La nueva propuesta recorta hasta un 20% los salarios

Los empleados de banca estudian ir a la huelga ante el nuevo convenio

Los empleados de banca estudian ir a la huelga ante el nuevo convenio

Los ánimos vuelven a caldearse en el sector financiero. A las jornadas de protesta y los parones convocados en los últimos años contra los ajustes de plantilla de distintas entidades, inéditos en un sector en que las buenas condiciones de empleo y despido habían garantizado tradicionalmente la paz social, podría seguirles ahora una escalada protestas que culmine en una huelga sectorial.

Así lo advirtieron este jueves desde CC OO, sindicato mayoritario del sector, avanzando que ya preparan un calendario de movilizaciones que arranque en septiembre para protestar contra las nuevas condiciones laborales que las patronales financieras buscan implantar.

CC OO denuncia que tanto en la negociación del nuevo convenio de bancos como en la del de cajas, las patronales han planteado dar más peso al salario variable, ligado a objetivos, respecto al sueldo fijo.

“Quieren convertir el sector en un grupo de vendedores a comisión. La gente, para sacar su salario, va a tener que colocar lo que sea y como sea”, alertaba este jueves Juan José Giner, secretario general del sector financiero de CC OO, recordando que estas prácticas han sido las que más han “afectado a la reputación del sector” en los últimos tiempos. “Están diseñando un sector low cost para todos los trabajadores y también para los clientes”, remachó.

En esta línea, denunció Giner, la Asociación Española de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) han puesto sobre la mesa la eliminación de los pluses de antigüedad y la congelación de las pagas ligadas a beneficio, lo que considera un duro golpe para los empleados del sector.

En concreto, el sindicato estima que a medio plazo estas medidas supondrían una rebaja salarial de entre el 10% y el 20%. Las patronales, critica, también buscan rebajar de 22.000 a 17.000 euros el sueldo de entrada que perciben los nuevos empleados en el sector.

Cuenta atrás

Las movilizaciones anunciadas por el sindicato para septiembre, que también contempla llevar a cabo UGT, responden según las centrales a la negativa de AEB y CECA a suavizar estas premisas y a lo acuciante del calendario. Los últimos convenios del sector financiero cubrían hasta el pasado 31 de diciembre y la reforma laboral del Gobierno limita a un año el periodo de ultraactividad en el que pueden seguir vigentes.

Las partes tienen por tanto hasta finales de 2015 para consensuar un nuevo marco laboral. De no lograrlo, la normativa facilita a las empresas la imposición de su criterio aunque sus trabajadores se opongan.

Como consecuencia, la cuenta atrás corre rauda en unas negociaciones que ya se han interrumpidohasta después de verano en el caso de la banca y que solo protagonizarán una reunión más, la próxima semana, en el caso de las cajas.

Oxígeno para las rurales

En el caso del convenio de cajas rurales, las partes han llegado a un acuerdo esta semana para alargar la ultraactividad hasta mediados de 2016, dando mayor margen a los negociadores. Una solución que los sindicatos han planteado también a AEB y CECA, que no han contestado aún.

Desde el entorno sindical asumen que las patronales se negarán porque les conviene imponer sus condiciones sin el riesgo de que el resultado de las elecciones generales de finales de año tenga como consecuencia una flexibilización de la última reforma laboral.

El hecho de que los nuevos convenios de banca afecten a un total de 208.000 trabajadores, junto al hartazgo de unas plantillas que han perdido 70.000 compañeros durante la crisis, promete recrudecer la prometida conflictividad laboral anunciada para otoño en un sector que lucha por ajustar costes para recuperar la rentabilidad perdida.

Crece la brecha salarial entre la cúpula y la plantilla

En medio del pulso que sindicatos y patronales mantienen sobre las condiciones laborales que regirán el sector financiero en los próximos años, CC OO arremetió este jueves con datos para demostrar la creciente brecha salarial que se da entre la cúpula de las entidades y sus plantillas. El informe sobre las retribuciones del sector revela que el 20% de los empleados que menos gana solo percibe el 6,5% de los gastos de personal mientras que el 20% que más remuneración percibe acapara un tercio de toda esta partida. Este porcentaje se eleva hasta casi el 45% de los gastos de personal en el caso de las grandes entidades. El documento también recoge que los banqueros mejor pagados perciben de media 132 veces el sueldo que el trabajador con menos salario de la entidad. Hay que tener en cuenta que los empleados con retribuciones más ajustadas reciben unos 22.000 euros al año mientras que solo los presidentes de los 15 mayores entidades financieras del país percibieron 44 millones de euros el pasado ejercicio. El documento también refleja que los dos millares de directivos de estas entidades recibieron más de 1.185 millones en 2014, si bien solo un 21% de este montante correspondió a mujeres, revelan en CC OO, denunciando también la fuerte diferencia que se da entre sexos.

Normas