Editorial

Un sector con toda su energía

El sector de la energía ha vivido un invierno que toca a su fin. Sus empresas han cargado durante varios ejercicios con la incertidumbre de una profunda y voluminosa reforma regulatoria que las ha penalizado tanto en sus cuentas como en la Bolsa. Han sido casi un centenar de normas, entre las que se incluyen también la propia Ley Eléctrica y la Ley del Sector de Hidrocarburos, que han regulado muy diversas áreas. Desde complejas asignaturas pendientes, como el déficit de tarifa, hasta la fijación del precio eléctrico por horas para pequeños consumidores que no se han pasado al mercado libre, pasando por la desaparición del régimen especial de las renovables y la aprobación de su nuevo sistema de subastas, el futuro plan de incentivos al carbón o la reforma del sector del gas, son muchos campos, y muchos por resolver. A ello hay que sumar también las operaciones corporativas, procesos de saneamiento y cambios accionariales que han vivido algunas de las compañías que conforman esta actividad.

Todas estas circunstancias han recompuesto la radiografía del sector y recuperado notablemente el atractivo en los mercados de estos valores. La mejora de la coyuntura económica –con una sustancial reanimación de la demanda–, las revisiones al alza de las recomendaciones de los analistas, el incremento de la retribución del accionista, la mejora de la eficiencia en la gestión de los activos, la reducción del coste de la deuda, la ausencia de fuerte competencia en muchas de sus actividades y la permanente apuesta por la internacionalización constituyen poderosas razones para quienes apuestan por invertir en estas compañías.

Valores como Iberdrola, cuya cotización alcanzaba hace unos días los niveles de mayo de 2008 y a la que los analistas auguran que el beneficio por acción aumente un 10% entre 2014 y 2017; Endesa, que el pasado mes de octubre abonó el mayor dividendo de la Bolsa española y un mes después llevó a cabo una OPV, operación que la sitúa en el décimo puesto del selectivo; o Gas Natural Fenosa cuyo potencial de revalorización los expertos cifran en más de un 20%, son opciones que aparecen atractivas para el inversor. También las renovables constituyen un gancho para dirigir la mirada de nuevo a la renta variable. Tras el duro golpe que supuso la reforma energética, Gamesa –que avanza un 85%– y Abengoa –que lo hace en un 72%– encabezan las alzas del Ibex en lo que va de año. El secreto de este repunte está en una acertada combinación de internacionalización, diversificación en distintas áreas de negocio y la propia visión positiva que el mercado mantiene sobre este negocio. Pese a la recuperación del precio del petróleo en lo que va de año, todo apunta a que el escenario bajista del crudo persistirá en el tiempo y puede favorecer claramente nuevas operaciones corporativas entre las petroleras a nivel internacional. Valores como Repsol, Cepsa o la ingeniería muy ligada al sector, Técnicas Reunidas, están también entre las recomendaciones de los analistas.

Aunque la situación del sector energético –y sobre todo, sus reglas de juego– está mucho más definida que hace tres años, hay incógnitas a despejar. El cambio de escenario político vivido el 24M postergará hasta que se cierren los pactos políticos en ayuntamientos y comunidades la promulgación del último paquete de reformas pendientes que prepara el Ejecutivo. Pese a los movimientos y alianzas políticas, desde el sector se coincide en afirmar que es difícil que un hipotético cambio de Gobierno tras los próximos comicios generales pueda deshacer la compleja reforma energética y mudar un modelo regulatorio que puede y debe mejorarse, pero que también ha de contar con un mínimo de estabilidad normativa. A ello hay que sumar una coyuntura que augura una importante recuperación de la demanda y convierte la inversión en estos valores en una apuesta con amplio recorrido. El afán por la internacionalización y la diversificación y los movimientos corporativos para sanear el negocio y ganar músculo son algunas de las grandes bazas de un sector que vuelve a atraer la mirada de los inversores.

Normas