Las necesidades de recapitalización de la banca elevan la cifra

La factura del rescate a Grecia se dispara a 82.000 millones

Imagen de una bandera griega
Imagen de una bandera griega

La factura del posible tercer rescate de Grecia sigue subiendo y ya alcanza los 82.000 millones de euros, según las estimaciones realizadas por la troika (CE, BCE y FMI) como paso previo a la posible negociación de nuevos préstamos. El cálculo previo, en base a las estimaciones del FMI más recientes, rondaba los 62.000 millones de euros. Pero el deterioro económico de los últimos meses y las necesidades de recapitalizar la banca tras el corralito, han vuelto a incrementar la factura.

El desglose de las necesidades de financiación de Atenas hasta 2018 prevé casi 36.000 millones en amortización de deuda, 18.000 millones en intereses, 7.000millones para pagos atrasados, 4.500 millones para establecer una reserva financiera y 25.000 millones para la recapitalización de la banca. Esa factura de casi 90.000 millones se podría rebajar con los ingresos del plan de privatizaciones (2.500 millones) y con el superávit fiscal previsto (6.000 millones), lo que dejaría un agujero de 82.000 millones a cubrir por los acreedores.

Alemania se resiste a que la zona euro asuma todo ese coste. Y en la reunión de ministros de Economía que se celebra en Bruselas el titular alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha planteado como alternativa que Grecia establezca un fondo con activos por valor de 50.000 millones de euros cuya venta permitiría amortizar parte de la deuda. Esa propuesta ha sido difundida por el diario alemán Frakfurter Algemeine Zeitung. El mismo diario asegura que Schäuble ha planteado como segunda alternativa una salida temporal de Grecia del euro, a cambio de recibir ayuda humanitaria. No obstante, fuentes del Gobierno griego aseguran que Alemania no ha planteado esta medida en la reunión del Eurogrupo.

Dos meses más de control de capitales

El ministro de Economía griego, George Stathakis, en un entrevista concedida a la cadena Mega TV, afirmó que el control de capitales decretado el pasado 28 de junio se prolongará al menos dos meses más. El político griego apuntó a la posibilidad de que los bancos reabran sus puertas la próxima semana. No obstante, esta medida estará condicionada a que los dirigentes europeos lleguen a un acuerdo sobre el tercer rescate a Grecia en las próximas horas. El pacto todavía parece algo difícil debido a la falta de confianza que reina entre los ministros de Finanzas de la zona euro.

Stathakis indicó que en el hipotético caso de que las entidades comenzaran a operar, lo harían con restricciones que seguirían afectado a la retirada de dinero en efectivo.

Normas
Entra en El País para participar