agosto, estudiando oportunidades de lanzarlo en otros mercados en el furturo", a lo que seguía "con el lanzamiento del Galaxy Note original en 2011, creamos una nueva categoría que otros han seguido. Para nuestros clientes europeos, el portfolio de Samsung estará centrado en el Galaxy S6 Edge, que creemos que encaja mejor en las necesidades del mercado".

Un solo terminal para optimizar las ventas del que mejor funciona

Es por ello que, de momento, sólo veremos el terminal con pantalla curva en territorio europeo y no el que tiene pantalla plana y S Pen, algo muy apreciado por muchos usuarios. No es que Samsung cierre la puerta a la llegada del equipo, pero está claro que si lo lanza, será dentro de muchos meses. En esta decisión puede estar la razón, también, de que el terminal se haya quedado sin el apellido Note, dado que ahora completa de forma mucho más lógica el catálogo de terminales de la compañía en Europa.

Por otra parte, no es un secreto que las ventas de Samsung no están siendo las esperadas. Es probable que tras el análisis de qué terminal ha ido mejor en cada mercado, si el Samsung Galaxy S6 o el S6 edge, haya sido el caldo de cultivo para disparar dos certeros dardos en cada región que ayuden a optimizar no solo las ventas, sino también los costes derivados de suplir una demanda a nivel mundial que reduce considerablemente sus exigencias definiendo diferentes mercados para cada terminal.

Queda por ver si al final, pasado un tiempo y una vez optimizadas las ventas, no se decidan a lanzar el modelo "plano" en Europa, para dar un empujón a su facturación cuando más lo necesiten. La pregunta es si eso no llegará tarde cuando quieran hacerlo.

Normas