Dice que regularlo afloraría 800 millones de ingreso fiscal

Exceltur carga contra los nuevos alojamientos turísticos

Vivienda de alquiler vacacional ofertada en la plataforma Homeaway.
Vivienda de alquiler vacacional ofertada en la plataforma Homeaway.

El auge de las viviendas de uso turístico en España ha impulsado una batalla de informes sobre su impacto en la economía. Todos los colectivos implicados y afectados por su crecimiento, hoteleros, asociaciones de propietarios de alojamientos de uso turístíco y plataformas web, se hayan puesto manos a la obra para calcular su impacto económico en un momento en el que todas las partes instan a las administraciones a regularlo. El primero de estos informes fue presentado ayer por la Alianza para la excelencia turística, Exceltur. Se trata de un informe realizado por EY en colaboración con Tourism & Law en el que se constata la existencia de más plazas en viviendas de uso turístico en España que plazas regladas. Así, el documento afirma que ya hay 2,7 millones de plazas en viviendas de uso turístico –ya excluidas las viviendas que se repiten en varias plataformas–, mientras que las plazas en alojamientos reglados ascienden a 2,4 millones.

El informe destapa que del total de estas plazas medio millón está concentrado en las dos plataformas con mayor presencia en el sector, Airbnb y Homeaway, y que hasta mayo el crecimiento de llegadas a este tipo de alojamientos ha crecido un 20%, la de los alojamientos reglados solo se ha visto incrementada en un 3%. El vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda, recalcó que se trata de “un negocio claramente lucrativo, con un crecimiento desbordante” y alertó que su actual crecimiento “afectará a la sostenibilidad del sector turístico español, un motor clave y de arrastre de la recuperación económica”. Según el documento, las rentas recibidas por los propietarios de estos alojamientos ascienden a unos 2.054 millones de euros al año.

Exceltur desveló además que, a diferencia de lo que se preveía con el auge del alojamiento colaborativo, no se vislumbra la llegada de un perfil de turista nuevo y que no gasta más dinero que el cliente de oferta reglada en restaurantes y ocio. Así, según el informe, el impacto económico diario total de los turistas que optan por el alquiler vacacional es de 80,4 euros, un 84,8% inferior al de la oferta reglada, que asciende a 146,8 euros. Además, la patronal turística apunta que por cada 100 plazas esta industria solo genera 9,8 empleos, directos e indirectos, frente a los 53,3 de la industria tradicional.

Con estos datos, Exceltur instó ayer a las Administraciones, estatal, autonómicas y locales a realizar modificaciones en el marco legal. Así la patronal cree que se debería eliminar la exención del pago del IVA a las que están sujetas las viviendas de uso turístico y equipararlas al 10% de IVA que pagan los turistas en las diferente tipologías de alojamientos –hoteles, hostales, campings–. Algo que, según Zoreda podría suponer unos ingresos de 367 millones al año para las arcas públicas. Además, alerta que se podría estar produciendo un fraude de 432 millones en caso de que ninguno de los propietarios estuviera declarando sus ingresos, aplicando un tipo medio del 21%.

Exceltur exige la aplicación de los protocolos de seguridad para todos los clientes de este tipo de alojamiento, como ya se hace en la oferta reglada, y pide que se impulse un certificado obligatorio para estos alojamientos, similar al energético puesto en marcha para el alquiler y la compra de casas. Además, solicita la no neutralidad de las plataformas que ofertan estas viviendas –Airbnb, Homeaway o Windu–.

Normas