El plazo para presentar candidaturas finaliza este viernes 5 de junio

Reinventar el campo a base de buenas ideas

8 proyectos obtendrán financiación de Sodena

Reinventar el campo a base de buenas ideas

La innovación en el sector agroalimentario está a la orden del día y quien no lo acepte se quedará irremediablemente rezagado. Tan cierto como esto lo es el hecho de que la inversión y las ayudas a proyectos y startups de este sector son prácticamente residuales. Únicamente el 0,9% de las operaciones de financiación que se realizaron durante 2014 tuvo como receptor a emprendedores de esta actividad.

Para poner remedio a esto surge Orizont, una aceleradora de empresas agroalimentarias creada por Sodena, empresa pública de capital riesgo del Gobierno de Navarra. Serán hasta ocho los proyectos y las startups las que se beneficiarán de la financiación de este programa, cuyo plazo de admisión finaliza este viernes 5 de junio.

A partir de ese día comenzará el proceso de selección, que finalizará el 2 de julio cuando se anunciarán los proyectos elegidos para esta primera convocatoria.

De momento están recibiendo propuestas de todo tipo, pero no quieren poner puertas al campo. “Buscamos proyectos con una propuesta sólida de negocio, escalables y que tengan posibilidades de salir al mercado en menos de un año”, explica Carlos Fernández Valdivielso, director gerente de Sodena.

“Por supuesto, vamos a tener en cuenta la innovación que aportan al sector, así como el equipo que sustenta el proyecto. Se valorará que haya dos o más emprendedores con implicación absoluta. No nos importa que estén en etapa temprana de desarrollo o que ya estén constituidos, ni tampoco su procedencia, que puede ser local, nacional o internacional”.

Eso sí, las empresas seleccionadas deberán estar dispuestas a pasar seis meses en Navarra desarrollando su proyecto y a mantener su actividad allí durante dos años.

Carlos Fernández Valdivielso, director gerente de Sodena.
Carlos Fernández Valdivielso, director gerente de Sodena.

Es un hecho que urge repensar el futuro de una industria, la alimentaria, que si mantiene el ritmo actual no podrá abastecer a todo el planeta en 2050.

Precisamente por eso, el sector está viviendo un momento de cambio y expansión en el que no pueden ignorarse las nuevas tendencias, y en el que cada avance tecnológico aporta su granito de arena: drones para controlar las malas hierbas de los cultivos, sensores a pie de huerta, huevos vegetales, o incluso impresoras domésticas de comida en 3D son ya realidades que, sin embargo, necesitan de un empujón económico.

Para ello, Sodena pone sobre la mesa 1,4 millones de euros para el proceso de aceleración, que se realizará durante seis meses en la Ciudad Agroalimentaria de Tudela (CAT), estancia que incluye el total aprovechamiento de las instalaciones y también el alojamiento.

Cada proyecto contará con una financiación de 110.000 euros, de los cuales 80.000 se entregarán en calidad de préstamo participativo, capitalizable al final del período de aceleración, 20.000 en capital a cambio de dar a Sodena una participación equivalente al 9% del accionariado, y 10.000 en servicios de consultoría o asesoría.

Para estos servicios de consultoría, Orizont se ha rodeado de más de 50 empresas ya consolidadas del sector agroalimentario, que aportarán su experiencia y consejos sobre oportunidades de negocio, networking, entrada en el mercado, o desarrollo del plan de negocio, entre otros temas.

Precisamente, la colaboración de multinacionales punteras en el sector es, según el director de Sodena, el punto diferenciador respecto a otros programas de aceleración.

“El consejo asesor seleccionará los proyectos finalistas mientras que el resto tendrán una participación extremadamente cercana durante los seis meses de aceleración, mediante un seguimiento de los proyectos, participación en seminarios, realización de visitas a instalaciones productivas y facilitación de recursos y conocimiento”, indica.

 

Navarra como epicentro del avance agroalimentario

La apuesta de la Comunidad Foral por la agroalimentación es clara y el peso tanto cualitativo como cuantitativo que este sector tiene en su vida económica es indudable. En Navarra están implantadas 1.270 empresas agroindustriales de referencia a nivel nacional e internacional, que dan trabajo a 25.500 personas, el 9% del empleo en la región.

Además, Navarra aporta unos valores diferenciales al programa que no serían posibles en otro lugar. “Contamos con centros tecnológicos de referencia como el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA), así como universidades y otros centros tecnológicos que profundizan en el conocimiento y la investigación agroalimentaria”, afirma Daniel Palacio, director general de Tutti Pasta, una de las empresas asesoras.

Navarra cuenta además con una ventaja natural, y es su situación en pleno valle del Ebro, lo que le permite gozar de un sector primario extenso y de calidad.

Nadie duda de las ventajas naturales de situar este proyecto en Navarra, pero como señala un representante de Viscofan, una de las empresas que forman parte del consejo asesor, hay un factor aún más importante que garantiza el éxito de la iniciativa. “Nuestra experiencia en Navarra es que se puede encontrar un equipo humano comprometido, atrevido, dispuesto a iniciar nuevos retos y consciente de que el esfuerzo es clave para lograr los objetivos en un mundo tan competitivo como el actual. Con esta base, si tienes un buen proyecto es más fácil asegurarse el éxito”, arguye.

Con estos elementos y actores, el 5 de junio comienza el camino de Orizont con un claro objetivo: convertirse en una referencia en el sector a nivel mundial, el sitio donde a cualquier emprendedor con una buena idea no se le pongan cortapisas.

Normas