Bruselas acelera el examen al sector para allanar el rescate

La banca griega vale ya en Bolsa menos que Bankinter

El test a la banca helena ha comenzado y el resultado se espera para octubre

La banca podría llegar a acaparar el 30% de los 86.000 millones del importe del nuevo rescate

Una pantalla muestra información bursátil en la bolsa de Atenas en Grecia.
Una pantalla muestra información bursátil en la bolsa de Atenas en Grecia. EFE

La banca griega tuvo ayer su primer día de respiro en Bolsa. El mercado de valores de Atenas reabrió el lunes sus puertas después del parón de más de un mes que impuso el anuncio del control de capitales y en solo tres días, las entidades financieras helenas habían perdido alrededor de la mitad de su ya por sí exiguo valor en Bolsa. Ayer fue día de subidas, con alzas de hasta el 27,5% para el Banco del Pireo y el primer balance positivo en lo que va de semana para la Bolsa de Atenas, donde el índice Ase se anotó un alza del 3,65%. Pero los avances bursátiles bien pueden ser flor de un día en un país al que le aguarda una verdadera carrera de obstáculos antes de cerrar el tercer rescate con el que evitar su bancarrota.

La evolución en Bolsa de los bancos helenos estos días es claro síntoma del mal de la economía griega. Su capitalización bursátil se ha deteriorado hasta el punto de que los cuatro mayores bancos del país –National Bank of Greece, Alpha Bank, Eurobank y Banco del Pireosuman una capitalización de poco más de 5.400 millones de euros, casi 900 millones menos de lo que vale en Bolsa Bankinter, el más pequeño de los bancos españoles que cotizan en el Ibex.

En el pasado mes de mayo, el Banco Central Europeo aún consideraba sólida y sin problemas de capital a la banca griega, a pesar de que en febrero, poco después de la llegada al poder de Alexis Tsipras, la institución dejó de aceptar deuda soberana helena como garantía a cambio de liquidez, lo que obligó desde entonces al sistema a recurrir a las líneas de emergencia ELA. Los acontecimientos de finales de junio, cuando Grecia rechazó en referéndum la propuesta de Bruselas a cambio de nuevas ayudas, se estableció el control de capitales y los socios y acreedores de Atenas llegaron a tantear su salida del euro, han dado un vuelco a la situación de la banca, a la que ahora sí urge un plan de recapitalización.

Los bancos griegos han sufrido una dura fuga de depósitos y los términos del tercer rescate que Grecia negocia con el BCE, FMI, Comisión Europea y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) incluyen una partida para apuntalar la solvencia del sistema financiero griego que podría oscilar entre los 10.000 y los 25.000 millones de euros, según estimaciones de la Unión Europea. La banca podría llegar a acaparar el 30% de los 86.000 millones del importe del nuevo rescate al país.

Expertos del BCE y el MEDE comenzaron esta semana una inspección a la banca griega, un ejercicio que incluirá el análisis de más de 4.000 préstamos corporativos y de 2.000 hipotecas y cuyos resultados se esperan para finales de octubre. El calendario es determinante y la recapitalización de la banca griega deberá quedar cerrada antes de fin de año puesto que en enero de 2016 ya entra en vigor la normativa europea por la que, en caso de insolvencia, los depositantes con más de 100.000 euros también deberán contribuir al rescate.

Dudas sobre la fecha del rescate

Las ayudas a la banca son uno de los aspectos que se debaten estos días en el marco de las negociaciones del tercer rescate, cuya firma está prevista para el 20 de agosto, ya que Grecia necesita nuevos recursos para hacer frente a un pago de 3.200 millones de euros al BCE en esa fecha. Pero el gobierno alemán duda de que pueda estar aprobado para ese día un tercer rescate y considera que Atenas precisará otra financiación puente para hacer frente a sus pagos, según publicaba ayer el diario germano Bild. Desde la Comisión Europea insistían ayer en que las negociaciones avanzan satisfactoriamente y que será posible cerrar el acuerdo de cara al día 20 de agosto.

Normas