Breakingviews

El petróleo, en un mercado a la baja

El precio del petróleo está atrapado en un mercado a la baja por debajo de los 60 dólares. El 6 de julio, el crudo Brent cayó más del 6% a raíz de las preocupaciones sobre Grecia y la perspectiva de un acuerdo nuclear en Irán. Este último tiene un impacto mucho más grande, aunque tardío. El petróleo se estabilizó el 7 de julio hasta justo por debajo de los 57 dólares el barril, pero puede que muchos otros factores también mantengan los precios a raya.

Por un lado, la fuerte caída parece exagerada. Es cierto que el resultado del referéndum griego ha aumentado las probabilidades de su salida de la zona euro, pero los mercados de acciones y bonos recibieron la noticia con calma relativa.

Las exportaciones de crudo de Irán se han reducido casi a la mitad desde las sanciones de 2011 y 2012

Más crítica es la culminación de las negociaciones entre Irán y las potencias occidentales para frenar su programa nuclear y acabar con las sanciones. Las exportaciones de petróleo de Irán casi se han reducido a la mitad desde que se le impusieran sanciones en 2011 y 2012, según la Administración de Información de Energía de Estados Unidos. El regreso de alrededor de un millón de barriles de petróleo al día podría sumar alrededor de un 1% a los suministros. Sin embargo, el acuerdo de Irán no es inesperado y haría falta tiempo antes de que Irán pueda empezar las exportaciones.

¿Entonces por qué la fuerte reacción? El Brent está bastante por debajo de la cerca de 68 dólares que alcanzó en mayo. El mercado tiene otras preocupaciones. Mientras que las fuertes caídas en el mercado de valores de China ocupa los titulares, la desaceleración de la economía del gigante asiático es la preocupación fundamental allí.

La producción de shale de Estados Unidos también está resultando ser más resistente de lo esperado. Los menores costes de perforación y bombeo, entre otras eficiencias, han empujado el umbral de rentabilidad del shale hasta alrededor de 60 dólares, calcula Goldman Sachs. Puede que aún haya espacio para más eficiencia, y eso solo hará que Arabia Saudí esté aún más decidida a bombear tanto petróleo como sea necesario para mantener la cuota de mercado como jefe de la OPEP. Lo más probable es que los precios del crudo sigan siendo tenues.

Normas