Gonzalo Rengifo, director general de Pictet AM Iberia y Latam

“Los inversores esperarán a que la política española se aclare”

El experto continúa viendo potencial de subida en el Ibex pese a la creciente volatilidad

Considera que se puede encontrar rentabilidad en la deuda corporativa

Gonzalo Rengifo en uno de los balcones de su despacho.
Gonzalo Rengifo en uno de los balcones de su despacho.

Varios son los frentes políticos y económicos que preocupan a los mercados financieros. En este contexto, Gonzalo Rengifo, director general en Iberia y Latam de Pictet AM, recomienda a los inversores ser cautos y selectivos a la hora de tomar decisiones. El directivo se muestra optimista en cuanto a las oportunidades de negocio, a pesar de la volatilidad existente. Considera además que se puede encontrar rentabilidad en la deuda corporativa y en la soberana de los países emergentes.

Pregunta. Los tipos de la deuda pública están en mínimos, aunque se ha producido un incremento del rendimiento en las últimas semanas. ¿Por qué? ¿Es momento de comprar?

“Es necesario reducir la represión fiscal”

Cuando se le pregunta al jefe de Pictet en España, Portugal y Latinoamérica, acerca de la necesidad –expresada esta semana por el FMI– de matizar las políticas de austeridad, defiende que estas han sido imprescindibles. “En teoría económica está muy claro que cuando se alcanzan niveles de deuda superiores al 100% y con déficit fiscales por encima del 4% hay que tomar cartas en el asunto, como han hecho la mayoría de los países. Los Gobiernos se han visto, por tanto, obligados a poner freno a sus políticas de gasto”, señala.

Según Gonzalo Rengifo, el 90% de los ajustes en Europa se han producido en las familias y en las empresas. Es decir, en el sector privado, el mismo que ahora empieza a tirar de la economía. Se hace, por tanto, necesaria una “menor austeridad y represión fiscal por parte de los Estados” para poder apuntalar el crecimiento.

“El FMI y otras instituciones están afirmado ahora que la austeridad no es la política más conveniente en estos momentos, pero claramente ha sido necesaria”, subraya.

Este directivo español, con 25 años de experiencia en el sector financiero, advierte, sin embargo, de que todavía no es el momento de abandonar el control de gasto. Prefiere ser prudente, aunque por primera vez en muchos años exista un consenso entre los expertos acerca de un probable crecimiento por encima del 1% para 2016.

Respuesta. La renta fija pública, y sobre todo, la europea o la española, está muy cara. Eso sí, la corrección que ha sufrido en las últimas cuatro semanas ha sido muy fuerte, por lo que entendemos que puede haber cierta oportunidad de valor, especialmente en los bonos periféricos, como los españoles e italianos. Al inversor de renta fija le aconsejamos que sea muy cauteloso y que esté preparado para sorpresas negativas.

P. ¿Qué sorpresas?

R. Estos mercados son muy sensibles a cualquier noticia. Y en estos momentos hay varios frentes abiertos: China, que vive un proceso de desaceleración económica; Grecia, sobre la que se reciben informaciones contradictorias cada día; Estados Unidos, donde hay buenas noticias en cuanto al mercado inmobiliario, pero no tanto sobre crecimiento; las recientes elecciones en España y en Reino Unido... Incluso se habla del referéndum sobre la pertenencia a la UE en Reino Unido. La alta volatilidad va a gobernar los mercados en los próximos meses.

P. ¿Qué va a ocurrir con Grecia?

R. Creemos que el Grexit tiene pocas probabilidades. Dicho esto, el país sigue teniendo los mismos problemas estructurales que en el 2010, cuando se iniciaron los programas de rescate: la deuda, que alcanza casi un 180% del PIB, y una recaudación fiscal muy inferior a la de la media de los países europeos. Estamos más cerca de un acuerdo, pero este asunto va a seguir haciendo ruido.

P. ¿En qué áreas del mercado de renta fija se puede encontrar rentabilidad?

R. Se debe empezar a mirar la deuda corporativa, ya que sus niveles de spread son más atractivos. Existe una muy buena oportunidad en deuda soberana emergente en dólares. Muchos de estos bonos se hallan por encima del 5% de rentabilidad. Por último, estamos observando un interés creciente en la deuda de los países emergentes en moneda local. Si todavía no lo hemos sobreponderado es porque no vemos ningún catalizador que haga que el crecimiento económico de estos viva una aceleración.

P. ¿Se puede aún ganar con los bonos high yield?

R. Ahora estamos neutrales porque ha habido una apreciación muy fuerte en los últimos tres o cuatro meses. Eso sí, en sí mismos son muy buena estrategia para tener exposición al crecimiento económico al que estamos asistiendo. La mayoría de las compañías high yield perdió su rating de inversión durante la crisis y ahora tienen que pagar más.

P. ¿Es más atractiva la banca española después del proceso de concentración?

R. Somos positivos en cuanto al sector financiero, ya que es uno de los que más se va a beneficiar del crecimiento económico. Los bancos han hecho muy bien sus deberes y el proceso de reestructuración, sobre todo el de las cajas de ahorro, está finalizado. La banca está siendo mucho más activa en crédito y otras líneas tradicionales de negocio. Eso sí, aún ha de reducir sus niveles de morosidad que continúan estando entre el 11% y el 12%.

P. ¿Veremos más fusiones o compras en este sector o en otros?

R. Seguramente seguiremos viendo fusiones y adquisiciones en el sector bancario. El escenario en Europa a medio plazo es de creación de grandes grupos. El modelo de banca actual en 15 años no servirá y quienes lideren la transformación digital serán los ganadores. En otros sectores, es probable que veamos de nuevo como las empresas de países desarrollados se orientan a comprar en mercados emergentes.

P. ¿Existe margen para seguir con las alzas en el Ibex?

R. Seguimos viéndole valor al mercado español, aunque sujeto a mucha volatilidad, tras los resultados de los comicios municipales y autonómicos. Había un entorno muy positivo con entradas muy fuertes de fondos tanto en inversión directa como en mercados financieros. Los inversores esperarán a que la política española se aclare para tomar decisiones.

Normas