La industria crece sin embargo un 3,8%

Cada español gasta un 6% menos en alimentación

La facturación de la industria alimentaria alcanza los 93.000 millones, un 3,8%

Supone un 2,7% del PIB español

"El año 2014 ha sido muy positivo", explica Mauricio García de Quevedo, director general de FIAB, la patronal de la alimentación y bebidas. No en vano, la industria alimentaria alcanzó una facturación de 93.000 millones de euros, un 3,8% más que un año antes y ya aporta al PIB español un 2,7% como la principal industria manufacturera.

Sin embargo, en datos de consumo de los españoles, la realidad es menos optimista. Cada consumidor gastó en alimentación 1.283 euros, lo que supone una caída del 6%. No en vano, los distribuidores han remarcado en distintas ocasiones que el año 2014 fue el peor de toda la crisis. El impacto de la caída de precios y la bajada del poder adquisitivo han afectado. Sin embargo, la alimentación ha ganado peso en la cesta de la compra, un 3,7% más, y ya roza el 20% del total.

Los datos positivos se encuentran sobre todo en la internacionalización de las empresas, una vía de escape ante la caída de consumo. El comercio exterior creció un 5,9%, lo que se traduce en una facturación de 24.000 millones de euros. Según los datos que maneja la patronal, las exportaciones alimentarias suponen ya el 10% del total en España.

Además, el 7,3% de las exportaciones del sector en la UE fueron de empresas españolas, siendo el quinto país en importancia. "Estamos creciendo más rápido que nuestros directos competidores", explica García de Quevedo.

En términos de empleo, las afiliaciones a la seguridad social crecieron un 1,95%, con 378.000 personas afiliadas. La tasa de paro es el 3,2% inferior al conjunto de España. En términos de la EPA, en el país hay 480.000 personas ocupadas en esta industria, un 7,1% más que en 2013.

En España hay 28.343 empresas de alimentación registradas de las que el 70,4% son pequeñas empresas. La atomización del sector hace que no haya ninguna firma española entre las 25 primeras a nivel mundial, mientras que sí hay compañías de otros países europeos.

Normas
Entra en EL PAÍS