El chicle bronceador

La idea surgió en un viaje a Estados Unidos y el efecto de los chicles bronceadores es inmediato

El chicle bronceador

España es un país para emprendedores y si algo se ha aprendido de la crisis es la creatividad e innovación que existe dentro del capital humano que se encuentra dentro de nuestras fronteras. El último ejemplo lo encontramos en la iniciativa llevada a cabo por dos emprendedores que ha creado el primer chicle bronceador del mercado español.

En este sentido, la compañía andaluza WUGum ha sido la responsable de lanzar al mercado su producto estrella: WUG Bronze. Esta idea ha surgido de la mano de los emprendedores José Luis Rojano y Jordi Claramonte, y es resultado del trabajo de varios años de investigación.

Así, ambos prendedores tenían como propósito principal crear un producto que por un lado fuese fácil de usar y, por otro, natural, sano y que ayudase a la gente a conseguir un bronceado más uniforme y en menos tiempo, cuidando la piel.

Para ello, este chicle bronceado está compuesto por varios materiales, entre los que destacan el betacaroteno y el licopeno. Asimismo, cuenta con varias vitaminas, entre ellas la vitamina C, E y D3. Finalmente, este chicle, para facilitar su consumo, viene edulcorado con Stevia. Entre sus puntos fuertes es que prepara la piel para la exposición solar y activa la melanina de las personas.

Una idea a partir de un viaje

Un chicle cuyo efecto es inmediato, pues al masticar los principios activos se asimilan mediante la mucosa bucal. Para comercializarlos, esta pyme cordobesa dispone de una amplia gama de chicles funcionales, que abarcan desde los energéticos a los saciantes y vigorizantes.

La idea surgió tras un tras un viaje a USA de José Luis Rojano y Jordi Claramonte, en el que conocieron los chicles que utilizaban los marines en las misiones especiales. El objetivo fue trasladarlo al público general, desarrollado una gama de productos en la que se ha apostado por el I+D con el objetivo de crear un chicle elaborado a base de productos naturales y en el que el sabor fuera agradable.

Normas