Abre el plazo para seleccionar proyectos innovadores

Sodena invertirá 1,4 millones al año en ‘start-ups’ de alimentación

Entrada del CEIN de Tudela (Navarra) donde trabajarán las 'start-ups'.
Entrada del CEIN de Tudela (Navarra) donde trabajarán las 'start-ups'.

El capital riesgo español invirtió el año pasado 320 millones de euros en financiar start-ups de base tecnológica. Solo 8,5 millones se centraron en empresas del sector agroalimentario, la principal industria del país, que genera cerca del 9% del PIB y 2,3 millones de puestos de trabajo.

En este contexto, el fondo de capital riesgo del Gobierno de Navarra, Sodena, ha anunciado la creación del programa Orizont para acelerar ideas innovadoras en este sector. Para ello, invertirá 1,4 millones de euros al año en la iniciativa.

Un fondo público pero autofinanciado

La financiación del proyecto Orizont sale 100% de la Sociedad de Desarrollo de Navarra (Sodena). Un fondo de capital riesgo perteneciente al Gobierno de Navarra que surgió en 2011 de la fusión de cuatro entidades públicas. Si bien, las actividades de algunas de esas sociedades se remontan a comienzos de los años ochenta.

Según informa en su página web, el objetivo de la entidad es “captar, identificar e impulsar la generación y desarrollo de proyectos empresariales para Navarra, tanto de origen local como atraídos del exterior mediante el empleo de herramientas financieras, principalmente el capital riesgo”. Carlos Fernández, su director gerente, explica que el fondo se autofinancia gracias a sus inversiones y desinversiones.

“En los 31 años de historia, el Gobierno ha invertido 70 millones en la sociedad y ha recibido mediante dividendos más de 200 millones”, defiende Fernández. Entre los sectores en los que ha invertido el fondo se encuentra el agroalimentario, las TIC, la biotecnología o la energía. Casi medio centenar de sociedades se encuentran participadas por Sodena. En las tres décadas de funcionamiento de este mecanismo, ha participado en empresas como Cinfa, Gas Natural o Florette.

Sodena es, además, un mecanismo del Gobierno Navarro para atraer inversión extranjera a la región. Para ello, pretende focalizar su actividad en aquellos sectores con mayor potencial dentro del tejido productivo navarro. También recibe financiación de otras instituciones, como el Banco Europeo de Inversiones, del que recibió una línea de crédito de 100 millones de euros para inversión en emprendedores y pymes dentro del proyecto Modelo de Desarrollo Económico para Navarra o Plan Moderna.

“Nos hemos convertido en el primer fondo específico para este sector”, explica Carlos Fernández, director gerente de Sodena. Aunque bromea con que “ser los primeros no siempre es seguro de éxito”.

Comenta que la idea surgió hace un año. “Queríamos potenciar el emprendimiento y en Navarra este sector es muy puntero, nos centramos en él”, afirma. La intención es tener “alcance internacional”, por lo que están abiertos a empresas de cualquier lugar.

Fernández considera que la ausencia de inversión del capital riesgo en start-ups del sector se debe principalmente a la falta de innovación de un sector maduro como es el agroalimentario. Además, lo atomizado del sector hace que la mayoría de las empresas sean familiares, “poco receptivas” a inversores de este tipo.

Sodena pretende mejorar el tejido industrial de este sector en Navarra con el impulso de estas nuevas iniciativas. La búsqueda se dirige principalmente a propuestas que mejoren cualquier área de la cadena de valor y avances tecnológicos relacionados con la agroalimentación.

El próximo 15 de abril comienza el plazo para la presentación de propuestas. Ocho de ellas serán las seleccionadas y trabajarán en la Ciudad Agroalimentaria de Tudela (CAT). “Estamos interesados en todos los escalones, desde la agricultura hasta el tratamiento último y la industria auxiliar, no queremos poner puertas al campo”, explica Fernández.

Orizont invertirá 110.000 euros en cada uno de los proyectos seleccionados. De ellos, 80.000 euros será en concepto de préstamos participativos, 20.000 para adquirir el 9% del capital de la compañía y 10.000 en servicios de consultoría y asesoría que imparten entidades independientes.

“Orizont es un proyecto fuertemente sostenible”, defiende Fernández, quien anuncia que la vocación de la propuesta es que sea de forma anual. Una vez concluido el programa de aceleración, Sodena permanecerá en el consejo de administración de las empresas y serán parte de la cartera de participadas del fondo.

La aceleración tiene una duración de seis meses. Durante este tiempo, el programa incluye formación, a través del Centro Europeo de Innovación de Navarra (CEIN). Tras este periodo, las empresas deberán permanecer dos años en Navarra. “Queremos atraer el emprendimiento a la comunidad”, explica Fernández.

El consejo asesor de Orizont está conformado por el Gobierno de Navarra, la patronal del sector, FIAB, el IESE, Mahou-San Miguel o Viscofan, entre otros. Esta composición permite a los participantes “aprender de las principales empresas de esta industria”, defiende el directivo de Sodena.

En septiembre comenzará esta nueva etapa para las ocho seleccionadas, con el objetivo de encontrar propuestas que permitan revitalizar y fortalecer el sector agroindustrial.

Normas