Tribuna

Claves para evitar el caso griego

En estas mismas páginas, en 2010 y 2012, anticipamos la recuperación económica española y la crisis griega, tal y como están sucediendo actualmente. Reformas estructurales (laboral y financiera, fundamentalmente), el papel de las grandes empresas españolas y un nuevo modelo productivo sostenible (TIC) son las claves de la recuperación.

En un ejercicio inédito en Economía, analizamos la contribución al Producto Interior Bruto (PIB) de las grandes empresas españolas, concluyendo que Telefónica, La Caixa, El Corte Inglés, Abertis y Gas Natural Fenosa, y sus sectores de actividad, son los mayores contribuidores netos al PIB español.

La nueva economía española habrá de apoyarse en las Tecnologías de la Información (TIC) para ser sostenible y menos sujeta a los ciclos económicos.

Durante años, los españoles no hemos visto la luz al final del túnel. La crisis económica que comenzó en 2007-2008 ha sido muy larga y todavía sentimos sus consecuencias negativas.

Pero la economía cambió el signo negativo por el positivo en la segunda mitad de 2013 y, desde entonces, no ha dejado de crecer: el 1,4% en PIB en 2014. Primero, el tirón de las exportaciones y, después, el empuje de la demanda interna están propiciando un cambio de ciclo económico por el que España vuelve a crecer.

Las previsiones económicas de organismos internacionales y españoles apuntan a un crecimiento del PIB del entorno del 3% en los próximos tres ejercicios. Y con creación de empleo, reduciéndose la tasa de paro al 20%.

¿Cómo hemos pasado de la noche más oscura, a ver una luz tenue que nos hace ser más optimistas cara al futuro de nuestro país?

Hay dos de los factores esenciales que han propiciado el cambio a mejor. Por un lado, las reformas llevadas a cabo en el trienio 2012-2014. Muchas han sido de calado y han puesto los fundamentos del cambio de modelo hacia una economía más sostenible en el futuro. Por otro lado, el papel de las grandes empresas, que son baluartes y puntos de referencia económico, empresarial y social en nuestro país.

Las Tecnologías de la Información son esenciales. Como establece la Agenda Digital Europea y del Gobierno de España, nuestro país debe dirigirse hacia la economía del conocimiento con un fuerte componente en el PIB, en las empresas y en la vida de las personas de las TIC.

La política económica es importante y los analistas destacan la eficacia de los planes de reformas. Hay, además, un factor esencial que ha ayudado fuertemente a la recuperación: el papel de las grandes empresas españolas, que han abierto camino y de quien dependen cientos de miles de pymes. Destacamos con datos empíricos de estudios: Telefónica, con su apuesta por la transformación digital y la sociedad del conocimiento; La Caixa, con un modelo de banca líder en innovación tecnológica y en responsabilidad social empresarial; El Corte Inglés y sus señas de identidad: calidad de servicio y atención al cliente; Abertis, líder mundial en gestión de infraestructuras. Son solo algunos ejemplos que las pymes –el 99,88% de nuestro tejido empresarial, según la Radiografía de la Pyme de Sage España– pueden seguir para triunfar.

Es menester destacar el papel que juegan las Tecnologías de la Información en la transformación del modelo productivo del país hacia uno más sostenible y menos sujeto a las crisis económicas. Sobre Grecia, con datos de nuestros estudios, predijimos –en 2010 y 2012–, anticipándonos a lo que está sucediendo en estos momentos: “Hay situaciones que recuerdan a Grecia: acaba de recibir el dinero del segundo rescate de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional. Sobre el papel, el ratio de la deuda de Grecia sobre su Pib se reduce del 160% al 120%. Con esos números, los expertos en economía no se sienten aliviados. Y no reparo, para nada, en los informes publicados por las agencias de calificación de riesgo crediticio Fitch, Standard & Poors y Moody’s, que dan por descontado que, a pesar del rescate, el estado heleno está en quiebra, en bancarrota. Es decir, que, dentro de poco, hará falta un tercer rescate, puesto que la alternativa es –simple y llanamente– mostrar a Grecia la puerta de salida de la Zona Euro y de la Europa de los Veintisiete”. El tiempo nos ha dado la razón. Ahora hay que evitar poner en riesgo nuestra incipiente recuperación.

Jorge Díaz-Cardiel es Socio Director de Advice Strategic Consultants. Autor de ‘Recuperación económica y grandes empresas’

Normas
Entra en EL PAÍS