Por el cocinero de La Tasquita de Enfrente

Llegan los bocatas canallas a Madrid

Bocata de sardinas Frinsa con cebolleta.
Bocata de sardinas Frinsa con cebolleta.

Los dominios gastronómicos de Juanjo López en la calle Ballesta se van ampliando. Además de la Tasquita de Enfrente, uno de los referentes culinarios madrileños, que no defrauda con la cocina, acaba de abrir dos números por delante, otro local, El Porrón Canalla, mucho más informal que la casa madre, que en apenas un mes, y sobre todo los fines de semana, se llena.

“Somos canallas, pero nuestros bocatas tienen nombre y apellidos”. Tras esta declaración de intenciones se encuentran Juanjo López, y los proveedores de productos de alta gama, como son las conservas Frinsa, los ibéricos de Arturo Sánchez y el pan de Viena La Baguette. Ellos son los que ponen los ingredientes en El Porrón Canalla, una bocadillería con mucha miga.

Bocadillo de tortilla con pimiento.
Bocadillo de tortilla con pimiento.

Los bocadillos son los protagonistas, donde no hay que dejar de probar el de tortilla de huevos camperos con pimiento verde y una salsa canalla; o el bocata de calamares, de verdad; o el de pepito de ternera. También hay bocalatas, por ejemplo, de mejillón con patatas, de sardina con cebolla o de ventresca con pimiento rojo. Se trata de una vuelta al bocadillo de toda la vida. Además de los bocatas, el otro protagonista es el porrón, de cerveza o de tinto de verano. Precio medio: 15 euros.

A unos metros de distancia: La Tasquita de Enfente, un local con medio siglo de vida, que inició Serafín López Gaona, padre del actual propietario, quien se sumergió en esta aventura dando de comer a la parroquia de estas calles colindantes a la Gran Vía madrileña. Desde hace ya 15 años es el hijo, Juanjo, quien se ocupa del negocio familiar, siguiendo las mismas directrices heredadas de su progenitor:el respeto por el recetario tradicional.

El año pasado, La Tasquita de Enfrente acometió un profundo lavado de cara, en sintonía con los gustos estéticos actuales, eso sí, sin perder la esencia y los signos de identidad que siempre le han acompañado, así como los cuadros de la colección de su propietario, un chef inquieto y cultivado en el arte y en la música clásica. Lo que sigue intacta es la cocina, donde el producto, y aquí es cierto, es el verdadero protagonista, sobre todo en los primeros platos que, según asegura, son los más difíciles de preparar en casa. No faltan en la carta, aunque cada día sorprende con algún plato nuevo dependiendo de lo que el proveedor le ofrezca, la ensaladilla que combina con ingredientes de temporada, o las zamburiñas, los ya clásicos callos Gaona, al estilo del padre. También hay Carmencitas, a medio camino entre las croquetas y los buñuelos, las sardinas morunas o el pulpo a la soriana. Los pescados son del día, y otro clásico es la hamburguesa de solomillo, foie y fruta.

De la sala y de la rica bodega se ocupa Abraham Maciñeiras. Precio:60 euros.

La Tasquita de Enfrente: calle Ballesta, 6. Madrid.

El Porrón Canalla: Ballesta, 2. Madrid.  Teléfono 915 325 449.

Normas