El ocio de los ministros, afectado por el calendario electoral

¿Dónde se van de vacaciones los ministros?

La mayoría se dedicará a su familia y no saldrán de la península

Sanxenso y Marbella son algunos de sus destinos. De Guindos viajará también a Lisboa

Puerto Banús, Marbella.
Puerto Banús, Marbella.

El curso político toca su fin y el Gobierno ultima los preparativos para disfrutar de unos días libres. El Consejo de Ministros, celebrado el pasado viernes, fue el último hasta el próximo 28 de agosto, pero el asunto de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado hará que comiencen las comparecencias de los altos cargos del Ejecutivo en el Congreso para dar las cuentas de sus respectivos departamentos, lo que repercutirá en sus días de descanso. Además, todos coinciden en que se mantendrán, "sin perder la actividad política y siempre pendientes de la actualidad y de posibles acontecimientos".

Las vacaciones del año pasado fueron bastante más tranquilas que las de 2013, cuando se vieron marcadas por el trágico accidente ferroviario ocurrido en Santiago. Este año, los titulares de las carteras verán afectadas sus vacaciones por la actividad política, ya que, al parecer, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dado instrucciones a sus ministros y secretarios de Estado para que en agosto participen en actos de partido en diferentes puntos de España de cara a las próximas elecciones generales. Durante sus días de descanso, los miembros del Ejecutivo se dedicarán a su familia y a disfrutar de sus hobbies, entre los que destacan hacer deporte o leer. Algunos tienen inconveniente en hacer públicos sus planes veraniegos, ya sea por reservar su intimidad o por asuntos de seguridad. Pero a otros no les importa compartir donde pasarán sus vacaciones.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que ya se tomó un respiro el pasado fin de semana en Galicia, su tierra natal, ha elegido un año más el Parque Nacional de Doñana (Huelva) y la localidad de Ribadumia (Pontevedra) para pasar sus vacaciones de verano, que inicia este mismo fin de semana. Por su parte, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, tampoco ha querido comunicar el lugar en concreto, pero todo parece indicar que pasará unos días en Portugal, de donde procede su marido, el abogado del Estado Iván Rosa, para descansar junto a su familia.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, tiene previsto ir a Lisboa unos días y después continuar sus vacaciones en Marbella, donde viaja todos los años a disfrutar de sus aficiones: el tenis y la lectura. Pero sus días de descanso estarán marcados por la crisis de Grecia y la aprobación de los presupuestos: tendrá que hacer desplazamientos a Bruselas para asistir a la negociación de las condiciones del tercer rescate griego y su aprobación en el Eurogrupo, y a Madrid, donde asistirá a la comparecencia en el Congreso para tratar el asunto de los presupuestos el próximo martes.

No se desplazará tan lejos, en cambio, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, que al igual que en años anteriores se desplazará a la Sierra de Madrid, concretamente a su casa de Guadarrama, donde pasa todos los fines de semanas y podrá disfrutar de unos días tranquilos en plena naturaleza.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, repartirá sus vacaciones entre Denia y Sanxenxo, como lleva haciendo desde hace muchos años. Es un gran aficionado al deporte, y practicará tenis, bicicleta y golf. También podrá reencontrarse con amigos de toda la vida, con los que disfrutará de alguna que otra velada, según fuentes del ministerio. También afirmaron que su retorno a Madrid será antes de lo previsto debido al "intenso otoño" que se avecina. Hasta Sanxenxo también se desplazará Ana Pastor, como viene haciendo años atrás. La ministra de Fomento es una enamorada de las tierras gallegas y dispone de una casa en esta localidad de Pontevedra.

José Manuel García-Margallo tendrá unas vacaciones ajetreadas debido a la política internacional, aunque el ministro de Asuntos Exteriores tiene previsto practicar su hobby favorito: navegar. Lo hará por el Mediterráneo como otros años, y descansará en su casa de Jávea.

La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, pasará las vacaciones en la casa de campo de sus padres en Valladolid, donde aprovechará sus días libres para hacer deporte, leer, estar con sus amigos y "fundamentalmente" con su familia, según aseguraron fuentes de su ministerio. Además, comentaron al diario CincoDías que la ministra estará muy pendiente de los incendios forestales "debido al año seco y caluroso que estamos pasando". El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, disfrutará de las playas de Cádiz, donde su familia y él suelen alquilar una casa. Dedicará el tiempo a estar con su familia y leer.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, no quiso hacer público dónde se desplazará, pero todo apunta a que será fiel a Huelva, de donde es natural, como cada verano. Los Ministerios de Interior, Educación, Industria y Defensa también han eludido concretar dónde irán sus respectivos titulares. Tales departamentos llevan tiempo sin revelar esta información, ya sea por motivos de seguridad o simplemente porque no quieren que se conozca. Todo indica que sus vacaciones no serán muy diferentes a las que sí han anunciado sus compañeros de Gabinete.

Tranquilidad, familia y deporte

Un verano más, las prioridades de la gran mayoría de los ministros durante su tiempo de descanso será encontrar la tranquilidad, disfrutar de la familia y practicar deporte, pero todos han advertido de que estarán muy pendientes de los acontecimientos políticos que transcurran.

Además, no saldrán de la Península y se deciden por unas vacaciones austeras. En los momentos de crisis, parece que los ministros eligen no derrochar, y muchos de ellos se trasladan a sus comunidades de origen.

El tenis y la navegación son los dos deportes favoritos entre los ministros. También la lectura está entre los planes de la gran mayoría de ellos, una actividad muy recomendada por los expertos para conseguir relajarse durante la pausa estival.

Es recomendable también desconectar del trabajo diario durante las vacaciones, para así descansar y eliminar el estrés del día a día, sin embargo, esto no ocurrirá durante el periodo vacacional del Gobierno, pues todos estarán pendientes de lo que ocurra, y más en un año marcado por la actualidad, pero sobre todo por unas elecciones generales que ya están a la vuelta de la esquina. Es por ello, que tal y como han manifestado, desde las distintas carteras ministeriales, los miembros del Ejecutivo verán interrumpidas en más de una ocasión sus vacaciones y tendrán que volver a la actividad antes de lo normal.

Normas