El país asiático gana interés para esta industria

El alimento español se vuelve ‘gourmet’ en Corea del Sur

Los grandes almacenes Hyundai se interesan por los productos locales

Directivos de la coreana recorren España para contactar con marcas

Yuseung Kim, responsable de alimentación de los grandes almacenes Hyundai, durante su visita a España.
Yuseung Kim, responsable de alimentación de los grandes almacenes Hyundai, durante su visita a España.

Hyundai es uno de los mayores fabricantes de automóviles del mundo. Pero también es una cadena de grandes almacenes en Corea del Sur. Y precisamente estos últimos han puesto su mirada en España y en su alimentación, para llevarse marcas a sus lineales de gourmet. Dos directivos de la compañía han visitado el país para mantener reuniones con compañías y visitar sus centros productivos.

El grupo de distribución tiene 14 centros dispersos por todo el país, por lo que es uno de los principales actores de su sector. La apertura de sus lineales premium a productos españoles supone “un escaparate estupendo”, según Jaime Palafox director de asuntos económicos e internacionalización de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB).

Centro Hyundai en Seúl.
Centro Hyundai en Seúl.

Precisamente la patronal del sector ha sido la organizadora de la visita de los directivos coreanos, al igual que unas semanas antes habían venido desde la japonesa Aeon y anteriormente con empresas de Brasil, Canadá o Suecia. Próximamente, Reino Unido y Sudáfrica serán los países elegidos. Corea del Sur es uno de los países con más proyección para las exportaciones de la industria de alimentación y bebidas española. El pasado año supuso una facturación de 233 millones de euros, un 86% más que en 2013. Aunque este crecimiento fue excepcional, se espera un aumento anual continuado para los próximos ejercicios de en torno a un 15%.

“Los productos españoles tienen buena imagen entre el consumidor premium en Corea”, explica Yuseung Kim, responsable de la promoción de la categoría de alimentación de Hyundai. “El año pasado introdujimos el aceite de oliva y ha tenido muy buena acogida”, comenta, “por ello desde entonces nos hemos interesado mucho por los productos españoles”.

El pescado gana importancia

Los productos cárnicos de porcino (facturó 103 millones en 2013), el aceite (33 millones) y el vino son los tres productos españoles estrella en Corea del Sur. Sin embargo, según explica Palafox, el pescado está tomando un papel más relevante. Tal es así, que Jeong Hoon, el otro directivo que ha venido a España, se ha dedicado a reunirse con empresas como Aguinaga, propietaria de La Gula del Norte, o Pescanova.

Se prevé que crezcan las exportaciones a Corea un 15% anual los próximos años

Actualmente hay unas 30 marcas españolas ya asentadas en Corea del Sur. Muchas de ellas llegaron gracias a iniciativas como esta, o en las visitas a ferias de alimentación. “Con esta acción queremos incluir productos premium de categorías como zumos, salsas, patatas fritas o gazpacho”, explica Yuseung Kim.

Corea del Sur es una economía que creció un 3,3% en el último año y que ha conseguido doblar el PIB per cápita en 15 años. Esto hace que haya una floreciente clase media que busca nuevos artículos, no solo coreanos. “Los productos españoles están adaptados a la cultura coreana y se ajustan bien a los gustos y necesidades del consumidor”, comenta el directivo asiático.

Palafox comenta que este tipo de viajes sirven, principalmente, para que las empresas extranjeras conozcan mejor la cultura española. “El coreano tiene desconocimiento sobre España al igual que nosotros sobre ellos, lo que hacemos es presentarle el país”, argumenta. Durante los cinco días que estuvieron en España visitaron supermercados, restaurantes, mercados gourmet o centros productivos.

Precisamente conocer los lugares de producción de las empresas de alimentación crean un valor añadido por su “seguridad y tecnología”, como considera Palafox. Además, “la posibilidad de marcar los sectores con los que nos interesa contactar nos es de mucha ayuda”, reconoce Yuseung Kim. “Son una actividad perfecta para conocer el producto, probarlo y conocer su proceso de fabricación”.

Palafox afirma que, para las marcas españolas, llegar a Corea a través de Hyundai y en un posicionamiento de gourmet abre una nueva vía de distribución: la hostelería. “Los dueños de restaurantes buscan muchos productos en estos lineales”, argumenta. De esta forma, además de la distribución en grandes almacenes, las compañías pueden llegar a nuevos lugares. Por otro lado, desde el punto de vista de la coreana “permite diferenciarse con productos de calidad, buena imagen y buena acogida en nuestro país”, según defiende Kim. “Para nosotros es muy buena oportunidad para mejorar”, concluye.

Asia, el destino anhelado para la industria

Corea del Sur tendrá un crecimiento continuado en las exportaciones para las empresas españolas de alimentación y bebidas. En la misma línea, Asia trae buenos augurios para una industria que ha puesto el foco en su plan estratégico en la internacionalización de las compañías.

Los planes de FIAB pasan por lograr que para el año 2020 el 40% de la producción se envíe al exterior. En ello jugará un rol principal la evolución de esta parte del planeta. Los países de la Unión Europea siguen siendo el principal destino de los productos españoles, aunque en los últimos 10 años ha pasado de suponer el 76,1% del total de las exportaciones a caer hasta el 69,5%.

Paralelamente, el continente asiático ha pasado de facturar el 5,7% en 2004 de todas las exportaciones a alcanzar el 10,5% en 2014. Actualmente supone 2.500 millones de euros para la industria de la alimentación y bebidas española. Corea del Sur compone junto con Japón, China y Hong Kong los mercados preferentes en la región.

La industria factura ya en el extranjero 24.000 millones de euros, un 5,9% más que en 2013. Tiene un superávit comercial de 6.015 millones de euros. Los principales destinos de los productos españoles son Francia (17,1% del total), Italia (13,8%), Portugal (12.8%) Reino Unido (6,8%) y Alemania (6,3%). Japón, China y Corea del Sur todavía no alcanzan el 5% del total. El mercado exterior ha sido un chaleco salvavidas para el sector de la alimentación con unos años de caída del consumo interno. Cada vez más, las empresas, a pesar de ser en su mayoría pymes, están enfocando su actividad al extranjero, en busca de nuevos mercados en los que vender sus productos.

Normas