De aquí a finales de 2015, Atenas tiene que desembolsar unos 17.100 millones

¿En manos de quién está la deuda griega?

La cantidad adeudada por Grecia alcanza los 242.800 millones de euros, según Reuters

Alemania es su mayor acreedor.

Una mujer camina junto a un grafiti en el que se puede leer "FMI vete a casa, corta la deuda" en Atenas.
Una mujer camina junto a un grafiti en el que se puede leer "FMI vete a casa, corta la deuda" en Atenas. EFE

Esta medianoche Grecia tenía que haber reembolsado 1.650 millones de euros al Fondo Monetario Internacional. El monto provenía de la suma de cuatro desembolsos que Atenas solicito agrupar para pagarlos a fin de mes.

Si el impago no supera los seis meses, el Fondo lo considerará un simple retraso. Es decir, una mora. No un impago. Está por ver qué pasará con el reembolso de 452 millones previsto para julio. El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, no se ha pronunciado al respecto.

La institución multilateral dirigida por Christine Lagarde es uno de los tres principales acreedores de Atenas, pero quiénes son los otros y a cuánto asciende la deuda griega.

La cantidad adeudada por Grecia alcanza los 242.800 millones de euros, según los cálculos realizados por Reuters a partir de datos oficiales. Alemania es su mayor acreedor.

Esta cifra incluye los préstamos que Grecia ha recibido en los rescates de 2010 y 2012, algunos de los cuales ya se han reembolsado; los bonos emitidos por el Estado griego y que están en manos del BCE y de otros bancos centrales; y la deuda que poseen los inversores privados, 38.700 millones de euros.

Esta última era mucho más elevada, pero sufrió una quita del 53% en marzo del 2012, después de que el Gobierno griego y el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés), que engloba a los 450 mayores grupos financieros del mundo, llegaran a un acuerdo.

Además, el Gobierno griego ha ido emitiendo letras del Tesoro a corto plazo por valor de 15.000 millones, el tope máximo impuesto por el BCE. Los bancos griegos han adquirido la mayoría de ellos.

Por acreedores, la deuda griega se distribuye de la siguiente manera:

1. Fondo Monetario Internacional: otorgó 20.100 millones a Grecia en el primer rescate. En el segundo prometió entregar una contribución de 28.000 millones. De estos, 16.300 millones tienen como fecha de entrega marzo de 2016, pero están condicionados a que Atenas cumpla con éxito el programa de ajuste económico. Los préstamos más antiguos tienen un interés del 3,5%.

2. Banco Central Europeo: el organismo dirigido por Mario Draghi posee 18.000 millones en bonos griegos.

3. Los países de la eurozona: en el primer rescate los estados que comparten la moneda común aportaron 52.900 millones. La mayor parte correspondió a Alemania, con 15.165 millones, seguida de Francia, con 11.388 millones. España contribuyó entonces con 6.650 millones. En el segundo rescate fue el Mecanismo Europeo de Estabilidad el encargado de prestar 141.800 millones a las arcas griegas.

Este mecanismo, creado en octubre de 2012 como cortafuegos ante la crisis para financiar los rescates de países socios en apuros, se diseñó con un reparto del capital en la misma proporción del pactado en la creación del Banco Central Europeo.

Así, a España le correspondió el 12,75% de esa segunda ayuda a Grecia, mientras que el primer gran acreedor volvió a ser Alemania, que asumió el 29,07% de la financiación, seguida de Francia, con el 21,83%.

Los países de la eurozona han extendido los vencimientos de sus préstamos de 15 a 30 años y han reducido sus tasas de interés a 0,5 puntos por encima del coste de endeudamiento.

Esta medianoche acabó el plazo para la extensión del segundo rescate: 1.800 millones. Ante la imposibilidad de que esto se produzca, el Ejecutivo griego ha pedido un tercero, dentro del cual debería de incluirse una renegociación de la deuda. Está aún por ver qué ocurrirá con los fondos pendientes de desembolso del segundo rescate.

Desde que se desatará la crisis griega hace ya cinco años la deuda del país heleno ha ido aumentado hasta suponer un 180% de su producto interior bruto. De aquí a finales de 2015 tiene que desembolsar unos 17.100 millones a sus diferentes acreedores. Nadie sabe qué pasará.

Normas