Sindicatos y patronal garantizan alzas moderadas hasta 2016

Salarios bajo control para afianzar la salida de la crisis

De izquierda a derecha, los líderes de Cepyme y CEOE, Antonio Garamendi y Juan Rosell, firman el acuerdo salarial con los secretarios generales de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez.
De izquierda a derecha, los líderes de Cepyme y CEOE, Antonio Garamendi y Juan Rosell, firman el acuerdo salarial con los secretarios generales de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez.

"Firmar este acuerdo ha sido muy difícil y complicado porque ninguno de los negociadores teníamos experiencia en negociar las subidas salariales con un escenario de inflación negativa; por eso hemos tardado tanto", ha explicado hoy el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo tras firmar el III Acuerdo de Negociación Colectiva junto a su homólogo de UGT, Cándido Méndez y los presidentes de las patronales CEOE, Juan Rosell y Cepyme, Antonio Garamendi.

El principal punto de este acuerdo ha sido garantizar la recomendación a los negociadores de los convenios para que las subidas salariales de los trabajadores no superarán el 1% este año y el 1,5% en 2016, mientras que las alzas de 2017 se decidirán a finales del próximo ejercició en función de como marche la economía.

En este sentido, Garamendi volvió a recordar que el acuerdo --que todos admitieron como obligacional-- habla de incrementos de "hasta" el 1% o "hasta" el 1,5%, por lo que serán los negociadores de cada convenio los que finalmente decidan si llegan o no a esos topes, dado que "entre el 65% y 75% de las pymes aún no tiene beneficios".

Salario variable para superar los límites

Por su parte, el líder de CC OO también incidió en la libertad de los negociadores pero, en este caso, de superar estos límites si las condiciones de la empresa o el sector se lo permiten, sobre todo, a través de la vinculación de la parte variable del salario a la mejora de la competitividad de la economía. Anteriormente, Toxo ya había cifrado en 7.000 millones de euros, la contribución de este pacto a la economía hasta 2016.

En materia salarial, el AENC incluye también una cláusula de garantía salarial para evitar que los salarios pierdan poder adquisitivo si subieran los precios, que se aplicaría el próximo año si la inflación de 2015 y 2016 es superior al 2,5%. A diferencia del acuerdo anterior de 2011-2014 --que obligaba a que el pago de este desvío se produjera una sola vez-- en esta ocasión los firmantes no precisan si el pago de esta cláusula será o no consolidable, con lo que dejan abierta esta posibilidad para que la concreten los negociadores.

De esta forma, los cuatro firmantes coincidieron en que este pacto "será la contribución más importante para dejar atrás la salida de la crisis y empezar a hablar de la recuperación con fundamento", aseguró Méndez.

En cualquier caso el líder de CEOE hizo hincapié en varias ocasiones en que esta consolidación del cambio de ciclo económico "no será de un día para otro". Algo similar a lo dicho por Toxo, quien indicó que tras la fuerte devaluación salarial realizada en la crisis "la pobreza laboral está ahí y no se puede recuperar el poder adquisitivo perdido en un solo año".

Además, el líder de CCOO señaló que casi más importante que las recomendaciones salariales son aquellas que el acuerdo hace en materia de mejora del empleo. Con ello se refería a una serie de consejos para que los convenios acoten y limiten los contratos temporales en la medida de lo posible;entre ellos sugieren que se utilicen los contratos a tiempo parcial indefinidos como alternativa a la contratación temporal o a la realización de horas extrarodinarias.

Los líderes patronales y sindicales también lanzaron un par de mensajes en clave política. Por un lado, coincidieron en que este acuerdo materializa también lo expresado por los ciudadanos en las urnas el pasado 24 de mayo. “La sociedad quiere pactos, pues aquí tienen uno muy importante”.

El segundo de estos mensajes fue al Gobierno, al que sugirieron que respete la autonomía de patronal y sindicatos para gobernar las relaciones laborales. “Hay que seguir avanzando en la negociación colectiva y esta es una asignatura en la que, a veces, no sentimos muy solos (...) pero seguiremos explorando cambios, sin apresurarse y sin hacer inventos”, dijo Rosell en clara referencia a los cambios introducidos por la reforma laboral en materia de negociación colectiva.

En este mismo sentido, Toxo ha enfatizado: "no podemos esperar a que el Gobierno de turno nos cambie el marco de las relaciones laborales". 

Normas