Supera los 3,2 millones de entradas hasta abril

La caída de precios de España seduce al turista británico

Cataluña y Canarias concentran el 50% de las entradas de viajeros extranjeros

Si se mantiene este crecimiento se podría cerrar el año con 68 millones de turistas

Turistas en la playa del Postiguet (Alicante).
Turistas en la playa del Postiguet (Alicante).

España ha logrado un nuevo máximo histórico en la llegada de turistas. Entre enero y abril llegaron más de 16 millones de viajeros (un 4,4% más), un nivel inédito en la serie histórica iniciada en 2000. Dos factores han sido fundamentales para obtener ese récord: la mejoría experimentada por Francia, Alemania o Italia, algunos de los principales mercados que envían turistas, y la depreciación del euro, que ha abaratado el coste a los viajeros que proceden de fuera de la zona euro. El caso que mejor ilustra esta última tendencia es el del mercado británico, que ha recuperado gran parte de lo perdido en la crisis.

EUR x USD 1,1435 0,466%
EUR x GBP 0,8967 0,336%

Entre enero y abril llegaron 3,2 millones de viajeros británicos, lo que supone un 5,5% más en un año. En este incremento ha jugado un papel fundamental el abaratamiento del euro frente a la libra esterlina (un 12% en el último año). Esto ha supuesto que cada viajero del Reino Unido ahorra 100 euros de media en cada desplazamiento. Un dato que no es baladí, ya que es uno de los mercados turísticos que menos gasta en sus estancias y cuya decisión de viajar está más ligada al precio. En este contexto, Reino Unido se consolida como el primer emisor de viajeros, con un 20,5% del total, seguido por Francia (16,5%) y Alemania (15,7%).

Este efecto también ha tenido su impacto en otros mercados de fuera de la zona euro, muy importantes en términos de gasto, pero residuales en términos de entradas. Es el caso de EE UU, de donde llegaron 302.248 viajeros, lo que supone un 10,8% más, del resto de Europa (países del Este fundamentalmente), de donde vinieron 811.884 turistas, un 11,7% más, y del resto del mundo (países asiáticos), con 905.293 viajeros, un 33,7% más. Unas cifras mucho más importantes si se analiza el gasto por estancia, que se sitúa en una media de 971 euros. Cada visitante estadounidense gasta 2.338 euros y la media de los que proceden de Asia desembolsa 1.107 euros en cada estancia.

Si se mantiene este ritmo de crecimiento, inferior al 7,1% con el que se cerró el pasado ejercicio, se sumarían otros tres millones de visitantes y se podría cerrar el año con 68 millones de visitantes, otro máximo histórico. Para lograrlo es importante que el euro se mantenga depreciado frente al resto de divisas, lo que impulsaría las llegadas desde América, Asia y Reino Unido, y que los grandes países de la zona euro, como Alemania, Francia o Italia, consoliden la mejoría económica experimentada en el primer cuatrimestre.

El balance por comunidades muestra como Canarias y Cataluña acumulan más del 50% de las llegadas en el primer cuatrimestre, con un resultado desigual. Las entradas a Cataluña han crecido un 4,5% hasta abril, mientras que las de Canarias bajaron un 0,7%. La diferencia se explica por el fuerte crecimiento de la entrada de franceses en las cuatro provincias catalanas (un tercio de los que llegaron en abril procedían de Francia) y la acusada caída de turistas nórdicos a Canarias.

Normas