La multinacional revisa su negocio de 'smartphones'

Microsoft despedirá a 7.800 trabajadores tras fracasar en su apuesta por el móvil

Satya Nadella, CEO de Microsoft.
Satya Nadella, CEO de Microsoft. Reuters

Microsoft anunció ayer que va a eliminar hasta 7.800 puestos de trabajo, el 6% de su plantilla, en el contexto de una reestructuración de su negocio de teléfonos inteligentes, que supondrá la asunción de una carga extraordinaria de 7.600 millones de dólares (6.910 millones de euros) en relación con los activos de Nokia Devices adquiridos en 2014, además de hasta 850 millones de dólares (773 millones de euros) adicionales por los costes de la reordenación, según informó la multinacional.

Ese deterioro contable en la adquisición de Nokia, cuya compra se cerró en abril de 2014 por 5.440 millones de euros en efectivo, es la prueba de que el negocio de smartphones de Microsoft no ha alcanzado las expectativas. El recorte llega poco después de que Stephen Elop, ex consejero delegado de Nokia y considerado uno de los artífices de la venta de la firma finlandesa a Microsoft, abandone el gigante del software.

MICROSOFT 107,28 2,20%

La reestructuración anunciada siembra nuevas dudas sobre el futuro de los móviles de Microsoft y el ecosistema Windows en el entorno móvil. Un ámbito dominado por Google, con su sistema operativo Android, y Apple, con iOS. En este sentido, Nadella ha hablado de los nuevos planes de la compañía: “Estamos pasando de una estrategia basada en hacer crecer un negocio de smartphones independiente a una en la que el objetivo es crear un vibrante ecosistema Windows que incluye a nuestra principal familia de terminales. A corto plazo”, continuó el directivo, “lo que haremos será manejar un catálogo de smartphones más pequeño y enfocado mientras retenemos la capacidad de innovar en movilidad a medio plazo”. Nadella insistió en que su decisión sigue los recientes movimientos de la compañía para alinear mejor sus prioridades.

Microsoft expresó su confianza en que las acciones asociadas al anuncio de esta reestructuración sea completadas sustancialmente a finales del presente año y completamente al cierre del ejercicio fiscal de la compañía, que ofrecerá más detalles de las cargas asumidas junto a la publicación de las cuentas del cuarto trimestre fiscal de la firma el próximo 21 de julio.

Asume pérdidas por Nokia

Nadella comunicó a la plantilla los nuevos planes de la firma en el negocio móvil a través de e-mail. No es la primera vez que la empresa hace una reestructuración. De hecho, la compañía, que tiene una plantilla global de 118.000 empleados, ha eliminado 18.000 puestos de trabajo en el último año, pero lo que sí es nuevo en esta ocasión es que la firma asume pérdidas por la compra de Nokia. Y es que lejos de ganar cuota de mercado en smartphones desde la adquisición de esta empresa, Microsoft la ha perdido. Según Efe, unos 2.300 de los nuevos despidos se producirán en Finlandia.

Normas