Se dispara la rentabilidad de los bonos de la compañía y sus títulos en Bolsa han caído un 7,4%

Susto en Abengoa: la acción sufre fuerte volatilidad por las dudas sobre su deuda

Susto en Abengoa: la acción sufre fuerte volatilidad por las dudas sobre su deuda

Abengoa trató ayer de calmar a los inversores con una convocatoria exprés a los analistas. El objetivo, sacudirse las dudas sobre sus cuentas del primer semestre, sobre sus deudas y sobre su liquidez real. Sin éxito, a tenor de la reacción en el mercado de hoy. De nuevo, ha convocado al mercado  el viernes 31 de julio a las seis de la tarde para presentar sus resultados definitivos.

Las acciones de Abengoa B se dejaron ayer un 8% y esta mañana en un momento de fuertes tensiones ha llegado a perder un 19%. Ha cerrado con una caída del 7,43%. 

Susto en Abengoa: la acción sufre fuerte volatilidad por las dudas sobre su deuda ampliar foto

El relato de los hechos que han sembrado de confusión al mercado arrancó ayer a las 14.00 (hora española), cuando estaba convocada una reunión con analistas y a la que asistió el nuevo consejero delegado de la compañía, Santiago Seage, que tomó las riendas de Abengoa a mediados de mayo, tras la salida de ese puesto de Manuel Sánchez Ortega, después de los problemas derivados con el cómputo de la deuda que sacudieron al valor el pasado noviembre.

ABENGOA B 0,01 63,16%

La convocatoria data de hace aproximadamente mes y medio, y en ella no se habló para nada de los resultados del segundo trimestre, como es lógico en una cotizada, que había fijado para comienzos de agosto la presentación de sus resultados. Pero durante la presentación, los CDS de la empresa (seguros contra el impago de la deuda) a cinco años se dispararon hasta el entorno de los 1.500 puntos básicos desde poco más de 1.300. Se han disparado un 50% desde los menos de 1.000 puntos básicos de inicios del mes. Esta cotización  que supone que por cada 10 millones de euros en deuda se deben pagar 1,5 millones para conseguir esa garantía. 

Deprisa y corriendo, tras el desplome de la acción ayer de cerca del 8%, Abengoa cambió de estrategia y anunció una conferencia con analistas a las 19.30 de la tarde. El motivo teórico, dar una estimación de sus resultados del primer semestre; la razón real, tratar de tranquilizar al mercado, nervioso por los movimientos de los CDS, de la deuda y de la acción.

Liquidez

En la conferencia, el nuevo consejero delegado dio varias cifras positivas sobre la evolución del negocio, pero hizo saltar las alarmas en la comunidad inversora. Fuentes presentes en la presentación explican que Seage reconoció que la liquidez reportada de unos 3.000 millones por la compañía no es real. Desde la compañía señalan que el consejero delegado reveló que unos 1.400 millones de tesorería están asociados a pagos de proveedores y aproximadamente otros 250 millones también están bloqueados, por lo que quedan aproximadamente unos 1.300 millones disponibles. 

A esto se añade el hecho de que el bono de 375 millones que vendió en abril no se ha utilizado para repagar otro como se había anunciado en un principio, a lo que se añade que Seage avisó de que no sería conveniente que se produjera esa amortización en este momento. Una portavoz de Abengoa matiza que el directivo anticipó que, aunque no fuera en este momento, el dinero de ese bono se utilizar para cancelar el otro a lo largo de este año. Con todo, los analistas consultados ven este movimiento como una prueba de los problemas de caja de la empresa. 

Así, las órdenes de ventas se agravan en el mercado de deuda y esos bonos con vencimiento en 2020 ofrecen una rentabilidad del 12%, cuando a finales de junio se situaba por debajo del 7%. 

El consejero delegado, Santiago Seage, achacó ayer la caída en bolsa a especulaciones con los seguros de impago de deuda (CDS), que cubren la diferencia de garantías que existe entre los bonos high yield -alto rendimiento- y los canjeables o convertibles. Fuentes de varias casas de análisis avisa de que la realidad es que la propia compañía ha fomentado el uso de estos derivados, en la práctica muy ilíquidos y que pueden implicar fuertes movimientos especulativos en la deuda. Así ocurrió con la deuda española en 2010.

¿Qué se anunció ayer?

Para evitar que esta situación persista, la compañía decidió ayer igualar las garantías para los bonos sénior y los convertibles, con el objetivo de que los inversores “no tengan oportunidades para hacer cosas injustas” con los CDS. Esto supone en la práctica elevar en el orden de prelación la calidad los bonos convertibles y canjeables en detrimento de la deuda sénior, explican analistas. De ahí el fuerte castigo a a su deuda de máxima calidad. 

Varios analistas advierten que en todo caso las explicaciones fueron confusas y que no se clarificaron  las consecuencias de unificar las garantías de toda sus deuda. Ni siquiera se dieron cifras actualizadas de la deuda de la compañía, pese a que Abengoa está en un proceso de fuerte reducción del pasivo con un programa de ventas.

Así, la deuda corporativa –que tiene como garantía a la matriz– se situaba a cierre de marzo en 2.556 millones de euros, mientras que su pasivo total, incluyendo el asociado a proyectos, sumaba 6.606 millones. 

Cifras de negocio

Santiago Seage señaló que la facturación del primer semestre del año se situaría entre 3.375 y 3.400 millones de euros, un 3% más que en el mismo periodo de 2014, y que el ebitda repuntaría un 9%, hasta los 640 o 660 millones. 

Banco Sabadell asegura que el segundo semestre de la compañía de ingeniería y negocios de energías renovables deberá ser muy positivo para cumplir con las estimaciones del mercado y destaca que “en el turno de preguntas y respuestas [de ayer] se pudo confirmar que el mercado continúa preocupado con los vencimientos de deuda de 2016 y la disponibilidad real de liquidez”.

Normas
Entra en El País para participar