Las horas más bajas de Schäuble

Las horas más bajas de Schäuble

Yanis Varoufakis parecía el eslabón débil del Eurogrupo y probable víctima propiciatoria en la dura negociación entre Grecia y sus acreedores. Pero con el desenlace a la vista, es el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quien ha quedado más desautorizado.

Schäuble no ha podido impedir hoy que el Eurogrupo acepte la última oferta presentada por el Gobierno de Alexis Tsipras, a pesar de que la consideraba claramente insuficiente.

Los ministros de economía de la zona euro han dado su visto bueno preliminar a esa oferta sin esperar siquiera a que la Troika (CE, BCE y FMI) verifique las cifras. Esa señal positiva marca un punto de inflexión en las negociaciones, estancadas hasta ahora por la negativa de Schäuble y otros ministros a aceptar las propuestas de Atenas.

Schäuble ya perdió la batuta de las negociaciones el pasado 1 de junio, cuando la canciller, Angela Merkel, convocó a los líderes de la troika a Berlín sin ni siquiera avisar a su ministro, según algunos medios alemanes. El ministro alemán fue además objeto de duras críticas en la revista Spiegel por gestionar la crisis con excesiva intransigencia.

A lo largo del mes de junio, Schäuble ha ido prediendo protagonismo, relegado por una canciller que ha asumido directamente la negociación. Merkel ha negociado con el presidente francés, con el presidente del BCE, con la directora-gerente del FMI y con el primer ministro griego sin que el ministerio alemán de Finanzas estuviera siempre al corriente de las conversaciones.

La caída del ministro ha continuado y hoy Schäuble vive sus horas más bajas. Su rechazo a la propuesta griega antes de la reunión del Eurogrupo en Bruselas se ha visto desautorizada solo un par de horas después. En 2012 ya soportó una humillación similar, cuando Merkel puso fin a sus estrategia para expulsar a Grecia del euro y demostrar así a los mercados la fortaleza y disciplina de la Unión Monetaria.

Hace tres años, Schäuble encajó el golpe de la canciller. Habrá que ver si lo resiste ahora. De no ser así, Varoufakis podría cumplir pronto su deseo.

El ministro griego dijo que le gustaría enfrentarse dialécticamente con Schäuble en una relación de igual a igual y no de deudor con un acreedor. Varoufakis parece convencido de que en esa situación podría demostrar rápidamente los errores del ministro alemán en la gestión de la crisis del euro. Tal vez puedan librar pronto ese duelo dialéctico.

Imagen: del diario The Guardian.

Comentarios

Sin llegar al extremo de maldad de Richard Widmark, en El beso de la muerte, pero casi, Merkel ha apartado a su ministro de finanzas de un empujón al chiscón de los mostrencos.
Es muy famosa la estrategia del poli bueno y el poli malo en el interrogatorio de un detenido.Si no existiera Schäuble, Merkel se vería obligada a lidiar los toros miura del ruedo europeo.Así Merkel aparece ante los ojos de los alemanes y otros como Mutter Merkel. Aunque llegado el momento también sabe apretar las tuercas.
Normas