Breakingviews

Las lecciones de Heathrow

Tras al menos seis años de acalorado debate, un panel designado por el gobierno británico ha apoyado la idea de una tercera pista para el aeropuerto más grande de Londres. China ha construido 44 nuevos aeropuertos en ese tiempo. El enfoque deliberativo de Reino Unido tiene ventajas, pero ahora es hora de actuar.

Para un observador, digamos, en Pekín, el proceso puede parecer ridículamente pintoresco. El debate sobre si se debe añadir una nueva pista en Heathrow ha durado más de lo que cualquiera puede pensar justificadamente necesario. Y aún no hay una respuesta definitiva, ya que la decisión final recae en el Gobierno.

Dicho esto, el método británico puede ser visto como un triunfo de la democracia. Casi todo el mundo tiene algo que decir. El medio ambiente es un factor, como el ruido y las amenazas a la vida silvestre. Es mucho mejor que lo que ocurre en muchos mercados en desarrollo, ya que al enfoque de un planificador central puede faltarle la rendición de cuentas.

Por el contrario, el debate abierto ha mostrado que todos necesitan la capacidad aeroportuaria adicional. El informe de 342 páginas convence, pero se puede entender con más fuerza a través de la experiencia personal. Utilice Heathrow vez y tendrá claro que la demanda supera a la oferta.

Es probable que la economía de Reino Unido crezca mejor si la gente puede entrar y salir con más facilidad, desde y hacia más lugares. El informe cifra los beneficios económicos en 147.000 millones de libras (207.000 millones de euros). Es cierto que el tamaño de los datos y la duración involucrada implican que no es más que una guía. Pero después de haber sido publicado y reeditado en varias iteraciones, la conclusión general ha sido probada en el crisol de la opinión pública.

La decisión es casi perfecta. La opción final –construir una tercera pista en Heathrow, al noroeste de las dos pistas existentes– es más cara que las otras dos ideas que no fueron elegidas. Los problemas de ruido y de carbono no van a desaparecer. Ha llegado el momento de dejar de hablar y empezar a hacer.

Normas