Es la mayor sanción impuesta a los concesionarios de coches

Competencia multa con 40 millones a la red de Volkswagen

Competencia considera la infracción como falta muy grave.

El organismo ha multado ya por el mismo asunto a Toyota, Land Rover, Hyundai y Opel

Concesionario de la marca Volkswagen
Concesionario de la marca Volkswagen

El Grupo Volkswagen recibió ayer la mayor multa impuesta jamás a una red de concesionarios en España. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha sancionado a unos 107 concesionarios en toda España de las enseñas Volkswagen, Audi y Seat con 40 millones de euros de multa por la realización de prácticas anticompetitivas constitutivas de un delito de cártel. En concreto, se les condena por realizar acuerdos de fijación de precios y otras condiciones comerciales y por intercambiar información comercial sensible.

El grupo Volkswagen en España afirmó que “tiene conocimiento de la investigación de la CNMC y, debido a la propia naturaleza de la investigación, no podemos hacer ningún comentario al respecto. El grupo ha cooperado y cooperará con el trabajo de la CNMC”. 

Esta era la mayor multa que se temía para el sector de los concesionarios pero aun está pendiente que salga la multa para las marcas de coches en España, para las que Competencia también considera probado que actuaron como cártelLa Dirección de Competencia ha acusado ya formalmente a las marcas de “adopción de acuerdos entre empresas competidoras en el mercado de la distribución de automóviles en España para intercambiar información confidencial sobre los resultados, cifras económicas y márgenes comerciales presentes y futuros, sobre la estrategia presente y futura de la distribución comercial, con efecto directo en la fijación de precios de ventas de los automóviles, así como para la homogeneización y fijación de las condiciones y planes comerciales presentes y futuros de las marcas de automóviles en España entre dichas empresas competidoras”.

Los 40 millones de multa no están repartidos equitativamente entre los 107 concesionarios, que en su mayoría se ubican en Madrid. El monto de la multa está directamente relacionado con la facturación de las empresas. En principio, el consejo de la CNMC tiene la potestad de decidir libremente si estima que existe la infracción y si impone o no sanciones a los afectados.

Para las infracciones graves, como son las prácticas de cartel, la CNMC suele usar una horquilla de entre el 2% y el 10% de la facturación. Sin embargo, en este caso, el rango para la fijación de las sanciones por concesionario ha oscilado entre el 0,5% y el 2,5% del global de la facturación, según detallaron fuentes cercanas al proceso. Es la primera vez que la CNMC atiende al conjunto de los ingresos de la empresa para fijar la sanción y no sólo a la facturación obtenida por las malas prácticas.

En concreto, la revista especializada La Tribuna de la Automoción apunta a que un grupo de concesionarios de Volkswagen había recibido la multa más alta, de tres millones de euros. Hasta ahora, la CNMC no había sobrepasado la barrera psicológica del millón de euros en ninguna multa individual. 

En total, con esta multa, las penalizaciones al sector de los concesionarios ascienden a 52 millones de euros. Junto a los 40 millones de Volkswagen, la CNMC ha multado con 5,3 millones a los 23 concesionarios Opel; ha sancionado con dos millones de euros a los 12 establecimientos de Hyundai y con 3,2 millones a diez puntos de venta Land Rover mientras que en el caso de Toyota, la sanción ascendió a 1,7 millones de euros para 10 concesionarios.

En los expedientes anteriores, también resultaron multadas la consultora ANT Servicalidad y la patronal de concesionarios Ancopel, con alrededor de 15.000 euros cada una. La consultora sumó tres multas de este importe por su participación en los casos de Toyota, Hyundai y Opel.

En esta ocasión, Competencia ha sancionado también a las asociaciones de concesionarios de Volkswagen (Acevas) y la de Seat (Ancosat) con 15.000 euros cada, una. Acevas se reune esta tarde para valorar la situación y se sentará también con la marca en España (Vaesa) en los próximos días para dialogar sobre este asunto, afirma La Tribuna de la Automoción.

La patronal de concesionarios Faconauto descartó una vez más que existan esas tales prácticas ilícitas en el mercado, “que es el sector de la economía española con mayor competencia entre marcas e intramarca. Esto lo demuestra el hecho de que el precio real de los coches ha caído un 8,5% en los últimos tres años”.

La asociación alerta de que estas “altísimas sanciones” llegan a unas empresas que “ llevan siete años en pérdidas, ya que aún no se han recuperado de la caída de más un 60% de sus ventas que han sufrido desde 2007”.

La clemencia libra a las filiales propias de VW

El expediente que ha dado como resultado esta considerable multa para el grupo Volkswagen se inició a instancias de Seat, una de las enseñas de la automovilística alemana. Y este chivatazo permitirá que las filiales de Seat y Volkswagen (los concesionarios propios de la compañía, no de gestión independiente) no tengan que pagar su sanción.
Los antecedentes del pliego de concreción de hechos redactado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia aseguran que el 24 de abril de 2013, Seat presentó “en la CNMC una solicitud de exención del pago de la multa o, subsidiariamente, de reducción del importe de la multa, en beneficio de la citada empresa, de todas sus filiales directas e indirectas y del grupo al que pertenece Seat [el alemán Volkswagen], en relación con determinadas prácticas anticompetitivas en el sector de la distribución de vehículos de motor de concesionarios propios e independientes, consistentes en la fijación de precios y condiciones comerciales para la venta de vehículos de las marcas Volkswagen, Audi y Seat, aportando pruebas documentales”. A raíz de esta solicitud, el organismo inició las diligencias para determinar si concurrían circunstancias que justificasen la incoación de un expediente sancionador.
Este hecho ha generado muchísimo malestar en el sector, porque muchas de las partes implicadas entienden que el mandato para realizar las prácticas constitutivas de cartel proviene directamente de la marca, que luego se chivó de tales maniobras, librándose con ellas de la multa. “A los demás nos han dejado indefensos ante una sanción que puede hundir nuestros negocios”, afirman. Faconauto estima que están en juego 135.000 puestos de trabajo.

Normas