El sindicato pide que el complemento a las pensiones de las madres se pague con impuestos

CC OO critica el “vacío de cobertura” de la protección social

Jubilados en una boca de acceso al metro de Madrid.
Jubilados en una boca de acceso al metro de Madrid.

El sindicato Comisiones Obreras presentó ayer una segunda edición del análisis anual que realiza sobre el estado del sistema de protección social español. El balance global continúa siendo positivo, es decir que España puede seguir presumiendo de ser uno de los países avanzados con un mejor sistema de protección social. Sin embargo, la crisis y, sobre todo, las políticas de recortes del gasto público, han tenido como consecuencia un “serio debilitamiento de todos los sistemas de protección social que existen en España”, según denunció ayer el secretario de Protección Social de CC OO, Carlos Bravo.

En este sentido, criticó que fruto de esos ajustes, estos mecanismos de protección, empezando por las pensiones y terminando por el sistema de dependencia, se encuentran en una situación de “vacío de cobertura”.

En materia de pensiones, el sindicato mostró su preocupación por dos circunstancias. Por un lado, la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas, que cifró en un total del 3,8% acumulado. Por otro, recordó el constante uso que se está haciendo del Fondo de Reserva de las pensiones para pagar, entre otros conceptos, la extra a los pensionistas. Calificó como preocupante que su dotación llegara a alcanzar los 79.000 millones, mientras que ahora apenas alcanza los 40.000 millones.

Por este motivo, Bravo insistió ayer en que el nuevo complemento que el Gobierno ha anunciado que pagará a las mujeres que se jubilen a partir de enero por el hecho de haber sido madres “debería ser financiado con los impuestos y no con las cotizaciones a la Seguridad Social”. Además, sobre este asunto CC OO criticó que la propuesta del Ejecutivo parece haber sido fruto de una elaboración apresurada, ya que excluye a la mayor parte de las madres de la generación del baby boom, no tiene en cuenta otras formas de familia como las monoparentales y “presenta muchas lagunas de equidad”.

En su estudio, el sindicato también puso de manifiesto la preocupante situación de los parados que ya no cobran ninguna clase de prestación ni subsidio o la tendencia claramente menguante de los presupuestos de sanidad en los últimos años.

En materia de asistencia a la dependencia, Bravo dio las cifras que avalan el desfase que existe entre los dependientes reconocidos y aquellos que reciben realmente una prestación o atención específica. En teoría, el sistema debería atender a 1,2 millones de personas, aunque de manera efectiva solo se encargaba a finales del año pasado de 745.000.

Normas