Los descapotables de gran lujo representan como ninguno el lado hedonista del automóvil

Convertibles extremos, fantasía a cielo abierto

Las versiones cabrio siempre tienen mayor valor de reventa.

El Ferrari 458 Speciale A (Aperta).
El Ferrari 458 Speciale A (Aperta).

Un estudio realizado por un portal de contactos personales aseguraba que los europeos relacionamos la primavera y el verano con la pasión amorosa. Parece incluso que preferimos “la primavera para ligar y el verano para consumar”.

En el marco de esta estrategia, los descapotables son el arma perfecta. Con la excepción de algunos inconscientes que conducen a mediodía en verano con la capota quitada, los convertibles son una fuente inagotable de buenas sensaciones asociadas a la libertad o el aire libre.

Sin embargo, en los últimos años las ventas mundiales de los coches sin techo ha bajado. Según datos de la consultora estadounidense IHS, el descenso es de un 44% desde el pico que alcanzaron en 2004, para quedarse en 465.800 coches en 2013. Esto supondría apenas un 0,7% del total de automóviles que se venden anualmente en el mundo. En ese mismo periodo, las ventas de SUV o todoterrenos se han doblado y no dejan de crecer.

Esto ha ocurrido a pesar de que muchos descapotables han incorporado techos rígidos de accionamiento hidráulico, que aíslan mejor de la climatología adversa o del ruido.

Otro problema es que en mercados emergentes como China, con mucha contaminación ambiental, los clientes no quieren descapotables.

Rolls-Royce Drophead Coupé
El Rolls-Royce Drophead Coupé.

Muy probablemente el giro en la demanda hacia coches más prácticos se ha debido simplemente a la crisis mundial, pero ese problema no existe cuando hablamos de deportivos de gran lujo. Empresas como Bentley, Ferrari, Lamborghini o Rolls-Royce baten récords de ventas cada año, y en sus gamas los descapotables tienen mucho peso.

De hecho, la lógica y la evidencia del mercado dice que la versión descapotable de un deportivo, ya sea clásico o simplemente usado, tiene siempre más valor de reventa que uno cerrado.

En la cumbre de este mercado está Bugatti, la marca más exclusiva del grupo Volkswagen. Tras fabricar 300 unidades del Veyron cupé y 150 del descapotable (llamado Gran Sport) han dado por concluida la producción de este biplaza. Los últimos se han vendido por un precio que ronda los 2,5 millones de euros por coche y su motor W16 con cuatro turbos rinde 1.200 CV.

Se especula con que, para mantener ocupada a la plantilla hasta que llegue el sustituto del Veyron en 2016, podrían fabricar una serie muy limitada de Bugatti Speedster, con la base del Veyron pero unas carrocerías nuevas, al gusto del cliente. Copiarían así la estrategia que ha desarrollado Lamborghini con el ultraexclusivo Veneno, basado en la mecánica del Aventador.

Otro supercoche con techo desmontable de producción limitada y precio astronómico es el Porsche 918 Spyder. Por debajo estaría el Lamborghini Aventador Roadster, que cuesta 407.000 euros (foto superior). Emplea una estructura de fibra de carbono y un motor 6.5 V12 de 700 CV.

Lamborghini Aventador Roadster
El Lamborghini Aventador Roadster incorpora un V12 de 700 CV y cuesta 407.000 euros.

Como en el Bugatti Veyron o el Porsche 918, su techo está formado por dos piezas de fibra de carbono que se desmontan manualmente.

En coches de este tipo se considera que no merece la pena instalar un sistema eléctrico que retire y guarde el techo, porque aumentaría el peso y comprometería el estilo de la parte posterior de la carrocería.

En un estrato bastante inferior en cuanto a precio hay varios coches similares, como son el Lamborghini Huracán (aún sin versión Spyder), el McLaren 650S, con techo de accionamiento eléctrico, y el Ferrari 458, también con techo duro automático.

La versión Speciale es el no va más en deportividad y sensaciones, y a finales de 2014 se anunció una serie limitada a 499 unidades del 458 Speciale A (de Aperta, abierto, foto superior).

Ya está considerado una joya de colección y, además, es el último Ferrari V8 sin turbo, porque el nuevo 488 emplea una mecánica biturbo más potente. No obstante, la inclusión de la sobrealimentación se ha hecho con el objetivo de rebajar los consumos y las emisiones.

Del nuevo 488 aún no hay versión Spyder, pero la marca italiana también comercializa el California T, un descapotable con techo duro eléctrico con un planteamiento menos radical que el 488, al estilo de lo que sería un Mercedes SL 63 AMG.

McLaren 650S
El nuevo McLaren 650S lleva un motor V8 biturbo de 650 CV, y su techo se puede accionar en marcha, hasta 30 km/h.

Por otro lado, para usuarios que no quieren sensaciones de conducción extremas sino el máximo lujo y comodidad, está el Rolls-Royce Drophead Coupé, lo más parecido a una embarcación para la carretera.

Con un motor 6.7 V12, incluye una parte trasera cubierta de madera de caoba y un habitáculo tapizado en cuero y maderas nobles. Su precio ronda los 400.000 euros.

La marca ha anunciado además que durante la primera mitad de 2016 pondrá a la venta un nuevo modelo descapotable denominado Dawn. No se han comunicado datos técnicos sobre el nuevo coche, pero es de esperar que derive del Ghost o de su versión cupé, el Wraith.

En un interesante punto medio entre el Ferrari y el Rolls-Royce está el Bentley Continental GTC, disponible con motor V12 o V8, siempre biturbo y con tracción total.

Para muchos, es el automóvil de gran lujo más completo, ya que permite viajar a ritmos endiablados y disfrutar de la conducción, pero también con la máxima comodidad. Bentley Motors está integrado en el grupo alemán Volkswagen, como Audi, Lamborghini o Porsche, y se beneficia de la mejor tecnología combinada con unos espectaculares acabados artesanales.

Vendidos todos los Porsche 918 Spyder

Maria Sharapova, junto a un Porsche 918.
La tenista Maria Sharapova, junto a un Porsche 918.

Si finalmente ha decidido gastarse unos 800.000 euros en el Porsche 918, llega tarde. Desde principios de año no se admiten pedidos porque ya están asignadas las 918 unidades que está previsto fabricar.

Vender tantos coches de precio tan elevado supone un gran éxito para Porsche, ya que de sus dos rivales –Ferrari LaFerrari y McLaren P1– se han puesto a la venta menos unidades, 499 y 375, respectivamente.

El 918 es una maravilla que emplea tres motores (un V8 de explosión y dos eléctricos) con un total de 916 CV, y dispone de cinco modos de conducción. En España y Portugal se han vendido 11 unidades, 7 y 4, respectivamente.

Normas