Editorial

Guindos frente a Dijsselbloem

El mes que viene termina el mandato ordinario de Jeroen Dijsselbloem al frente del Eurogrupo, el cónclave de ministros de Economía y Finanzas de los países del euro por el que pasan todas las decisiones importantes de la zona euro, y que conduce las negociaciones con Grecia para dilucidar las condiciones de un más que seguro tercer rescate financiero. El pasado viernes presentó su candidatura a la reelección y prácticamente a la vez pudo comprobar una circunstancia conocida desde hace varios meses: tendrá que competir por el puesto con el ministro de Economía y Finanzas español, Luis de Guindos. La candidatura de Guindos es una apuesta del presidente Mariano Rajoy, que bien podría contar ya con el apoyo de los Gobiernos francés y alemán, los dos que más peso específico tienen en el reparto de cargos comunitarios.

La candidatura de Guindos está avalada por una gestión de notable alto de la economía española, a la que ha sacado de la crisis con intensas reformas y el complicado ajuste del sector financiero, y que ha convertido a España y la gestión de su Gobierno en el modelo a seguir en toda Europa. Pero además, España debe recuperar terreno en las instituciones comunitarias, donde está infrarrepresentada, especialmente en materia económica, desde que perdió la consejería en el BCE.

Normas