Pagarán unos 130 millones y lo gestionará la cadena hotelera asiática

Mandarin y el grupo Olayan compran a Alicia Koplowitz y Belmond el hotel Ritz

Hotel Ritz.
Hotel Ritz. Getty

El vehículo de inversión de Alicia Koplowitz, Omega Capital, y la cadena Belmond han vendido finalmente el madrileño Hotel Ritz a la familia saudí Olayan y al grupo hotelero Mandarin. Una operación por la que habrían recibido unos 130 millones, recuperando el importe que abonaron en su momento a Meridian, y que se produce dos años después de que los hasta ahora propietarios colocaran el cartel de se vende en el inmueble y dieran a JLL un mandato de búsqueda de compradores.

Omega Capital y la cadena hotelera Belmond, llamada hasta hace un año Orient-Express Hotels, compraron a partes iguales el inmueble por 125 millones en 2003. La operación supone la entrada de Mandarin en Madrid en un momento en el que la capital se ha situado en el punto de mira de las grandes cadenas hoteleras internacionales tras el anuncio de desembarco de Four Seasons en el complejo Canalejas –previsto para 2017–, y a la espera de conocer cuál será la enseña que gestione el futuro hotel del Edificio España, propiedad del grupo chino Wanda.

La cadena de hoteles de lujo asiática hasta ahora solo tenía presencia en Barcelona, donde opera desde 2009 el Hotel Mandarin Oriental, ubicado en el paseo de Gracia, y propiedad de Capital Reig Group. Con este, Mandarin contará con 27 hoteles en operación, a los que sumará otros dos nuevos ya anunciados en Milán y Marrakech.

Mandarin ha logrado así adquirir un hotel, con 167 habitaciones, que ya fue tanteado por otras cadenas internacionales. Marriott llegó a ofrecer 130 millones, pero la operación no llegó a buen puerto, y lo mismo le pasó a Fairmont, que puso sobre la mesa 120 millones.

La venta supone la salida de Belmond de Madrid, dado que el hotel pasará a ser gestionado próximamente por Mandarin. Belmond pasará a mantener así un único establecimiento en España, Belmond La Residencia, en Mallorca.

El grupo inversor Olayan, fue creado en 1947 en Arabia Saudí. Tiene una cartera de activos compuesta por inversiones en inmobiliario -esta es su primera inmersión en el mercado hotelero dado que hasta ahora solo tenía inmuebles dedicados a oficinas, tiendas y viviendas-, energía, industria o alimentación. Su irrupción en el segmento hotelero llega después de la de otros fondos de inversión de Oriente Medio. Así, Katara Hospitality, de Catar, compró hace un año el Intercontinental de Madrid por 60 millones y Qatar Holding otros 12 establecimientos de lujo en Europa.

Un hotel necesitado de inversiones

El proceso de salida de Omega Capital y Belmond del Ritz ha estado marcado por las dificultades para encontrar un comprador que les permitiera recuperar lo abonado en 2003 y que estuviera dispuesto además a acometer las importantes inversiones que precisa el inmueble –Fairmont llegó a calcular en 60 millones el importe necesario–. El pasado febrero Belmond anunció que invertiría 500.000 euros para reformar su fachada y devolverla al estado en el que fue concebida originalmente el siglo pasado. Un lavado de cara, programado en varias fases y que no ha precisado su cierre.

El hotel se vio lastrado por la mala situación que atravesó Madrid como destino turístico, que afectó a la llegada de turistas y la caída de los precios medios por habitación disponible. Sin embargo, esta situación ya comenzó a remontar en la segunda mitad del año pasado y se ha ido consolidando en lo que va de año. Así, Belmond aseguró en la presentación de sus cuentas trimestrales que en los tres primeros meses del año, recibió ingresó 190.000 dólares en concepto de servicios de gestión del hotel Ritz, cifra que supuso unos ingresos de 126.000 dólares, inferiores a los 152.000 dólares obtenidos un año antes.

Normas