Doblará la producción diaria del país andino

Repsol realiza el primer hallazgo de petróleo en Bolivia desde 1992

YPFB, participada por el Gobierno y por Repsol, prevé unos ingresos de 1.500 millones de euros

Foto de archivo de Antonio Brufau, presidente de Repsol, y Evo Morales, presidente de Bolivia.
Foto de archivo de Antonio Brufau, presidente de Repsol, y Evo Morales, presidente de Bolivia.

Evo Morales, presidente de Bolivia, anunció ayer por la tarde el primer descubrimiento de un yacimiento de petróleo en el país andino desde 1992. La balsa de petróleo ha sido encontrada por YPFB Andina, compañía que está participada al 48% por la española Repsol y controlada por el Estado.

El hallazgo anunciado ayer se ha realizado en el pozo Boquerón del Norte, situado en el departamento de Santa Cruz, al este del país. La novedad del descubrimiento es que está compuesto principalmente por crudo de gran calidad y no gas. Bolivia está en una región eminentemente gasística. El nivel de certificación del crudo está en 42 y 43 grados API, escala utilizada en la industria y que mide la densidad del producto respecto al agua.

Según explicó la compañía española, el pozo cuenta con unos recursos equivalentes a 28 millones de barriles de petróleo, lo que equivale a triplicar los actuales recursos líquidos del país presidido por Morales, quien nacionalizó las explotaciones tras su llegada al Gobierno en 2006. El mandatario anunció que se prevén unos ingresos de cerca de 1.700 millones de dólares, unos 1.500 millones de euros.

La compañía público-privada comenzó las perforaciones en 2014. Ha invertido, según informa ella misma, unos seis millones de dólares, unos 5,2 millones de euros. El pozo tiene unos 2.500 metros de profundidad según las exploraciones. En el desarrollo del descubrimiento, YPFB Andina invertirá 200 millones de euros que se destinarán principalmente a la perforación de otros 24 pozos adicionales, que se comenzarán a realizar a partir del primer trimestre de 2016.

El principal atractivo del país reside en que el descubrimiento le permitiría cubrir el 25% de la cantidad de diesel que importa Bolivia. La producción comenzará en 2017, con 5.500 barriles diarios. Las proyecciones que maneja la compañía andina hablan de llegar a los 6.500 barriles cada día en 2019. El sector de los hidrocarburos está nacionalizado en Bolivia desde la llegada de Morales al poder en 2006. Esto se tradujo en expropiaciones de empresas españolas en el país que afectaron también a Red Eléctrica y a Iberdrola, en el sector energético, y a Abertis en infraestructuras.

Repsol cuenta en Bolivia con derechos mineros sobre un total de 26 bloques, cuatro de exploración y 22 de desarrollo. La producción actual de crudo del país es de aproximadamente 5.200 barriles diarios, cifra que se doblaría con este yacimiento en el año 2017, y de los cuales 2.9000 corresponden a campos operados por Repsol.

El descubrimiento anunciado ayer se une al hallazgo de un yacimiento de gas hecho por la compañía presidida por Antonio Brufau hace un mes. El directivo afirmó entonces que sostuvo que nuevamente se demostraba “con hechos y buenos resultados la sociedad” consolidada con el Estado boliviano, al cual considera “un socio estratégico por la importancia del proyecto Margarita-Huacaya para Repsol y sus socios a nivel mundial”.

La compañía anunció entonces junto al descubrimiento que la energética hispanoboliviana planeaba realizar inversiones adicionales por valor de 293 millones de dólares (unos 261 millones de euros) hasta 2018. Con este hallazgo, el país andino anunció que se conseguiría garantizar su exportación a los mercados de Brasil y Argentina. El Gobierno ha anunciado que hará exploraciones dentro de parques nacionales.

Normas