Pese a la reforma, el desarrollo de las renovables es una historia de éxito

España ofrece experiencia, tecnología y alto nivel técnico

Los países árabes quieren más de 18.000 megavatios de renovables para sectores básicos de su economía

España ofrece experiencia, tecnología y alto nivel técnico

Pese a la reforma, el desarrollo de las renovables en España es una historia de éxito. En 2013, la eólica se convirtió en la primera fuente de generación eléctrica, con una cobertura del 21% de la demanda, y este año recupera otra vez su liderazgo. Mientras tanto, la fotovoltaica ha dejado de ser la tecnología más cara para transformarse en la más competitiva, con una reducción de costes del 80% en apenas cinco años.

Luis Polo y José Donoso, portavoces de las patronales eólica y fotovoltaica, respectivamente, explicaron las experiencias y bondades de ambos sectores durante la segunda edición del Foro Económico Empresarial España Países Árabes, organizado por Cinco Días. El encuentro congregó en Madrid a embajadores, secretarios de Estado, patronos de la industria y más de 60 empresarios y delegaciones comerciales de la región del Magreb, Mediterráneo y península arábiga, interesados en atraer capital español.

“El sector eólico abarca toda la cadena de suministro: desde las materias primas hasta la producción de aerogeneradores y tiene dos partes muy diferenciadas, la industria y los generadores. Todo se investiga y se fabrica en España”, explicó Luis Polo, director general de la Asociación Empresarial Eólica, que agrupa a más de 200 compañías, el 90% del sector. España ocupa la tercera posición en patentes eólicas y es el séptimo del mundo, con una potencia instalada de 23.000 megavatios, que llegó a emplear a 42.000 trabajadores en 2007. Hoy, la cifra alcanza solo a 20.000.

El sector eólico aporta el 6% del PIB a la economía española, con una alta inversión en I+D

“Somos un referente. Ese I+D se consigue con más de un 65% de financiación privada y apenas un 15% de subvenciones. Es una energía que ha crecido conforme a los planes que el Gobierno marcó en su día, que ha instalado lo que le pidieron y a la velocidad exigida”, señaló Polo. El recorte de incentivos tras la reforma eléctrica impulsada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha afectado al sector. Pese a esto, su aportación al PIB es del 6% y exporta el 99% de lo que produce. En ello tienen mucho peso las pymes, que se abrigan en torno a las grandes.

España es un país pionero en el fomento de la energía solar. Cuenta con 4.662 megavatios y genera un 44% de las patentes del sector. Este avance ha permitido que las empresas españolas puedan ofertar la fase completa del proceso, con un componente tecnológico importante. “La reducción de costes está provocando unos efectos interesantes en el mercado: cada año se bate un nuevo récord de instalación de potencia nueva: 40.000 megavatios el año pasado, para un total mundial de 117.000. Y la Agencia Internacional de la Energía (AIE) calcula que la fotovoltaica será la tecnología mayoritaria en 2050”, apuntó José Donoso, director general de la Unión Española Fotovoltaica (Unef). Tras la reforma, el 99% de la industria vive del exterior. “Estamos compitiendo con éxito en EE UU, Reino Unido, Italia o Japón”, manifestó.

Apuestas eólica y solar
Representantes empresariales de Argelia y Mauritania manifestaron su interés en potenciar las renovables en sus países para combatir el déficit energético, diversificar su parque de generación y desarrollar sus sectores básicos, como la agricultura y la ganadería. En esta desértica zona, uno de los desafíos es proveer de agua a los cultivos y animales.

Mauritania, en concreto, sacará a concurso 100 megavatios eólicos y 42 fotovoltaicos. “Por nuestras condiciones geográficas, la mayor parte desierto con 12 horas de sol, nos interesa la energía solar. Estamos abiertos a todo tipo de sugerencia, aportación tecnológica y a cooperar con las empresas españolas porque nos entendemos mejor”, expresó un portavoz de la Cámara de Comercio de dicha nación.

El embajardor de Argelia en España, Mohammed Haneche.
El embajardor de Argelia en España, Mohammed Haneche.

En el caso argelino, el Gobierno ha puesto en marcha un programa de renovables de más de 18.000 megavatios solares y eólicos entre 2015-2030, concebido hace cuatro años para producir el 40% de la energía a partir del sol y del viento, con una legislación atractiva y coherente, en proceso de desarrollo. El plan incluye también la solar térmica (2.000 megavatios), biomasa (1.000), cogeneración (400) y geotermia (15), según datos de la Embajada de Argelia.

“Hace falta tecnología, formación y financiación. El enfoque es de cooperación, no solo de aportar dinero. Las empresas pueden constituirse como joint ventures con pymes argelinas y deben pensar en las necesidades de financiación”, indicó uno de los empresarios asistentes.

Por su parte, los patronos de la industria española se mostraron abiertos a la recepción de proyectos, siempre que los Estados árabes ofrezcan facilidades y garantías legales. “El sector eólico está en cualquier mercado donde se llame y donde el Gobierno dé unas facilidades y un marco regulatorio estable. Partimos de nuestra experiencia en España, donde tuvimos una legislación muy buena, pero que ahora ha sido cambiada”, explicó Polo.

