La demanda nacional dobla en 2015 a la extranjera, que acumula ya 25 meses de menor gasto

Las empresas turísticas descuentan otro año record en España

Turistas desembarcando en Puerto Banús.
Turistas desembarcando en Puerto Banús.

El sector turístico mantiene durante el primer semestre de 2015 la tendencia de recuperación iniciada en 2013 y encadena ya nueve trimestres consecutivos con incrementos de la actividad por encima del 2,3%, según informó ayer en rueda de prensa en Madrid la asociación de empresas de turismo, Exceltur. Durante el segundo trimestre del año, de hecho, el PIB turístico aceleró su ritmo de crecimiento y llegó al 3,8% debido al aumento del consumo nacional, la caída del precio del petróleo y la inestabilidad que se vive en el norte de África. El aumento de la demanda ha repercutido también en el empleo. El 34% de las empresas ha incrementado sus plantillas y, en este último trimestre, se han creado 73.820 nuevos empleos. Además, durante el mes pasado, se intensificó el ritmo de creación de puestos de trabajo hasta un 5%, a diferencia de lo que ocurrió en otros sectores, donde se ralentizó.

Durante este periodo el 57,7% de las empresas turísticas experimentó también un crecimiento de las ventas y el 42,3% de ellas, de los resultados, según la Encuesta de Confianza Empresarial de Exceltur.

Es la recuperación del consumo de los españoles, con un crecimiento del 5%, que se sitúa ya en niveles de 2005-2006, la responsable, en mayor medida, de esta tendencia alcista. En lo que va de año, además, la demanda nacional de pernoctaciones en establecimientos reglados ha crecido más del doble que la extranjera. El turista nacional opta por destinos dentro o fuera del país. En estos últimos, por ejemplo, según el indicador disponible, el gasto ha crecido un 13,3%.

A nivel nacional, la Encuesta de Clima Turístico Empresarial realizada por Exceltur revela un balance positivo de todos los destinos turísticos, aunque mayor en la Comunidad de Madrid y Castilla y León, en el interior, y Andalucía y la Comunidad Valenciana, en la costa. Esto se debe, según Óscar Perelli, director del área de estudios e investigaciones de Exceltur, a que la demanda nacional representa más del 75% del mercado en estas regiones.

“El 60% de los empresarios anticipa una mejora de las ventas en 2015”

Los hoteles urbanos y las empresas de ocio (sobre todo, museos, monumentos y parques de ocio) han sido los subsectores más beneficiados de este aumento del turismo nacional. Por otra parte, los hoteles de la costa han visto cómo frenaba su mejoría y las agencias de viaje y el transporte venden más, pero lo hacen a menor precio. Todo ello lleva a que el indicador de confianza empresarial de Exceltur se sitúe en un nivel de 43 (frente al 37 de abril), el segundo más elevado desde que se realizase por primera vez en 2002.

Las previsiones para este verano también son muy optimistas: “el 60% de los empresarios turísticos anticipa una mejora de ventas con respecto al año pasado y un 45%, una mejora de sus resultados”, citó José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur. La demanda española, caracterizada por su estacionalidad, vuelve a ser la responsable, junto al mercado alemán y al de Reino Unido, favorecido por la depreciación del euro y la solidez de su economía.

Los resultados han llevado a Exceltur a revisar su previsión del crecimiento del PIB turístico en 0,2 puntos porcentuales y situarlo al cierre de 2015 con un incremento del 3,6% respecto a 2014. Dicha cifra se sitúa 0,5% puntos por encima de la previsión del PIB del Banco de España, FMI y analistas privados para la economía nacional, lo que supone que “un año más, el turismo será el principal sector locomotora del país”, subrayó Zoreda.

En cualquier caso, los responsables de Exceltur puntualizan que aún no se han alcanzado los niveles precrisis y “estamos en la senda de la recuperación”. Aunque los españoles viajan más, optan por los productos de menor gasto, lo que ha llevado a un incremento notable de la demanda nacional en el turismo rural, el tipo de alojamiento que más sufrió durante la crisis, y de camping.

Sin embargo, el sector está “preocupado” por la demanda extranjera. A pesar de que se mantiene el incremento de llegadas, en torno al 5% hasta el mes de mayo, protagonizado en su mayoría por ciudadanos franceses (14,8%) e italianos (11,1%), los ingresos que el turista internacional dejó en España hasta abril se quedaron en el 2,6%, según los datos de Banco de España.

Esto supone una reducción de los gastos del 1,9% en el principio de 2015, y una consolidación de una tendencia que se viene experimentando desde abril de 2013 que se debe, sobre todo, a un incremento del turista low cost. La demanda de las compañías aéreas de bajo coste ha crecido un 7,7% este año, frente al 1,7% de las tradicionales, y el alojamiento en viviendas de alquiler, un 20,5%, frente al 3,3% de la oferta reglada. Con estos viajes, los extranjeros gastan una media de 145 euros en vez de los 226 euros que emplearían de utilizar otras aerolíneas y alojamientos regulados, explicó Perelli.

El sector pide una revisión de las nuevas políticas

A las empresas turísticas les preocupa el auge del alquiler a través de plataformas online de viviendas habituales como alternativa a los alojamientos reglados. Y les sorprende la respuesta desigual que están dando las distintas administraciones del país a esta situación. José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur, destacó ayer “la falta de coordinación y de visión de futuro”, poniendo como ejemplo a Cataluña, donde la Generalitat de Cataluña ha propuesto legalizar el alquiler de habitaciones en viviendas particulares, mientras que el Ayuntamiento de Barcelona ha puesto en marcha una moratoria de un año para la concesión de licencias turísticas en la ciudad. “Nos desconcierta que en una comunidad de referencia turística como Cataluña se estén conjugando políticas turísticas críticas, inconexas y contradictorias”, afirmó.

En este sentido, Zoreda considera que el proyecto de ley de la Generalitat “da barra libre para que todas las habitaciones de todos los pisos de Barcelona sean susceptibles de poder ser alquilados a turistas” y el modelo del Ayuntamiento intenta “reconducir”, de mejor o peor forma, la situación de congestión de la ciudad. En cualquier caso, la fórmula de la alcaldesa de Barcelona Ada Colau tampoco convence al sector, ya que genera una “inseguridad jurídica innecesaria” y se podría haber propuesto que los proyectos en marcha continuarán y se estableciera, a partir de ahora, “un periodo de reflexión para analizar cuál es el modelo que más nos conviene en el futuro”. Zoreda criticó, además, que “se coloque en el mismo rasero” a proyectos como el de la reconversión de la Torre Agbar, que no va a contribuir a traer clientes con un nivel bajo de gasto, y teme que las nuevas políticas de Cataluña se tomen como referencia en otras comunidades autónomas.

También se ha mostrado preocupado por la imagen que se pueda estar generando en el extranjero sobre que un país líder turístico como España, de repente parezca que “repudia al turismo”. De hecho, ha declarado que ha recibido consultas del exterior sobre si esta actividad ya no es relevante en el país.

El sector sugiere a las administraciones públicas ante esta nueva legislatura “una profunda revisión y un análisis previo antes de tomar cualquier tipo de políticas improvisadas o con visión de corto plazo que no sean congruentes con lograr el crecimiento sostenible o el modelo que sea más deseable y más derrama de empleo genere”.

Normas