El resultado dependerá del precio de venta de la gestora e Interdin

Banco Madrid prevé que sus acreedores recuperen todo el dinero

Sede social de Banco Madrid
Sede social de Banco Madrid

Tras analizar los activos con que cuenta Banco Madrid y las deudas reclamadas por sus acreedores, los administradores concursales de la entidad estiman que esta culminará su liquidación con superávit. Concretamente, según consta en el informe concursal remitido ayer al juez, la entidad conservaría 42,78 millones de euros aunque la cifra final dependerá el precio de venta final que se logre por ciertos activos.

La administración concursal de Banco Madrid dio ayer por culminada la primera fase de su labor con la entrega al juez del informe concursal de la entidad en liquidación. Tras analizar las solicitudes de más de 15.700 acreedores y la naturaleza de 22.000 créditos durante los últimos cuatro meses, los administradores concursales de la firma concluyen que Banco Madrid dispone de activos suficientes como para afrontar su liquidación sin necesidad de aplicar quitas a sus acreedores. Es más, los cálculos incluidos en el informe sostienen que la entidad podría hacer frente a todas las deudas pendientes y aun así conservar un superávit patrimonial positivo de 42,783 millones de euros.

Su estimación es que la entidad adeuda 416,410 millones de euros en créditos concursales más otros 346,862 millones de la liquidez que tenían depositados en el banco fondos de inversión y Sicavs. Un montante, este último que la administración concursal esperaba utilizar para afrontar las deudas de la entidad pero que la Comisión Nacional del Mercado de Valores ha obligado a devolver a sus titulares por la protección especial de la que gozan los instrumentos de inversión colectiva. Los créditos contra la masa, por su parte, suman otros 2,2 millones de euros.

Unas deudas que Banco Madrid afronta con unos activos totales valorados en 808,261 millones de euros. Esta cifra, elaborada con datos a cierre del primer semestre del año, recoge ya una corrección de valor de 47,4 millones de euros que la administración concursal ha aplicado por diferentes conceptos.

Las cifras

69
millones de euros es la valoración que dan los administradores a la gestora de Banco Madrid y a Interdin. Este importe no podrá obtenerse.

416
millones es lo que la entidad adeuda en créditos concursales, según los administradores de Banco Madrid.

808
millones de euros es el valor de los activos de la entidad, según el informe de los administradores.

Así, los equipos de Legal y Económico y Data Concursal, que componen la administración concursal de Banco Madrid junto a la Administración Tributaria, asumen que los activos intangibles de la entidad, tales como su marca y reputación, valorados en unos 31,3 millones de euros, valen hoy cero. Hay que recordar que la liquidación de Banco Madrid fue incoada por el FROB después de que, una vez destapado por EEUU un escándalo de lavado de dinero en su matriz Banco Privada de Andorra, el servicio de prevención de blanqueo de capitales español, el Sepblac, denunciara irregularidades en su filial española.

El informe concursal también recoge una corrección de 196.731 euros sobre la valoración inicial de los activos no corrientes en venta o de 15,9 millones sobre los 48,23 millones de los activos materiales.

Llama la atención, sin embargo, que la administración concursal no haya aplicado quitas semejantes sobre la valoración en libros de sus participaciones, concretamente su gestora y su broker, Interdin, que valora en un total de 68,9 millones de euros. Será el valor real de venta que se consiga por ellos el que marque si la liquidación se salda realmente por superávit ya que ambas marcas han sufrido importantes deterioros. Fuentes del ámbito concursal asumen que dadas estas condiciones el precio de venta final de los activos podría reducir con fuerza el superávit previsto o, incluso, obligar a aplicar una cierta quita a los acreedores.

La clave de bóveda que pone en entredicho el buen desenlace del concurso de acreedores está en la valoración de la gestora, ahora en manos de Renta 4, y de Interdin, en concurso de acreedores. La valoración que asignan los administradores a ambos activos se sitúa en 69 millones de euros, si bien el informe reconoce que ese importe será prácticamente imposible de lograr. Interdin, ya está en concurso de acreedores y no cuenta con ningún tipo de activo. Su valor es cercano a cero, explican fuentes financieras.

Los administradores concursales acusan a la CNMV de devaluar la gestora al iniciar la revocación de su autorización para operar. Y añaden que “el mantenimiento de la medida provisional, de sustitución de la gestora por Renta 4 y, su alargamiento en el tiempo, dado que mor de los hechos se puede convertir en definitiva”.

El juez rechaza el recurso de BPA contra la liquidación

El juez que tramita la liquidación de Banco Madrid ha rechazado el recurso de su matriz, BPA, contra la declaración de concurso de la filial porque es el “único cauce” para que los clientes recuperen sus fondos y, en cualquier caso, no puede prevalecer el interés de las autoridades andorranas sobre las españolas. En un duro auto, al que ha tenido acceso Efe, el magistrado Carlos Nieto rechaza los argumentos esgrimidos por BPA el pasado 7 de mayo en un recurso en el que tachaba la declaración de concurso era contraria a derecho porque privaba su participación en su filial española y cercenaba las posibilidades de reestructuración conjunta de ambas entidades.
La primera de las razones que expone el juez es que BPA no ha presentado escrito que acredite que el administrador de la matriz que nombró el Instituto Andorrano de Finanzas esté facultado para comparecer en su nombre en procedimientos abiertos en otro país.
Incluso admitiendo que lo estuviera, sería en todo caso “insólito” que ese administrador pretenda que “los tribunales españoles revoquen y dejen sin efecto la declaración de concurso deducida en España por el administrador que en España ha sido nombrado para la filial por la suprema entidad de supervisión bancaria de nuestro país”. También rechaza el argumento de que su participación se ha volatilizado, pues el concurso “viene a ser el único cauce jurídico” para la restitución a los acreedores de sus fondos y depósitos. El juez añade que tampoco existe un escenario “viable ni siquiera imaginable de reanudación” por parte de Banco Madrid de sus actividades que “pudiera restituir a BPA el valor de su participación en la filial”.

Normas