Resciden 423 contratos pendientes de reincorporación

Coca-Cola cierra por fin su ERE maldito

Quedan en torno a 300 personas que están llamadas a incorporarse el lunes

Maquina embotelladora de Coca-Cola.
Maquina embotelladora de Coca-Cola.

Han pasado 18 meses pero Coca-Cola Iberian Partners comienza ahora a dibujar el punto final del conflicto laboral que supuso la presentación de un ERE para más de un millar de trabajadores. Tras obligarle la Audiencia Nacional a reincorporar a los despedidos por considerar nulo el recorte de plantilla, ha llegado a un acuerdo con 430 de ellos para rescindir sus contratos.

La embotelladora de Coca-Cola en España anunció el viernes el acuerdo con las centrales de los sindicatos CC OO, UGT, C-SIF y CGT para la rescisión de 303 contratos. Además, acordó de forma individual con otros 120 su desvinculación de la empresa. Según fuentes sindicales, las condiciones son las mismas que las que se pactaron en el ERE.

Todos estos trabajadores habían solicitado a la Audiencia Nacional la ejecución de la sentencia nulidad emitida tanto por dicha institución como por el Tribunal Supremo. Dichas sentencias obligaban a la compañía a reincorporar en los mismos puestos de trabajo a los trabajadores despedidos.

El primero de estos acuerdos se produjo hace días cuando cerca de medio centenar de empleados adscritos a USO acordaron rescindir su contrato con Iberian Partners. Posteriormente, durante esta semana se han sucedido los acuerdos con el resto de centrales sindicales hasta que UGT, la última, firmase también ayer. Estas desvinculaciones laborales cuentan con el beneplácito de la Audiencia Nacional.

Quedan ahora unos 325 trabajadores que sí han optado, por el momento, por la reintegración en las fábricas que siguen abiertas. La compañía ha limitado así las incorporaciones que tenía que hacer. Sin embargo, buena parte de estos empleados han presentado a la Audiencia incidencias de readmisión, que es como se conoce en estos procesos a las reclamaciones ante irregularidades en esta readmisión.

Este colectivo está llamado a reincorporarse el próximo lunes, en el caso de los trabajadores de Fuenlabrada, y a mediados de agosto los empleados que tienen que cambiar de centro. Sin embargo, UGT ha solicitado la suspensión de esta vuelta al trabajo hasta que la Audiencia Nacional dirima sobre la irregularidad o no de las recolocaciones. Los sindicatos argumentan que se les debe devolver su anterior puesto, aunque el cierre de algunos centros hace difícil que esto se cumpla.

En el caso de los trabajadores de Fuenlabrada, la única de las cuatro plantas que se cerraron que la empresa quiere reabrir, tendrán que incorporarse a un curso de formación para adaptarse a la nueva función de la planta, que pasa a ser una factoría de logística e I+D.

Rumores de fusión

El periódico estadounidense Wall Street Journal informaba el jueves por la noche de unas negociaciones avanzadas entre las tres grandes embotelladoras de Coca-Cola en Europa para fusionarse en una única sociedad. Esta unión afectaría a la propia Iberian Partners, a la alemana Coca-Cola Erfrischungsgetränke y a la estadounidense Coca-Cola Enterprises, que cubre la zona occidental del continente.

La operación iría encaminada a crear un grupo más fuerte y estaría encuadrada en el objetivo de la compañía de reducir costes y ganar eficiencia ante la caída de consumo, según el rotativo. La información señala que, de llegar a buen puerto las negociaciones, la fusión sería una de las más importantes en lo que va de año. Preguntada por este extremo, Coca-Cola Iberian Partners aseguró el viernes que no hace comentarios ante los rumores de integración.

Normas
Entra en El País para participar