La convocatoria de Tsipras es un órdago a la zona euro

Grecia convoca una consulta popular sobre las últimas condiciones del rescate

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, saluda a los periodistas antes de entrar a la reunión del Consejo de Ministros.
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, saluda a los periodistas antes de entrar a la reunión del Consejo de Ministros. REUTERS

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, anunció anoche la convocatoria de un referéndum sobre las condiciones del rescate exigidas por la troika (CE, BCE y FMI).

La consulta, que se celebrará el 5 de julio, abre un periodo de incertidumbre en el que podría producirse un corralito a partir del lunes, un impago al FMI el martes y una situación de emergencia si el BCE recorta el apoyo a la banca griega.

Tsipras anunció la convocatoria tras un Consejo de Ministros extraordinario celebrado a su regreso de Bruselas. En la capital europea, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, se reunieron en la mañana del viernes con Tsipras y le cursaron una última oferta, que pasaba por liberar nuevos préstamos (hasta 15.000 millones de euros) a cambio de que Atenas aceptase el ajuste presupuestario, las subidas de IVA y los recortes de pensiones reclamados por la troika.

Tsipras advirtió tras la reunión que "la UE se basa en la solidaridad, la democracia y el respeto mutuo, no en el chantaje ni en los ultimátums".

Gabinete de crisis

La reunión del Eurogrupo (ministros de Economía de la zona euro) prevista para hoy se convertirá así en un gabinete de crisis, que deberá preparar el blindaje para evitar el contagio de posibles turbulencias, en particular, las que puedan afectar a países considerados vulnerables, como España, Italia o Portugal. Fuentes europeas aseguran que la zona euro desplegará todas las defensas necesarias, bien a través del BCE o del fondo de rescate (MEDE).

Precedente

En 2011, el entonces primer ministro griego, Georges Papandreu, ya intentó convocar un referéndum sobre las condiciones del segundo rescate. La canciller alemana, Angela Merkel, y el entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy, amenazaron a Papandreu con que la victoria del 'no' a la consulta significaría la salida de Grecia del euro. Papandreu renunció a convocarla y dejó el puesto a un Gobierno tecnócrata dirigido por Lucas Papademos, exvicepresidente del BCE.

La consulta del próximo 5 de julio también podría tener consecuencias drásticas para la continuidad de Grecia en el euro, sobre todo si, como parece probable, el Gobierno de Tsipras defiende el rechazo de las condiciones planteadas por la troika.

El rescate actual expira el 30 de junio y no está claro si la zona euro y Atenas aceptarán prorrogarlo a la espera del resultado del referéndum. Tampoco se sabe si Grecia dispone de recursos suficientes para hacer frente el 30 de junio al próximo vencimiento de deuda con el FMI, que asciende a 1.500 millones de euros. Atenas podría renunciar a pagar ese plazo y entrar en mora, una situación en la que solo han incurrido algunos países (como Haití, Congo o Zimbabue) en los momentos más dramáticos de su historia.

Los siguientes vencimientos importantes para Atenas llegarán en julio y agosto, con pagos de deuda de 6.700 millones al BCE. En este caso parece imposible que Grecia pueda pagar si no recibe nuevos préstamos de sus socios de la zona euro.

Normas