Desde la asociación se promueven encuentros sobre experiencias de negocios con embajadas e instituciones comerciales de Marruecos, Egipto, Túnez y Jordania. La Unef se unió también a esta petición. “No nos sirven regulaciones demasiado buenas que después no nos lleven a resultados positivos”, subrayó Donoso, quien ofreció también colaboración técnica y difusión de los concursos en proceso.

Las empresas españolas ofrecen a sus socios capacidad de inversión, conocimiento tecnológico, profesionales cualificados y una disposición natural para trabajar en sus mercados, por sus relaciones históricas y proximidad geográfica. Creen que pueden ser un aliado viable y creíble, con transparencia, profesionalidad y seriedad. “Es una apuesta muy acertada y sus países no pueden quedarse al margen de lo que pasa en el mundo energético”, sostuvo.

Más competitividad

Sin embargo, el fomento de la energía solar ha estado muy marcado, en principio, por las políticas europeas de tecnología limpia, aunque este patrón está cambiando. “El motor de desarrollo no es solo la temática medioambiental, sino la competitividad. Y se constata en las licitaciones de países emergentes, como Brasil, donde se ganan concursos con precios en torno a 50 o 60 céntimos de euro por kilovatio/hora”, reveló Donoso.

Así, se produce una disrupción en el modelo, según la patronal, a raíz de la disminución de costes y de la simplificación en la instalación y tratamiento de componentes. “Nos hemos convertido en una commodity. En los concursos internacionales, ganan los que tienen las células más baratas y esa flexibilidad ha hecho que, en principio, no haya barreras económicas detrás”, insiste. Es decir, cualquiera puede ser inversor fotovoltaico, siempre que no subsistan trabas regulatorias, lo que ha cambiado las reglas de juego frente a los “monopolios naturales” existentes.

Los representantes españoles de la industria eólica y fotovoltaica reiteraron su disposición de ayudar a sus hermanos árabes a construir un mundo más sostenible, en términos energético, económico y medioambiental.

Entre tanto, el embajador de Argelia en España, Mohammed Haneche, manifestó la necesidad de estrechar aún más los lazos entre España y los países árabes, así como poner el foco en las pymes. “Son la principal fuente de riqueza y empleo”, recalcó. Además, expresó su deseo de trabajar en una tercera edición para 2016, que reúna como mínimo a unas 200 empresas y potencie una mayor visibilidad de cooperación entre ambos mercados.

Dado el interés mostrado por el sector energético y los proyectos en agenda, el embajador consideró importante dedicar en las próximas jornadas sesiones completas de debate a este tema e impulsar visitas de negocio recíprocas, ya que es un sector clave en el avance socioeconómico de la región.

Fuertes en I+D
Pese a los ajustes por los cambios regulatorios, el sector eólico invierte 100 millones de euros anuales en I+D. El 90% de las partes que componen un aerogenerador es fabricado por las pequeñas empresas que están alrededor de las grandes. Además, hay cerca de 190 centros productivos que fabrican algo de la eólica, desde un tornillo hasta una pala, en 12 autonomías, según datos de la patronal. “Tiene mucha penetración a nivel de territorio. Hay 1.117 parques eólicos en pueblos de España que tienen ingresos, empleo y población gracias a ella”, afirmó Polo. Genera más de 15 puestos de trabajo por cada millón de euros de ingreso y el 75% de los trabajadores es titulado. Los molinos generan, asimismo, 56 euros de PIB por cada megavatio/hora de generación; 33,4 céntimos de euros en impuestos por cada euro invertido y un ahorro de 2.500 millones anuales en la factura petrolera.

“Generamos energía barata y contribuimos con la reducción del déficit de la balanza de pagos. Por eso, creemos que hay que seguir apostando por la eólica en España”, defendió Polo. La entidad que preside augura un crecimiento del sector por los compromisos de reducción de gases contaminantes y una mayor penetración de renovables, en el marco europeo de 2020.

Una región clave en la geoestrategia internacional

Jaime García Legaz, secretario de Estado de Comercio.
Jaime García Legaz, secretario de Estado de Comercio.

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, abogó por la profundización de los lazos de negocio entre España y los países árabes para aprovechar las oportunidades que brinda, en materia de agua, infraestructuras y energía, “un área económica cada vez más importante en la geoestrategia mundial”.

Legaz destacó la importancia de la región para España, por su cercanía, historia y amistad, pero sobre todo por la estrecha relación que ha mantenido la Casa Real y que ha supuesto un salto cuantitativo en los intercambios comerciales. “Quiero destacar el papel jugado por su majestad el rey don Juan Carlos durante tantos años a la hora de acercar nuestros pueblos”, dijo.

Resaltó también los marcos institucionales alcanzados, los pactos de libre comercio en marcha con Europa y el auge de la inversión, a través de fondos soberanos, como el de Abu Dabi en Cepsa, y que quieren invertir en el área hotelera, inmobiliaria o agroalimentación.

Normas