Industria y construcción generan ya la mitad de la nueva ocupación

Producción de coches, calzado y energía, los motores del empleo

La ocupación en actividades inmobiliarias se dispara un 24,5%

Producción de coches
Producción de coches REUTERS

El empleo ha crecido en 513.000 personas en el último año, según acaba de publicar la Encuesta de Población Activa correspondiente al segundo trimestre de este año. Pero ¿cuáles son las ramas de actividad en las que más empleo se ha creado? ¿Es tan precaria toda la nueva ocupación que se está generando como denuncian algunos partidos de la oposición y los sindicatos? ¿Qué mide la calidad del empleo? Quienes critican los nuevos contratos argumentan que el sector en el que más se ha incrementado el número de ocupados es el de servicios, con 247.900 puestos más, caracterizado por la estacionalidad de la temporada turística. Sin embargo, en el último año, más de la mitad del empleo generado (el 52%) lo aglutinan la industria y la construcción, donde la temporalidad no es tan significativa.

Tomando como referencia el segundo trimestre de 2013, mínimo cíclico desde el que comenzó a crearse empleo, la industria ha generado más de la mitad de todos los nuevos puestos de trabajo de ese periodo de dos años, según los datos proporcionados por Estadística. Y dentro de la industria, la fabricación de cuero y calzado ha sido la rama que más ha visto aumentar su cifra de ocupados, con 24.800 puestos de trabajo más (un 67,57% superior a la de 24 meses antes).

Le sigue la energía, con un 30%de crecimiento, y la fabricación de vehículos de motor, con un aumento del 17,18% (32.300 nuevos ocupados). Este último repunte ha hecho que el nivel de ocupación del automóvil se sitúe ahora en niveles de 2008, con un total de 220.300 ocupados, y reafirma el dato conocido durante el mes de junio, cuando las matriculaciones aumentaron casi un 24%. El mismo crecimiento que en la fabricación de coches se ha dado en la industria química, dentro de la cual destaca la fabricación de productos farmacéuticos. Metalurgia y fabricación de muebles son otras de las ramas que registran los mejores números.

Precisamente relacionado con la producción de muebles, destaca también la mejora contabilizada por la contratación en las actividades inmobiliarias, que sube un 24,5%, con 21.100 trabajadores más que hace dos años. Un dato que es consecuencia directa del aumento de las ventas y el alquiler de vivienda.

Otro de los subsectores que ha visto notablemente aumentar los puestos de trabajo ha sido el de las actividades relacionadas con las agencias de viajes y los operadores turísticos, que a finales de junio contaban con 23.100 nuevos trabajadores más, lo que supone un alza del 45%. Este aumento se explica por el momento en el que se encuentra el sector turístico, a las puertas de un nuevo récord tras haber recibido 29,2 millones de visitantes extranjeros durante el primer semestre del año.

El tirón del turismo explica en gran medida que el sector servicios siga siendo uno de los principales motores del empleo. De hecho, todos los subsectores de esta rama registran ya más ocupados que en 2013, excepto la educación y la información y comunicaciones, las únicas actividades que han visto disminuir su empleo en un 2% y un 1% respectivamente, con casi 30.000 puestos destruidos entre ambos.

Por el contrario, hay 165.100 empleados nuevos en la hostelería, un 12,21% más, 54.700 en las actividades profesionales, científicas y técnicas, y 51.800 en actividades administrativas y auxiliares.

La construcción tampoco se ha quedado atrás y, después de haber sufrido el mayor ajuste de la historia reciente, el empleo crece a tasas del 5,67%, con 58.700 puestos de trabajo nuevos respecto a dos años atrás. Aún así, la cifra total de empleados de esta actividad es hoy todavía la mitad que en 2008, justo antes de que estallara la burbuja. Ahora, la construcción de edificios es la que más ha hecho aumentar la ocupación, con una subida del 14,11% (50.400 puestos de trabajo creados). Sin embargo, todos los expertos vaticinan que por mucho que se recupere la compraventa de casas, el sector no volverá a registrar las tasas de actividad y empleo que llegó a tener hasta 2007, puesto que vender las casas ya hechas no genera empleo. No obstante, existe margen para que más gente trabaje en la construcción y la economía española necesita que aumente su peso, sin llegar a los excesos del pasado.

Menos temporalidad que antes

La tasa de temporalidad es ahora del 26% de los asalariados. Es decir, uno de cada cuatro empleos por cuenta ajena es temporal. En cambio, antes de la crisis esta proporción era del 33%. ¿Qué ha pasado con estos contratos en los últimos años? El número de empleos temporales comenzó a disminuir con el inicio de la recesión, debido a que las empresas que se vieron obligadas a reducir sus plantillas comenzaron despidiendo a aquellas personas cuyo contrato era eventual. El mínimo se alcanzó al inicio de 2013, con un 22,7% de empleo temporal. Justo a partir de ese momento, cuando la ocupación comenzó a crecer, esta tasa volvió a aumentar debido a que los primeros contratos que las empresas realizan a sus trabajadores suelen ser temporales.

En cuanto al tipo de jornada del nuevo empleo, todos los puestos creados en el segundo trimestre de 2015 lo fueron a tiempo completo, y si tomamos como referencia el mismo trimestre del año anterior, no solo ha aumentado esta clase de contratos, sino que disminuye el saldo de los de tiempo parcial. Así, la tasa de parcialidad de abril a junio se situó en un 15,8%, y disminuyó con respecto al año anterior, cuando alcanzaba 16,4%. Se trata de una buena señal con respecto a la calidad del empleo que se está creando, pues es la primera vez que disminuye esta tasa intertrimestral desde el inicio de la crisis. Por lo tanto, un análisis de la duración del contrato y su jornada hace pensar que en lugar de aumentar la precariedad del empleo, como ocurrió al principio de la recesión, ésta parece estar dando un respiro, ya que cede la tasa de temporalidad y se firman más contratos a tiempo completo.

Normas