Depósitos estructurados, planes ahorro 5 y fondos mixtos para la nueva coyuntura

Cuatro vías de ahorro conservador para un escenario más volátil

En auge los depósitos estructurados, planes ahorro 5 y fondos mixtos

Un operador bursátil, en Wall Street.
Un operador bursátil, en Wall Street. Efe

La fragmentación del mapa político tras las elecciones del 24 de mayo tendrá sus consecuencias sobre los mercados y los inversores deben estar preparados. El ascenso de fuerzas políticas emergentes y la desaparición de las grandes mayorías absolutas va a incrementar la percepción desde el exterior del riesgo político. Ante este nuevo escenario el ahorrador más conservador dispone de alternativas seguras donde preservar su patrimonio y lograr cierta rentabilidad. Entre los productos más atractivos para este perfil de cliente destacan los depósitos estructurados –los clásicos apenas rentan, por los bajos tipos oficiales–, los planes ahorro 5, los fondos de inversión mixtos y los seguros de vida ahorro.


1. Depósitos estructurados

Los depósitos mixto o estructurados se están convirtiendo en la mejor alternativa a los depósitos clásicos, que a día de hoy ofrecen un rentabilidad inferior al 0,5% TAe. En su formato más habitual, se trata de imposiciones a plazo fijo tradicionales (que cuentan con el respaldo del Fondo de Garantía de Depósitos) combinadas con una apuesta bursátil o con fondos de inversión. Los bancos están aumentando su comercialización porque pueden ofrecer tipos mucho más atractivos que los depósitos corrientes, a cambio de ser algo menos líquidos o que parte de su rentabilidad sea variable.

Uno de los productos más demandado es el Depósito Combinado de Novo Banco, que ofrece un 1,9% TAE, a seis meses, siempre que el cliente destine a fondos de inversión de la entidad el mismo importe que al depósito. La propuesta de Openbank con su depósito Combinado Inversión Duo es similar, 50% al depósito y 50% a fondos. Banco Popular cuenta con un depósito estructurado ligado a la evolución bursátil Telefónica y Repsol, que paga un interés del 1,75% TAE. Los asesores financieros recomiendan, antes de contratar estos productos, leer bien la letra pequeña y saber cuál es la disponibilidad del mismo.


2. Planes ahorro 5

La reforma fiscal alumbró un nuevo producto que aspira a hacer competencia a los depósitos: los planes ahorro 5. Pueden ser tanto cuentas o seguros (en función si lo comercializa un banco o una aseguradora), y los rendimientos que generan está exentos fiscalmente siempre que se cumplan dos condiciones:un máximo de inversión de 5.000 euros por persona y año, y mantener el producto al menos cinco ejercicios. El cliente puede retirar antes el dinero, pero no tendrá la ventaja fiscal.
El producto que ofrece la mejor rentabilidad del mercado es el Mapfre Garantiza Beneficios, que promete un 1,75% anual, más una participación en beneficios.

En el caso de Caser Ahorro a Largo Plazo, el rendimiento prometido es del 1,5% TAE, con una comisión de gestión del 0,25%. Algo inferior es la rentabilidad de la Cuenta Ahorro 5 de Banco Sabadell y el Despósito Ahorro 5 de Bankia, que ofrecen un 1%. El Ahorro Bonificado Creciente de Banco Popular renta un 1,5% más bonificaciones. El de Ibercaja tiene un tipo de interés del tipo del BCE más 0,5 (actualmente sería un 0,55%).


3. Fondos de inversión mixtos

Durante los últimos tres años, el inversor más conservador tenía una alternativa imbatible para preservar su dinero y lograr algo de rentabilidad: los fondos de renta fija. Han logrado excelentes rentabilidades, con un nivel de riesgo muy limitado. Sin embargo, con los tipos de interés de los bonos rondando el 0%, esta alternativa cada vez tiene menos atractivo.

“Los fondos de inversión mixtos flexibles son una buena opción”, explica José María Luna, director de análisis de la firma de asesoramiento Profim. “Nos gustan especialmente el fondo Belgravia Epsilon, porque sus gestores van modulando el peso que le otrogan a la renta variable, en función de las condiciones del mercado”. También destaca el fondo Renta 4 Werterfinder, que además de una atractiva cartera de Bolsa europea, cuenta con una cierta exposición a dólar, que se está beneficiando de la revalorización de la divisa norteamericana.

Juan Manuel Vicente Casadevall, experto en fondos de inversión, considera que el resultado electoral no tendrá un impacto significativo sobre la percepción de la deuda española –“la compra de bonos por parte del BCE es un buen sostén”–, pero sí considera que podría afectar a la Bolsa. “La renta variable europea tendrá mejor trayectoria que la española, así que recomendamos fondos donde se sobrepondere este activo, junto con la Bolsa de países emergentes”, apunta.


4. Seguros de vida ahorro

Los seguros de inversión también son una buena alternativa para los ahorradores conservadores. Aunque no cuentan con el resapaldo del Fondo de Garantía de Depósitos, cada compañía garantiza con su patrimonio el 100% de la inversión, y este es un sector que no ha tenido ningún tipo de quiebra durante la crisis. Mutua Madrileña ha lanzado recientemente el Plan Ahorro Plus, que garantiza todo el capital invertido y ofrece una rentabilidad fija neta del 1%, revisable trimestralmente. El producto se puede suscribir con una inversión mínima de 5.000 euros y permite hacer aportaciones extraordinarias por una cuantía mínima de 2.500 euros.

De similares características es la CuenTAEgon, comercializada por la aseguradora holandesa Aegon. Ofrece un 1,25% TAE durante los cuatro primeros primeros meses y posteriormente un 0,50% TAE. La aportación máxima inicial es de 20.000 euros.

El seguro de vida ahorro de Liberty Seguros se puede contratar a partir tan solo de 10 euros, con una revalorización del capital asegurada del 2%.

Los bajos tipos de interés de la renta fija están provocando que las aseguradoras, al igual que los banco, tengan una gran limitación a la hora de ofrecer mayores rendimientos a sus clientes. Por ello, varias entidades han anunciado que van a potenciar la comercialización de los denominados unit linked, que permiten invertir en fondos de inversión a través de seguros, donde el cliente es quien asume el riesgo de la inversión.

Allianz, que mantiene una joint venture para gestión de activos con Banco Popular, va a apoyarse en los fondos de inversión del banco para potenciar este tipo de productos. También Generali va optar por esta estrategia.

Normas