Breakingviews

Las telecos francesas aún no han colgado

Martin Bouygues ha colgado de golpe el teléfono a su compatriota el multimillonario francés Patrick Drahi. Drahi es el presidente de Altice, cuya filial Numericable-SFR lanzó una oferta de 10.000 mil millones de euros por su rival de menor tamaño Bouygues Telecom, donde Bouygues es presidente. El consejo de administración rechazó la oferta, pero puede que aún haya esperanza.

Probablemente el rechazo no está destinado a forzar un precio más alto. En 14,4 veces el Ebitda del año pasado, la primera oferta es ya generosa. Algunos analistas habían valorado la deficitaria unidad de telecomunicaciones en solo unos 5.500 millones de euros.

El consejo de Bouygues está preocupado por un posible bloqueo del acuerdo por parte del regulador

El consejo está preocupado por un posible bloqueo del acuerdo. El regulador pertinente, probablemente el regulador de la competencia francés, podría examinar la reducción de operadores móviles de cuatro a tres. El proceso puede ser largo y las concesiones onerosas. Numericable-SFR ya está negociando un acuerdo para vender a Iliad algunos activos.

Luego está la política. Haciéndose eco de las preocupaciones del ministro de Economía,Emmanuel Macron, el consejo aseguró que estaba preocupado por los riesgos sociales del acuerdo para proveedores, empleados y clientes. El gobierno francés también tiene la esperanza de que todos los jugadores hagan una oferta competitiva en la próxima subasta de espectro radioeléctrico. Bouygues podría superar los 1.000 millones de euros, según los analistas de Jefferies.

Drahi quizás podría ofrecer una amplia tarifa de ruptura y promesas de mantenimiento del empleo. Pero la primera suma riesgo a la oferta, y la segunda reduce el posible impulso a los márgenes de beneficio.

Si Drahi está dispuesto a poner más dinero y promesas sobre la mesa, Martin Bouygues puede quedarse sin argumentos para vender la unidad de telecomunicaciones, que es su idea original. Pero puede que Drahi no quiera ir tan lejos. Los analistas de Kepler Cheuvreux calculan que la deuda neta de Numericable-SFR se elevaría a 4,1 veces su Ebitda del próximo año si la empresa aumenta la oferta en un 10%, vende activos y reduce algunos costes. Para Drahi, eso es una llamada cara.

Normas