Los índices apuntan que España sigue ganando atractivo frente a la UE

Guindos confía que el pacto salarial no quiebre la competitividad

Comunicado conjunto de los agentes sociales ratificando el preacuerdo

Patronal y sindicatos admiten pactar reactivar cláusulas de garantía si el IPC supera el 2,5% en los dos años

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, comparece en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE), el Ecofin, en la sede del Consejo en Bruselas, Bélgica, hoy, 12 de mayo de 2015.
El ministro español de Economía, Luis de Guindos, comparece en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE), el Ecofin, en la sede del Consejo en Bruselas, Bélgica, hoy, 12 de mayo de 2015. EFE

El Gobierno se ha mostrado satisfecho, en líneas generales, con el acuerdo suscrito el lunes entre las patronales CEOE y Cepyme y los sindicatos UGT y CC OO, según el cual recomiendan subidas de salario de hasta el 1% para este año y del 1,5% en 2016. Sin embargo, los mensajes de apoyo de destacados miembros del Ejecutivo no ocultaron una leve advertencia para que los agentes sociales no olviden que las ganancias de competitividad obtenidas por las empresas españolas en los últimos años se han debido, en gran medida, a la moderación salarial.

“No estamos solos en Europa”, alertó Nadal, quien subrayó la importancia de “no perder la referencia de cómo somos de competitivos respecto a los socios europeos y a otros sectores”. Durante su intervención en el marco del Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, Nadal recordó que uno de los principales problemas a los que se enfrentó la economía española en el periodo anterior a la crisis fue el fuerte incremento salarial, que condujo, junto a otros factores, a una grave pérdida de competitividad de los bienes y servicios de las empresas españolas.

“Por primera vez –dijo– jugamos mejor que Alemania al juego de la concertación social. Estamos siendo más coordinados y cuidadosos para ser más competitivos”, añadió. Estas fueron solo una muestra de algunas declaraciones efectuadas por los políticos, pero ¿qué dicen los números, sigue España ganando competitividad frente a sus socios europeos en materia de costes laborales?

La tendencia es la correcta

Los índices de competitividad de España frente a la zona euro y la UE que maneja el Banco de España establecen que a finales de 2014 el índice se situó en 101,8 puntos en la comparativa con los costes laborales unitarios de los países que comparten la moneda única (100,6 respecto a la UE 28).

Teniendo en cuenta que el año 1999 representa la base 100 y que en 2008 España llegó a tener un índice de tendencia de la competitividad en costes laborales de 117,8 puntos frente a la zona euro, toda esa diferencia es la ganancia que ha obtenido España (115,6 era el índice frente a la UE también en costes laborales en 2008).

Tal y como reconocen el Gobierno y las empresas esa reducción del índice es lo que ha permitido aumentar las ventas al exterior, ya que los bienes y servicios españoles son cada vez más atractivos frente a los de sus competidores.

Otro dato a tener en cuenta es el índice de garantía de la competitividad (IGC) incluido en la Ley de Desindexación. Aunque esta norma excluye la negociación salarial de su ámbito, su propósito es mantener bajo control los costes con el fin de garantizar niveles óptimos de competitividad. Para ello, establece una horquilla de oscilación anual del 0% al 2%.

La variación del IGC será cada año igual a la inflación de la zona euro menos un factor corrector que reflejará la pérdida de competitividad producida desde 1999, año en el que España entró en la UEM. En febrero pasado, este indicador fue del -2,94%, lo que refleja que “la economía camina en la dirección correcta”, explicaron fuentes de Economía.

Un acuerdo que prevé ir más allá de los sueldos

Tal y como había adelantado por la mañana el presidente de CEOE, Juan Rosell, ya solo restan las cuestiones técnicas para dar por cerrado y escenificar ante la opinión pública el acuerdo salarial suscrito por los agentes sociales.

En un comunicado conjunto suscrito por CEOE, Cepyme, CC OO y UGT, estas organizaciones admitieron a última hora de ayer haber alcanzado un principio de acuerdo por el empleo y la negociación colectiva para los años 2015, 2016 y 2017.

En dicho escrito, los agentes sociales explican que el pacto busca impulsar el empleo y establece criterios en materia de contratación, formación u ordenación del tiempo de trabajo, entre otros aspectos. Reafirma que las partes acordaron establecer un incremento salarial de hasta el 1% en 2015 y de hasta el 1,5% en 2016, con el reconocimiento de una cláusula de garantía salarial de aplicación si el IPC supera el 2,5% en esos dos años (la suma de ambas alzas salariales), para que no haya pérdida de poder adquisitivo. “El aumento salarial para 2017 se concretará cuando se conozca tanto el PIB de 2016, como el cuadro macro del Gobierno para 2017. Estos incrementos se encuentran orientados al mantenimiento y/o creación de empleo”, añade el comunicado.

Concluye el escrito que en próximas fechas este preacuerdo será sometido a su ratificación por parte de los órganos decisorios de cada organización firmante, que en caso de hacerse efectiva, habilitará la firma definitiva del pacto. Rosell insistió: “Estamos viendo toda una serie de temas técnicos de los que veníamos hablando hace semanas. Esperamos que cristalicen hoy (por ayer), mañana o pasado; no viene de 24 horas, así que pasito a pasito”.

Normas
Entra en El País para participar